Sábado, 1 de octubre de 2016Actualizado a las 01:40

Insiste en que se debe mantener la presión para que lleguen los cambios

Miguel Crispi: "El movimiento social debe ser más cercano a un carnaval, no que la noticia sea la molotov"

por 1 junio 2014

Miguel Crispi:
“La violencia no tiene nada que ver con la democracia, uno puede ser radical y no violento. Es natural que en el corolario de reforma esté el movimiento estudiantil. Sería muy difícil entender que no estuviese. Quien inició esto es el movimiento social por la educación y es lógico que esté presente y que pueda incidir con sus contenidos”, precisó el ex líder de la Feuc y actual asesor del Mineduc.

Miguel Crispi, fundador de Revolución Democrática y actual asesor del ministro de Educación Nicolás Eyzaguirre, cree que es necesario que el movimiento social continúe presionando, porque de lo contrario los cambios en educación no llegarán y “debe ser más cercano a un momento festivo, a un carnaval, y no que la noticia sea una molotov que le llegó a un carabinero o a un manifestante”.

Crispi en declaraciones a La Tercera explica que le preocupan más los hechos de violencia en las calles que la presunta izquierdización de la Confech, ya que esos “eventos empañan el movimiento estudiantil y no se condicen con la democracia”.

“La violencia no tiene nada que ver con la democracia, uno puede ser radical y no violento. Es natural que en el corolario de reforma esté el movimiento estudiantil. Sería muy difícil entender que no estuviese. Quien inició esto es el movimiento social por la educación y es lógico que esté presente y que pueda incidir con sus contenidos” precisó.

En ese sentido, explicó que “el movimiento social debe ser más cercano a un momento festivo, a un carnaval, y no que la noticia sea de que le llegó una molotov a un carabinero o a un manifestante”.

El ex líder de la Feuc también comprende la desconfianza que hay en el movimiento estudiantil por la incorporación de ex dirigentes al Mineduc, pero lanza de vuelta una crítica al sostener que a los actores sociales les “cuesta celebrar” sus triunfos.

“Ese es un problema que no es sólo propiedad del movimiento social chileno, y que es la incapacidad de asumir las victorias. Por ejemplo, una victoria menor es que Piñera bajó la tasa del CAE. Todos criticamos el CAE, y hay que resolverlo, pero eso aliviana la carga de miles de familias, pero nadie lo celebró. Nosotros ingresamos un proyecto en contra del lucro, pero dicen “ah, pero no considera a la particular pagada” y nadie lo celebró. Esas son victorias del movimiento estudiantil, son sus banderas. Entonces es difícil, desanima”, menciona.

En cuanto a su incorporación al Mineduc, Crispi precisa que el ministro Eyzaguirre quería saber “lo que pienso de la identidad, las demandas y el sentido del movimiento estudiantil, aquí o se trata de hacer inteligencia o de cooptación, sino que decir ‘esta conversación partió en la calle, a patadas’. Entiendo que la teoría de la conspiración se construye súper fácil en política y ya todos vimos El Padrino, pero de repente las cosas son más sencillas de lo que se quiere creer”.

Y agrega que “cuando el ministro me llamó no es que él dijera ‘upa’ y yo dijera ‘chalupa’, por supuesto que hay conversaciones. Hice una apuesta, y hasta el día de hoy estoy muy tranquilo con la apuesta. Eyzaguirre tiene un peso político y una inteligencia, capacidad, y dado que no viene del mundo de la educación, ha tenido que escuchar mucho”.

Respecto a la decisión de los dirigentes estudiantiles de mantener las movilizaciones, el asesor del Mineduc explica que “sin presión del movimiento social no hay cambios. Si el movimiento estudiantil no sigue insistiendo, quizá los cambios en educación no lleguen. Y la segunda parte es cómo esa fuerza se conduce de manera propositiva para incidir en la política, y ahí nosotros tenemos que hacer una oferta de participación que esté a la altura del desafío”.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes