miércoles, 26 de septiembre de 2018 Actualizado a las 04:38

Actor señala que Nueva Mayoría “no está por la asamblea constituyente, sino que por reformas constitucionales, que no es lo mismo”

Mario Horton rechaza ser rostro de campaña de Bachelet y hace demoledora crítica de la Concertación que “son los mismos que gobernaron durante 20 años de manera más que cuestionable”

por 22 septiembre, 2013

Mario Horton rechaza ser rostro de campaña de Bachelet y hace demoledora crítica de la Concertación que “son los mismos que gobernaron durante 20 años de manera más que cuestionable”
Por medio de una carta explica sus razones por las cuales declina incorporarse a la campaña, aduciendo que es “una coalición que históricamente se ha posicionado como un “mal menor” en el escenario político y que en nombre de eso permanentemente se ha moderado en los momentos históricos en los que ha tenido la oportunidad de modificar algo”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El conocido actor Mario Horton rechazó ser uno de los rostros de la campaña de la abanderada de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, realizando una demoledora crítica a la Concertación al afirmar que “son los mismos que gobernaron durante 20 años de manera más que cuestionable” y porque asegura que no están por llevar a cabo una asamblea constituyente, sino que reformas constitucionales “que no es lo mismo”.

Al actor lo invitaron a sumarse a la campaña de la ex mandataria y después de meditarlo por varios días, le pidió ayuda al candidato a diputado por Magallanes Gabriel Boric, respondiendo a través de una carta su negativa a participar y que se publica el sitio web del ex dirigente estudiantil y aspirante al Congreso.

En la misiva, dirigida a quien le hizo la invitación, agradece la intención de invitarlo a participar en la campaña de Bachelet y que “no solo me emociona, sino que me empuja a pensar que finalmente, las posibilidades políticas de cambiar el estado de las cosas pasan también por mis manos, aunque sea en una minúscula medida. Debo, eso sí declinar. Es mi responsabilidad. Una responsabilidad que no responde a otra cosa que a mi corazón. No podría apoyar a una coalición que se ha metamorfoseado en el tiempo para sumergir a este país en un sistema en el que no creo”.

Horton sostiene que a pesar de no creer en el sistema, vive dentro de él, señalando que “tengo auto, sí, trabajo en la tele, sí, consumo energía exorbitantemente, sí, estoy endeudado en el sistema financiero hasta las masas, sí, tengo Isapre, sí, y mando a mi hija a uno de los mejores colegios privados de Chile, sí. Pero sabes porque hago todas esas cosas? Porque tengo miedo. Un miedo inculcado que sentimos todos. Y ese miedo proviene de las fauces más bestiales de esta realidad nuestra”.

“Este modelo. Esta estructura relacional entre los seres humanos de mi comunidad que nos hace temerle al futuro, al otro, al pobre, al rico, al jefe, al líder, al vecino, a la vejez, a la enfermedad, a la competencia, a la miseria, al pasado, a todo. Porque nada es mío y me inventaron el deseo de que tenía que poseerlo todo. Esa estructura, infiero, proviene también en cierta medida de una herencia que nos dejó la coalición que hoy encabeza nuevamente Bachelet”, explica.

Y agrega que “una coalición que históricamente se ha posicionado como un “mal menor” en el escenario político y que en nombre de eso permanentemente se ha moderado en los momentos históricos en los que ha tenido la oportunidad de modificar algo”.

El actor también expone que la Concertación es una “coalición que ha aprobado centrales hidroeléctricas, devastado la Patagonia en aras del desarrollo económico de unos pocos, privatizado Chile entero, que ha manejado horrorosamente el conflicto indígena, los conflictos limítrofes del norte, el problema de la regionalización, que ha dilatado los cambios en educación, en salud, en políticas públicas, que ha tratado negligentemente al movimiento social, que aún no genera el escenario propicio para la abolición del binominal y que no está por la asamblea constituyente, sino que por reformas constitucionales, que no es lo mismo”.

Horton también sostiene que su intención “no es confrontarme con Bachelet, tampoco me pierdo, en esta vuelta hay que derrotar aplastantemente a la derecha y evidentemente ella es la única que lo puede lograr. Le deseo toda la suerte del mundo en esa empresa. Siento, de hecho, un profundo respeto por su figura política y su persona, pero no así por su conglomerado. No así por varios de los dinosaurios de la tecnocracia que la rodean”.

“Bien sabemos ambos que la política es un relato colectivo y ese colectivo son básicamente los mismos que gobernaron durante 20 años de manera más que cuestionable. La política no la hacen buenas personas con buenas voluntades, sino que la elaboran equipos con cohesión política, y no veo eso en la Concertación. O al menos no la cohesión política por la cual estoy dispuesto a trabajar”, explica.

Y añade que “no puedo ponerme la chapita de la nueva mayoría en el pecho, porque no creo en ellos. Y apoyarla hoy a ella, es apoyarlos a ellos también. Puedo eso sí, disputarles ideológicamente ese concepto que los rebautiza hoy, disputarles esa idea y creer genuinamente, casi cándidamente, en un camino alternativo. Manteniendo una distancia respetuosa y empática con ella (porque no es el enemigo, pero es distinta), siempre en la construcción de una nueva vía. Autónoma. Que hoy es pequeña. Incipiente. Pero que algún día, creo, conducirá los destinos de mi país hacia otras veredas”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV