jueves, 25 de abril de 2019 Actualizado a las 20:56

Meritocracia y educación

por Pablo Aguayo Westwood 15 enero, 2019

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Señor Director:

El filósofo norteamericano John Rawls, en su libro A Theory of Justice sostuvo lo siguiente: “la voluntad para hacer un esfuerzo, para intentarlo, y por tanto ser merecedor del éxito en el sentido ordinario, depende de la felicidad de la familia y de las circunstancias sociales”. Ambas condiciones son claramente inmerecidas, es decir, nadie puede atribuirse mérito alguno porque tuvo la suerte de nacer en una familia que lo apoyara y motivara para alanzar sus metas, ni menos atribuirse mérito por haberse educado en un colegio que le ofreció las herramientas para llevar adelante de manera exitosa su vida. Asimismo, algo de insensatez habría en atribuirse mérito alguno por el nivel de inteligencia que la naturaleza le ha dado. Sumadas estas condiciones, y salvo que usted se sienta como Mr. Bounderby de la novela Hard Times de Dickens, es decir un orgulloso self-made man, es difícil pensar que nuestros logros son atribuibles exclusivamente a nuestro esfuerzo. Más que una tesis empírica, dicha afirmación es parte de una ideología en la que el éxito individual descansa en el esfuerzo individual y este último es algo que parece depender exclusivamente de nuestro empeño. Lo peor de esta tesis es que se presenta como un principio de justicia social para distribuir posiciones sociales. Así, los que más se esfuerzan deberían poder ocupar las posiciones sociales más apetecidas. Pero como en la novela de Michael Young The Rise of Meritocracy, escrita en 1958, el resultado de una sociedad meritocrática no es una mayor justicia social, sino una sociedad con enormes desigualdades en la que su única justificación proviene de la necesidad de generar incentivos y garantizar la eficiencia en la productividad laboral, una sociedad en la que no se eliminan los privilegios heredados, puesto que los más talentosos, una vez en el poder, se aseguran de que sus descendientes continúen perteneciendo a las élites a través de sistemas de herencia pecuniaria, educacional y genética. No por nada cuando Bourdieu trató estos temas subtituló su libro “la elección de los elegidos”.

Pablo Aguayo Westwood

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV