viernes, 4 de diciembre de 2020 Actualizado a las 08:24

Agenda País

Salud

En Chile mueren más de 300 personas al año por causa del cáncer de piel

por 11 diciembre, 2018

En Chile mueren más de 300 personas al año por causa del cáncer de piel
El melanoma maligno es el más agresivo y si es diagnosticado en etapa avanzada los tratamientos tradicionales no alcanzan a hacer el efecto deseado, pudiendo ocurrir el fallecimiento. La inmunoterapia se instala como una real opción, que puede llegar a reducir en hasta en un 80% la intensidad de las complicaciones clínicas y aumentar considerablemente la sobrevida.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Mundialmente, el cáncer de piel ha ido en aumento durante los últimos años, de hecho, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año se diagnostican en el mundo más de 3,5 millones de casos y en promedio cada una hora muere una persona como consecuencia directa o indirecta de algún tipo de enfermedad asociada a la exposición solar.

En Chile, el cáncer de piel ocupa el tercer lugar entre los más comunes registrando un aumento de un 20% en los casos entre el año 2010 y 2015.

Según datos de la Corporación Nacional del Cáncer una de cada mil personas en el país padece de esta enfermedad oncológica y durante la última década el número de diagnósticos de este tipo de mal se ha duplicado.

Existen diversos tipos de cáncer de piel, sin embargo los de tipo melanoma, si bien son menos frecuentes, son los más agresivos y los que producen mayor cantidad de muertes. Un melanoma es un tumor maligno que se origina en los melanocitos que son células que forman parte de la epidermis, la capa superior de la piel y el epitelio de las mucosas.

Se originan por diversas causas como excesiva exposición a la luz solar durante la niñez y juventud lo que puede causar cambios en el ADN de las células de la piel (melanocitos) para años después convertirse en melanomas malignos. Asimismo, la exposición a la luz solar o luz ultra violeta en la adultez también puede originar este tipo de tumores, por ello es que generalmente se encuentran en brazos, piernas, cuello y rostro.

Este tipo de cáncer también ha aumentado significativamente durante los últimos años lo cual es preocupante, considerando que se puede prevenir en gran parte de los casos (en otros es genético). También la exposición a metales pesados, tales como el arsénico, favorecen su desarrollo.

“La mayor parte de los melanomas malignos que se detectan en etapa temprana se pueden curar con cirugía y/o algún tipo de tratamiento, de hecho cerca del 80% de estos casos tiene buen pronóstico. Sin embargo, los melanomas avanzados son más difíciles de tratar puesto que generalmente se propagan, invaden tejidos vecinos y comprometen sitios distantes al tejido de origen ocurriendo la denominada metástasis, pudiendo comprometer huesos, hígado pulmones, riñones, entre otros", señala el patólogo y oncólogo molecular Dr. Ramón Gutiérrez,

El también CEO del Centro Clínico ReCell y presidente de SOCHIDEX explica que " en estos casos, si las células malignas ya invadieron la lámina basal, es posible que ingresen a formaciones linfovasculares a través de las cuales se diseminan a distancia, generando el compromiso secundario llamado metástasis, lo cual compromete severamente las opciones de curación y expectativas de sobrevida”.

Sin embargo, las líneas de investigación de la inmunoterapia contra el cáncer tipo melanoma han avanzado significativamente durante los últimos años y en la actualidad existen tratamientos capaces de estimular el sistema inmunológico del paciente, reconociendo y destruyendo las células tumorales, y entregando una nueva esperanza a los pacientes. Mediante un proceso de inmuno-edición, la inmunoterapia contra el cáncer busca instalar, reparar o potenciar aquellos mecanismos de inmuno-vigilancia que pudiesen estar dañados para mejorar las expectativas de recuperación del paciente, en forma parcial o total, mediante protocolos cada vez más selectivos.

Estos tratamientos están dirigidos contra células específicas del tumor, evitando así dañar otros tejidos del cuerpo, como el mismo sistema inmune inclusive, con lo cual se reducen notablemente las molestias y complicaciones puesto que no ataca los tejidos sanos del cuerpo e incluso, cuando el sistema inmunológico se acostumbra al tratamiento, es capaz de seguir actuando contra el tumor a modo de “memoria”, lo que permite prolongar la sobrevida.

En Chile, hay centros que realizan inmunoterapia de células dendríticas de tercera generación que es la versión más completa de la misma “técnica” que ganó el Premio Nobel de Medicina en 2011 y cuyos avances obtuvieron el Nobel 2018 a comienzos del mes de octubre. Este es uno de los protocolos más personalizados y específicos que existen dado que se elaboran para cada paciente, con muestras de su tumor y de su sangre que luego se programan en laboratorio y se vuelven a reinsertar en el individuo de forma ambulatoria.

Para los melanomas malignos esta técnica funciona en alrededor del 60% de los casos, lo que supone un importante complemento respecto a los resultados obtenidos con otro tipo de tratamientos. “Lo interesante es que en aquellos pacientes que responden favorablemente al tratamiento son usualmente pacientes sin otra opción debido a resistencia a otros tratamientos previos, con alta carga mutagénica, inestabilidad satelital o de comportamiento agresivo”, señala el Dr. Gutiérrez.

El especialista cuenta que han tratado casos "cuya expectativa de vida era de cuatro a seis meses, y tras ser tratados por inmunoterapia de células dendríticas a partir de una biopsia del tumor, lograron una sobrevida que ya superó los dos años y medio con buena calidad de vida".

El enfoque terapéutico hoy contra el cáncer tiene más opciones de éxito si incluye inmunoterapia. Las células dendríticas aplicadas al paciente estimulan linfocitos de los ganglios linfáticos, con capacidad de atacar células cancerosas, potenciando hasta en un 40% los efectos de una quimio o radioterapia reciente y; disminuyendo hasta en un 70% la reaparición del cáncer.

Esta capacidad defensiva persiste por años después de aplicada al paciente, en la llamada ‘memoria inmunológica’. En tanto, en pacientes que no obtuvieron buena respuesta a los tratamientos tradicionales (cirugía, quimio y radioterapia) la inmunoterapia tiene el propósito de potenciar las defensas del paciente pudiendo reducir hasta en un 80% la intensidad de las complicaciones clínicas derivadas del tumor; mejorar la calidad de vida y extender su sobrevida en hasta un 325% en algunos tumores sólidos.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV