sábado, 24 de octubre de 2020 Actualizado a las 17:56

Agenda Inclusiva

Presentado por:

Opinión

Ahora más que nunca, apoyemos a las familias

por 18 abril, 2020

Ahora más que nunca, apoyemos a las familias
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La crisis sanitaria que estamos atravesando plantea importantes desafíos para las familias. Ahora más que nunca, es necesario un acceso universal de apoyo para la crianza que garantice que padres, madres y cuidadores tengan la posibilidad de recibir ayuda, de manera oportuna y de calidad.

Pero ¿cómo entregamos ese apoyo con la inminente necesidad de aplanar la curva a través del llamado “distanciamiento social”? las charlas, talleres grupales, visitas domiciliarias o sesiones individuales presenciales ya no son posibles, lo que ha implicado un replanteamiento en la manera de implementar los programas de apoyo a la crianza.

Las y los cuidadores de niños, niñas y adolescentes enfrentan hoy un sinfín de flancos. Están aquellos que trabajan y cuidan, debiendo lidiar con las demandas del trabajo y de cuidado; están aquellos que perdieron sus trabajos, haciendo malabares para llevar el sustento a sus casas; hay quienes no han podido dejar de trabajar y por ende han dejado el cuidado de sus hijos e hijas de la mano de un vecino o un familiar.

Cualquiera sea el caso, lo cierto es que son tiempos difíciles donde inusuales niveles de estrés abundan en todos los hogares. Niños, niñas y adolescentes encerrados, que demandan respuestas a sus infinitas dudas, muchas para las cuales no tenemos respuesta. En estos escenarios es normal tener que hacer frente a más episodios de pataletas, a niños y niñas más irritables (y sus cuidadores ¡también!), a más peleas y discusiones en la familia por las labores del hogar. En este escenario el riesgo de vulneración de los derechos de niños, niñas y adolescentes está latente, pudiendo fácilmente pasar de gritos y peleas a episodios de violencia más grave.

Desde Triple P, en conjunto con los dos grandes pilotos que estamos ejecutando a lo largo de Chile desde el año pasado -uno con la Subsecretaría de la Niñez a través del Programa Chile Crece Contigo y el otro con la Subsecretaría de Prevención del Delito con el Sistema Lazos- hemos estado trabajando colaborativamente para encontrar los mejores mecanismos para ir en ayuda de las familias. Por ello, nos hemos puesto a disposición de los municipios que han estado implementando el programa, para conocer cada una de sus realidades y necesidades.

No podemos quedarnos indiferentes frente a esta realidad. Las familias necesitan apoyo, contención y estrategias cotidianas para comenzar a aplicarlas ya. Estrategias que les permitan, por ejemplo, manejar el estrés, planificar nuevamente su vida familia, prevenir y manejar las peleas y revisar sus expectativas. Para ello debemos encontrar la manera de responder a la contingencia, prestando apoyo de manera remota y masiva a través de las herramientas de uso diario: WhatsApp, llamada telefónica, videoconferencia o mensajes directos a través de las redes sociales, aplicaciones o programas en línea. Toda alternativa y colaboración es válida para no perder de vista lo esencial: el resguardo de los derechos de niños, niñas y adolescentes quienes hoy están en inminente riesgo.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV