Martes, 6 de diciembre de 2016Actualizado a las 23:52

Autor Imagen

CEP: Status quo, foco en indecisos y estrategia de diferenciación

por 13 noviembre 2009

Si señores, esta vez no hubo sorpresas y la CEP gritó a los cuatro vientos dos cosas centrales: primero que el escenario electoral es de status quo y por ahora navega con piloto automático. Segundo, y quizás lo más importante, que está elección juega su suerte en el 15% de indecisos...

Por Felipe I. Heusser*

El pueblo político reunido en Twitter, Facebook, Radios y TV esperaba ansioso el miércoles a Carolina Segovia para que bajará del Monte Sinaí con las más recientes tablas de la ley: la encuesta CEP. Y aunque la veneración es desmedida y a ratos ridícula, lo cierto es que la CEP ha logrado posicionarse como un mostrador certero del escenario electoral por venir. El ambiente era tenso y la web a estas alturas se había convertido en un verdadero hipódromo del cual nadie quiso restarse de sugerir su propia apuesta en cifras de cómo venía la encuesta.

Para sorpresa de quienes esperaban ver correr sangre, la CEP sugirió lo mismo que ha venido haciendo desde mayo de este año: pendientes de estabilidad y status quo. Cuales gladiadores en la arena romana, cada candidato tiene un arma en la mano que le permite atacar y ser competitivo, pero un escudo en la otra con que debe proteger sus flancos y debilidades. En este sentido, Marco Enríquez-Ominami, ha logrado posicionarse en la  intención de votos de la CEP aunque no con la velocidad esperada. La gran duda de Marco no es la capacidad de conquistar votos (es el candidato que mejor le compite a Piñera en segunda vuelta) sino en cuanto tiempo logrará hacerlo para ser él quien pase a la segunda vuelta y no Frei. Marco puede atacar con las armas de la competitividad en segunda vuelta, y bien sabe que la CEP demuestra su transversalidad política al ser percibido más al centro político que Frei y como el preferido en el segmento juvenil de 18 a 24 años (32%) (al igual que Piñera).

Pero aunque la posición de Marco puede ser competitiva, saben en su comando que por ahora no alcanza. Marco no logra crecer lo suficiente como para empatar a Frei en la primera vuelta, sigue siendo percibido como poco preparado para ser Presidente (32%, versus un 57% de Piñera y 56% de Frei) y confirma que el fenómeno mediático de su campaña no ha logrado permear en el campo donde sólo obtiene un 12% de la intención de voto versus el 42% de su principal contendor, el senador Eduardo Frei.

Por su parte el ex presidente y candidato de la Concertación confirmó en esta CEP las vociferadas teorías del "mono porfiado" o el Frei que "no hace goles, pero tampoco deja que se los metan". Frei sigue incólume como el candidato más probable de pasar a segunda vuelta para competirle a Sebastián Piñera y mantiene una alta percepción ciudadana respecto a su capacidad de ser Presidente (56%). Los ciudadanos, les guste o no, se imaginan a Frei o Piñera con la banda tricolor, no así a Marco ni  Arrate. A Frei esto le conviene y con el voto duro de la Concertación amarrado, ataca como candidato competitivo en esta primera vuelta.Pero bien saben en el comando de Avenida Bilbao que todo esto tampoco es suficiente para ganarle a Piñera en segunda vuelta. Frei tampoco crece y la fuerza de gravedad evita movimientos que oscilen más allá de los dos puntos porcentuales. Frei es percibido más a la izquierda que Enríquez-Ominami y bien puede acaparar el voto histórico de izquierda en segunda vuelta que hoy está con Arrate, pero no ocurre lo mismo respecto de los votos de Marco, de quien en segunda vuelta sólo obtendría un 39% de su capital electoral.

Lo que mejor ilustra el flanco débil de Frei es tu tasa de rechazo (54% está decidido a no votar por Frei) una cifra nunca antes obtenida por un candidato de la Concertación. La CEP muestra a Frei como un candidato más lejano que Marco (33% versus 38%) y menos sincero que Marco (32% versus el 42%) aunque más que Piñera (30%). En las semanas venideras Frei deberá quitarse el ropaje arrogante y bajarse del pedestal desde el que se ha visto en la campaña.

Aunque en estas encuestas "todos son ganadores", en el comando de Piñera tienen razones por las cuales estar optimistas. Piñera sigue encabezando la CEP en primera (36%) y segunda vuelta (43% contra Frei, y 40% contra Marco), y puede posicionarse públicamente como "voto a ganador". Pero los analistas cercanos al candidato de la Alianza sabrán que la de Piñera no es en ningún caso una carrera ganada. Como leí de en Twitter "Piñera no sube ni con polvos royal", y es cierto, Piñera está estancado en el 36% y no logra superar la barrera del 40% que obtenía a estas alturas obtenía la Alianza en la elección Presidencial de 2005 (juntos Piñera y Lavín sumaban un 43% en la intención de voto). Entre los piñeristas ronda el fantasma histórico de la derecha, la incapacidad última de inclinar la balanza electoral en el 50% más uno.

Sí señores, esta vez no hubo sorpresas y la CEP gritó a los cuatro vientos dos cosas centrales: primero que el escenario electoral es de status quo y por ahora navega con piloto automático. Segundo, y quizás lo más importante, que está elección juega su suerte en el 15% de indecisos, lo que me parece una enorme oportunidad. Para atraer estos votos, los candidatos se verán forzados a hacer lo que hasta ahora han evitado: diferenciación. Deberán marcar las diferencias y perímetros que los separan entre sí, y hacer un mayor esfuerzo en comunicar sus visiones en políticas públicas, temas de moral y economía. Según lo muestra el Ranking de Transparencia Activa de la Fundación Ciudadano Inteligente, en general las candidaturas han sido débiles en comunicar sus propuestas, programas de gobierno, y equipos de trabajo. Punto aparte es el desconocimiento absoluto que tenemos sobre la relación entre dinero y política y la potencial influencia de grupos de interés. Y aunque la mayoría de los candidatos publica en su sitio web, sus declaraciones de patrimonio e interés, todos evitan clarificar los ingresos de campaña, una información central para estimar el grado de autonomía e impermeabilidad ante grupos de interés.

En www.votainteligente.cl los ciudadanos (especialmente los indecisos) podrán encontrar información clara, sistematizada, interactiva y comparable respecto a cada candidatura en el terreno de sus propuestas y gestión (fuera de la farándula política). Invitamos pues a los ciudadanos a marcar un voto informado y responsable, un voto inteligente, que incline la balanza del debate político más cerca de las ideas y más lejos de la estrategia electoral pequeña que nos amarra a la gravedad y al status quo.

*Felipe I. Heusser es Director Fundación Ciudadano Inteligente. Abogado UC, Master en Políticas Públicas  de la London School of Economics (LSE) y Candidato  a Doctor en Gobierno y Políticas Públicas (LSE).

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes