Martes, 27 de septiembre de 2016Actualizado a las 07:26

Autor Imagen

Fútbol, cabezazos y deterioro neurocognitivo

por 4 marzo 2014

De toda la variedad de goles posibles de hacer, el de cabeza es uno de los más vistosos y cuya consecución es vitoreada por la fanaticada. La prensa especializada habla de la gran destreza técnica que implica hacer un gol de cabeza y de cómo es posible encontrar entre los miles de futbolistas a verdaderos especialistas cabeceadores. Ellos, los futbolistas, dan lo mejor de sí al marcar un gol de cabeza y me refiero a un sacrificio literal, cuya evidencia empírica paso a comentar: el deterioro neurocognitivo del cabeceador.

En el mundo del deporte el fútbol es el único donde se practica intencionalmente el cabezazo como parte del mismo y sin ninguna protección en su ejecución, por lo que la exposición al riesgo de lesiones es muy alta. Estos impactos sucesivos tendrían, a largo plazo, consecuencias en la salud del futbolista, quien vería deterioradas sus funciones cognitivas producto de dicha práctica futbolera.

Existe una creciente preocupación de que la exposición sostenida a impactos en la cabeza y las conmociones cerebrales recurrentes contribuyan a la emergencia de secuelas neurológicas a largo plazo, incluyendo una encefalopatía traumática crónica (ETC) y deterioro neurocognitivo crónico. La ETC es una enfermedad neurodegenerativa asociada con trauma cerebral repetitivo y se caracteriza patológicamente por la acumulación de proteína τ en áreas específicas del cerebro. La ETC se manifiesta en la disfunción ejecutiva, deterioro de la memoria, depresión y dificultades en el control de los impulsos (En: Brain Imaging and Behavior). Cabe señalar que la  ETC es un diagnóstico que se realiza sólo después de la muerte con confirmación histopatológica.

Estudios recientes han descrito los hallazgos histopatológicos de ETC en el análisis post-mortem de tejido cerebral de deportistas, encontrando que los síntomas típicos y los comportamientos anteriores a la muerte de los atletas con ETC sugieren una relación entre los patrones de comportamiento neurológico y las áreas neuroanatómicas del cerebro afectadas (En: Journal of Neuropathology & Experimental Neurology).

Hay que decir que la Encefalopatía Traumática Crónica no es una continuación de un síndrome post-contusión, o derive de síntomas de una conmoción cerebral aguda, sino más bien es una enfermedad desarrollada décadas después de la exposición a los impactos. Lo interesante es que no todos los deportistas con ETC informaron alguna vez de conmociones cerebrales durante su trayectoria, planteando la pregunta de si los golpes “menores” (cabezazo de balón típico, por ejemplo) pueden contribuir al desarrollo de la ETC.

En un reciente estudio publicado en Radiology que indagó la asociación entre el cabezazo en el fútbol con la evidencia subclínica de la lesión cerebral traumática concluyó que sí existe relación entre dicha práctica con la observación de microestructura de materia blanca anormal y con el rendimiento neurocognitivo más pobre. Es más y tal como ya se había establecido antes respecto del ETC, dicha relación no se explica por un eventual historial de conmociones cerebrales. Es posible que sea consecuencia de la frecuencia acumulada de impactos menores con el balón.

La investigación actual, según señalan en el paper “Heading and head injuries in soccer”, muestra que los seleccionados de fútbol tienen algún grado de disfunción cognitiva, por lo que es importante determinar las causas de tales deficiencias. A la vista de la nueva evidencia, parece ser que la recurrencia de impactos en la cabeza en la historia deportiva de un futbolista, podría ser la explicación de los déficits señalados.

Según una revisión hecha por la American Medical Society for Sports Medicine, la evidencia experimental sugiere que el cerebro contuso es menos sensible a la activación neuronal normal y cuando la actividad cognitiva o física intensa se retoma antes de la recuperación completa del cerebro, esto puede derivar en una disfunción prolongada.

Sabiendo esto, ya no sé si al ver un gol de cabeza estoy celebrando el acierto de un gran deportista o aplaudiendo la consecución no deseada y progresiva de un deterioro cognitivo crónico.

(*) Texto publicado en El Quinto Poder.cl

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes