viernes, 26 de febrero de 2021 Actualizado a las 13:02

ft weekend

Presentado por:

FT Weekend

La vida de una canción: "1999"

por 8 enero, 2017

Financial Times
La vida de una canción:
El tema cargado de funk, que Prince incluyó en su disco homónimo, reflejaba el ánimo de la época: la guerra fría había escalado y prevalecía el temor de una guerra nuclear.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por David Cheal*

En el año 1982 un joven andrógino llamado Prince se había convertido en una presencia familiar en la radio y en las listas de música. Pero ese año su nombre pasó a estar en boca de todos. Considerado un artista prodigioso desde el inicio de su carrera, el compositor e intérprete de Minneapolis había grabado cuatro álbumes en tres años; el quinto sería su mayor éxito y la canción titular, llamada “1999”, era una oleada estimulante de funk.

Este álbum, también llamado “1999”,  fue el primero en grabarse con la nueva banda de Prince, The Revolution, y dos integrantes de la banda — Lisa Coleman y Dez Dickerson — cantaron las coplas con él. La canción titular reflejaba el ánimo de la época: la guerra fría había escalado y prevalecía el temor de una guerra nuclear (“Todos tienen una bomba, todos podemos morir cualquier día”).

En la letra también hay un trasfondo de los antecedentes religiosos de Prince, relacionados con la Iglesia Adventista del Séptimo Día que tiene una filosofía apocalíptica y una doctrina milenaria: la versión más larga de la canción “1999” se convierte en una cautivante mezcla de funk y palmadas, mientras Prince declama “No te puedes escapar de la Apocalipsis”. Y hay otra línea curiosa en la que Prince canta: “Tengo un león en el bolsillo y está a punto de rugir”. Al parecer es una metáfora estrictamente sexual, excepto que en el Libro de la Apocalipsis de la Biblia, el León de Judá simboliza el regreso de Cristo. Claro, Prince siendo Prince, es totalmente posible que el significado sea tanto sagrado como sexual.

Sin embargo, el lanzamiento inicial de la canción no tuvo mucho impacto. Pero fue seguida por “Little Red Corvette”, la cual fue muy popular, atrayendo una audiencia más amplia y más “blanca”. En 1983, se llevó a cabo el relanzamiento de “1999” que se convirtió en un éxito en varios países. A través de los años se ha lanzado de nuevo muchas veces, especialmente en el año 1999 mismo, un momento en que el mundo estaba atenazado por el temor de un colapso causado por el virus del milenio y su audiencia se pudo consolar con el delirio desafiante de Prince. (Prince llevaba mucho tiempo batallando con su compañía discográfica, Warner Brothers, que eran dueños de las cintas originales; para impedir que Warner se beneficiara de su canción, la volvió a grabar en 1998).

En 1999, Prince (quien había cambiado su nombre a un símbolo) grabó un show en vivo, “Rave Un2 the Year 2000”, el cual fue difundido en la víspera del nuevo milenio, culminando una versión de duración extendida de “1999”. Después de esa ocasión Prince juró que no volvería a tocar la canción, pero la revivió en conciertos en vivo, especialmente durante la serie de 21 conciertos en la O2 Arena en Londres en 2007.

La canción no ha sido interpretada a menudo por otros artistas, pero unos cuantos valientes lo han intentado. Big Audio Dynamite la interpretó débilmente en 1992. El intérprete de música electrónica Gary Numan cantó un “cover” competente en su álbum Machine and Soul, en 1999, en el que exploró el lado más oscuro de la canción. The Residents, un grupo experimentalista de la costa oeste de EEUU, fue más allá, convirtiendo la canción en un torbellino distópico en su álbum Dot.Com (2000). Limp Bizkit, la banda de nu metal estadounidense, asesinó la canción en vivo, ya que el vocalista Fred Durst interpretó el coro a gritos mientras el resto de la banda destruyó la melodía. Beck, el cantante estadounidense, quien ha interpretado “Raspberry Beret” de Prince, ha incorporado “1999” en sus conciertos en vivo en una versión que se mantiene cerca de la original. También existe una versión de jazz de Bob Belden y Peter Bernstein en el álbum homenaje, Blue Note Plays Prince.

Mientras tanto Prince plagió la melodía vocal en “Manic Monday”, su propia canción escrita para The Bangles en 1986: la melodía de cualquiera de las dos canciones se podía trasplantar a la otra.

Finalmente, “1999” volvió a las listas de música este año después de la muerte de Prince a los 57 años de edad. Sin duda se escuchó en muchas fiestas de Año Nuevo alrededor del mundo en honor al hombre que cantó: "Podríamos morir cualquier día / Pero antes de que eso suceda, voy a bailar toda mi vida".

*Traducido por Financial Times Newspaper Spanish.

Financial Times

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV