Sábado, 27 de agosto de 2016Actualizado a las 00:40

Ahora los tres nombres aparecen vinculados a una arista del Caso SQM

ProyectAmérica: la ex plataforma de la trenza Correa - Tohá - Brodsky

por 1 marzo 2016

ProyectAmérica: la ex plataforma de la trenza Correa - Tohá - Brodsky
La declaración de un periodista que relaciona al director ejecutivo del Museo de la Memoria con una operación de financiamiento para la candidatura de Carolina Tohá a la presidencia del PPD y otros trabajos para la colectividad a través de triangulación de boletas, marcó un nuevo hito en el escándalo de las platas políticas irregulares. En este caso, los vínculos entre sus protagonistas son antiguos y están marcados por la apuesta política por los rostros presidenciables de la G-80, que dieran aire fresco a una alicaída y golpeada Concertación.

En agosto de 2010, el actual intendente de Santiago, Claudio Orrego (DC), asumía como presidente de la Corporación ProyectAmérica en reemplazo de Carolina Tohá, que había dejado el cargo tras resultar electa como presidenta del Partido por la Democracia (PPD) un mes antes.

Hoy parte del financiamiento de esa campaña, así como el pago por trabajos relacionados con la página web de la colectividad están en el ojo del huracán, luego de que se hiciera pública la declaración del periodista Claudio Canales ante la Fiscalía en el caso SQM. Testimonio que vinculó al escándalo de financiamiento irregular de la política a dos viejos conocidos de Tohá: Ricardo Brodsky, actual director ejecutivo del Museo de la Memoria, y Enrique Correa, dueño de Imaginacción.

En mayo de 2015, Canales presentó su primera declaración ante el Ministerio Público, en la que relató que, a principios de 2010 y mientras prestaba servicios a Tohá para su candidatura a presidenta del partido, esta le señaló que no tenía dinero para pagarle como “persona natural”, por lo que “el tema operativo lo viera con Ricardo Brodsky”. Según Canales, el ex jefe de la División de Coordinación Interministerial de la Segpres cuando José Antonio Viera-Gallo era el titular de la cartera, le pidió contactar al dirigente PPD, David Flores, quien le señaló que debía facturar a Asesores en Gestión Integral (Agesin), perteneciente a la contadora DC Clara Bensan, querellada por el Servicio de Impuestos Internos (SII) en mayo del año 2014, debido a posibles delitos tributarios a través de facturas falsas emitidas a SQM.

Luego, el 5 de mayo pasado, el dueño de Creátika declaró nuevamente, entregando otros antecedentes que vinculaban a Brodsky, detallando que el modus operandi de pago por servicios al PPD a través de un tercero se repitió con otras empresas. Entre otras, con la consultora Imaginacción, a la que le facturó 10 millones de pesos por el desarrollo de una página web para el PPD en 2011, por indicación del actual director del Museo de la Memoria. En su testimonio, asimismo, aseguró que el año pasado este le pidió que falseara el testimonio con respecto a las boletas truchas.

Además de formar parte de la Concertación y, en el caso de la alcaldesa y Brodsky, compartir filiación política, junto con Correa todos fueron miembros de ProyectAmárica, siendo el lobbista uno de los impulsores del think tank junto a otras importantes figuras concertacionistas que dieron vida a esta corporación a fines del gobierno de Ricardo Lagos.

Los G80

Impulsado por un amplio grupo de ex ministros, entre los que se cuenta José Antonio Viera-Gallo y el propio Enrique Correa, que fueron los primeros presidentes del directorio, ProyectAmerica “inicialmente agrupaba a todos los partidos de la Concertación y era un instituto de estudios que hacía investigaciones en algunos temas específicos, como compromisos y promesas de campaña, de los discursos del 21 de mayo, temas indígenas. Había harta investigación”, explica una fuente que fue parte de la iniciativa.

Según una ex colaboradora de ProyectAmérica, “a partir de las presidencias de Tohá, Orrego y Lagos Weber al tradicional elenco de la Concertación, se sumó gente más joven e independiente. Lo que vi es que desde ahí se colaboró con todos los partidos de la coalición y se coordinó a los think tanks de lo que sería la Nueva Mayoría, desde Ical (PC) hasta CDC (Centro Democracia y Comunidad). Ese fue el plus de ProyectAmérica”.

Dentro de los impulsores del think tank se encontraba Ricardo Brodsky, que ocupó el cargo de secretario ejecutivo de la corporación cuando su presidente era Viera-Gallo. También formaba parte de este grupo el actual ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, así como Mariana Aylwin y Jaime Campos*, entre otros.

Después llegaron nuevos miembros, gran parte de los cuales formaba parte de la G-80. “Una nueva camada que impulsamos con gente que tenía perfil presidencial, entre los que estaban Carolina Tohá, Claudio Orrego, Jorge Insunza, Álvaro Elizalde, Ricardo Lagos Weber, Marcelo Díaz (…) se impulsó intencionalmente desde el directorio de la corporación para que se incorporaran a la entidad. De hecho, se cambió todo el directorio para que ellos lo reemplazaran”, relata un ex miembro de ProyectAmérica.

“Llegaron estas figuras emergentes cuando la Concertación empezó a hacer crisis y a enfrentar cuestionamientos, porque pensamos que era un buen aporte contar con ellos. Se armó un grupo de todos los partidos bien interesante. Cambiamos el directorio completo y entraron esas nuevas figuras. Fue una decisión de directorio”, agrega la misma fuente.

En marzo de 2010, la asamblea de socios de ProyectAmérica decidió modificar su directorio luego de que Correa renunciara a la presidencia. La elegida para reemplazarlo fue justamente Carolina Tohá, que el año anterior había sido vocera del Gobierno de Michelle Bachelet y obtenido buenas evaluaciones en las encuestas políticas.

Según la declaración de Ricardo Brodsky dada a la Fiscalía como imputado en el caso SQM en enero pasado –en la que rechaza haber tenido algo que ver en la triangulación de pagos al PPD y Carolina Tohá– fue en ese período en el que se acercó a Tohá, dada "su posición de liderazgo en las encuestas de opinión, le manifesté que su liderazgo era muy importante para el país y para la oposición del gobierno que empezaba y que por lo tanto me interesaba ayudarla en eso y colaborar con ella en ese rol”.

La actual alcaldesa también tuvo un papel clave en el frenético intento del comando presidencial de Eduardo Frei de recuperar los votos que había captado la candidatura de Marco Enríquez-Ominami (MEO), cuando ad portas de la segunda vuelta presidencial, en diciembre de 2009, el demócrata cristiano dio un golpe de timón y la trajo desde La Moneda para convertirla en jefa de campaña.

Junto a ella también se sumó el entonces director de la Secom, Juan Carvajal –hoy consultor senior de Imaginacción y parte del comité de crisis que reclutó Penta en medio del escándalo de las platas políticas irregulares– así como el actual subsecretario de Interior, Mahmud Aleuy, entonces subsecretario de Desarrollo Regional. En tanto, en el comité ejecutivo aterrizaron Ricardo Lagos Weber y Claudio Orrego, ambos de la nueva camada que llegó a ProyectAmérica.

De esta forma, Tohá, Lagos Weber y Orrego encabezaron el comando de segunda vuelta y tuvieron que dar la cara cuando el candidato de la Concertación fue derrotado por Sebastián Piñera el 17 de enero de 2010.

Apostar por estos rostros del recambio no fue casual: era necesario aplicar una cirugía mayor y dar aire fresco al alicaído conglomerado de centroizquierda que por primera vez perdía una elección presidencial luego del término de la dictadura.

Según una ex colaboradora de ProyectAmérica, “a partir de las presidencias de Tohá, Orrego y Lagos Weber al tradicional elenco de la Concertación, se sumó gente más joven e independiente. Lo que vi es que desde ahí se colaboró con todos los partidos de la coalición y se coordinó a los think tanks de lo que sería la Nueva Mayoría, desde Ical (PC) hasta CDC (Centro Democracia y Comunidad). Ese fue el plus de ProyectAmérica”.

La misma fuente señala que Correa se acercó a esa generación “desde Orrego en adelante, declarando que era hora de nuevos líderes de la coalición”.

La necesidad de mantener diversas plataformas de operaciones también se tradujo en otras apuestas, como la compra en conjunto en 2013 de una oficina en un moderno edificio en Providencia ubicado en Antonio Bellet por parte de tres viejos amigos y militantes del desaparecido MAPU: los propios Enrique Correa y José Antonio Viera-Gallo, junto al entonces secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

Adquisición que tenía como objetivo ser utilizada por Viera-Gallo para volver a ejercer como abogado al terminar su período como ministro en el Tribunal Constitucional, así como acoger al panzer cuando volviera del extranjero.

Ese mismo año, la Corporación ProyectAmérica desapareció, principalmente –según explican fuentes cercanas– “por falta de recursos, no teníamos cómo mantenerla”. El último tweet desde la cuenta fue el 23 de julio de ese año.

En mayo de 2012, Brodsky asumió el cargo de director del Museo de la Memoria, luego de un concurso público, reemplazando en el puesto a Romy Schmidt. Para ello contó con los votos de los miembros del directorio de la fundación, entre los que se encontraba Carolina Tohá, que al igual que él aún forma parte de la Fundación.

*Nota de la redacción: Por error de tipeo se puso el nombre "Sergio" Campos y el que corresponde es "Jaime" Campos.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes