jueves, 28 de enero de 2021 Actualizado a las 09:06

Autor Imagen

No más show, Transantiago al gore

por 10 marzo, 2017

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La pirinola y la pirotecnia de la política banal que habla de los problemas y no los transforma, sigue siendo el mal del siglo que ya asomó pétreo.

En los países desarrollados el transporte es una atribución clave de las urbes metropolitanas y/o de los gobiernos regionales.  La misma derecha que quiere acusar al Ministro de Transporte por la vergonzosa persistencia de la evasión del Transantiago, es la que retiene el proceso descentralizador que busca precisamente que  las regiones pidan competencias relevantes, como de facto lo ha pedido el Consejo regional Metropolitano y el intendente Claudio Orrego.

Es obvia la virtud de la buena descentralización o policentralidad: el gobierno más cercano al problema se juega la vida en hacer ver aquello que es de su escala. Así como los municipios lo hacen con el alumbrado público, los parques, la basura, son las alcaldías mayores (Buenos Aires, Medellín, Bogotá,  Nueva York) o sus gobiernos regionales (Sidney) los que se hacen cargo del transporte, las persona demandan cuentas de sus impuestos y dicho espacio de gobierno territorial se preocupa de la calidad pero también de la eficiencia/eficacia del gasto.

Estamos en el peor mundo. Las otras regiones nos resentimos por el mega gasto en la RM mientras no hay recursos para llevar el MERVAL a La Calera, expandir el íotren a Lota o financiar los mega teleféricos en Iquique o Antofagasta. El Gobierno central no puso explícitamente el transporte en las regiones en el proyecto descentralizador, aunque abre la puerta al crear la división de infraestructura y transporte en las mismas. Los partidos opositores quieren desgastarse en la guerrilla en vez de pactar un paquete de competencias a municipios y regiones aquí y ahora, destrabando así la elección de gobernadores regionales.

Lo hemos dicho: corrupción programática, pirinola que se da vueltas en los problemas, falta de concentración gubernamental, pirotecnia de la derecha más dura sin que plasmen su mapa de ruta de empoderamiento regional. El país mira la guerrilla verbal, los problemas crecen, el malestar se multiplica, la desconfianza y el hastío se disparan.

Lo hemos dicho: corrupción programática, pirinola que se da vueltas en los problemas, falta de concentración gubernamental, pirotecnia de la derecha más dura sin que plasmen su mapa de ruta de empoderamiento regional. El país mira la guerrilla verbal, los problemas crecen, el malestar se multiplica, la desconfianza y el hastío se disparan.

Tras los incendios me provocó rabia las excusas de Espina y otros senadores que culparon "al tiempo en los proyectos descentralizadores" de que la Comisión de Gobierno Interior del Senado no haya avanzado en la legislación de una nueva autoridad para las emergencias por la vía de gobernanza multinivel de actores territoriales como lo promueven las buenas prácticas internacionales. El sector de Espina-Piñera en RN y la UDI deben ahora decir que quieren traspasado a las regiones para que se acabe el veto a la democratización y empoderamiento regional. De la tranca derechista  se cuelgan los sectores más reaccionarios y centralistas de la Nueva Mayoría para seguir chuteando para sus congresos de futuro las trasformaciones prácticas que se requieren ahora.

¡Suelten poder¡ ¡No mientan¡ ¡dejen elegir gobernadores¡ Transporte, CORFO, SERVIU e INDAP para una gestión especializada y con control social desde los territorios.

Allí, cuando a los ciudadanos les "duela" el esfuerzo compartido para  mantener un buen servicio, se acabará la impunidad del peor de los modelos: la Caja de Pandora de la atrofia centralista y la queja decadente de todos contra ese mismo Estado central supuestamente omnipresente y con billetera inacabable.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV