viernes, 23 de octubre de 2020 Actualizado a las 20:56

BRAGA

Una líder indígena ecuatoriana entre las 100 personas más influyentes de 2020

por 1 octubre, 2020

Una líder indígena ecuatoriana entre las 100 personas más influyentes de 2020

Crédito: EFE

La dirigente indígena ecuatoriana de la nacionalidad Waorani, Nemonte Nenquimo, figura entre las 100 personas más influyentes de este extraño 2020 de la revista Time, reconocimiento del que se muestra “orgullosa” y con el que espera visibilizar la labor de numerosas mujeres que por muchos años, lamenta, no fue escuchada.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La dirigente indígena ecuatoriana de la nacionalidad Waorani, Nemonte Nenquimo, figura entre las 100 personas más influyentes de este extraño 2020 de la revista Time, reconocimiento del que se muestra “orgullosa” y con el que espera visibilizar la labor de numerosas mujeres que por muchos años, lamenta, no fue escuchada.

En una reseña, Leonardo DiCaprio rescata que ella una vez le dijo que nunca se daría por vencida, que iba a seguir defendiendo la selva “que tanto ama” de las industrias y petroleras “que la devorarían”.

“Este reconocimiento abre el camino”, asegura desde Shell, una población en la provincia amazónica de Pastaza, donde ha podido conectarse a internet para realizar la entrevista con Efe.

Líder indígena ecuatoriana

De 35 años y madre de una pequeña de 5, ‘Nemo’, como suelen llamarla sus allegados y camaradas de lucha, rememora que sus mayores solían decirle de niña que había que proteger y cuidar la selva, “porque nos está dando vida, sin tierra no existe vida”.

Con un penacho de color ámbar a modo de corona, distintivo de su nacionalidad, esta líder aspira a abrir ahora el foco mediático para trascender la protección del mismo espacio selvático donde vive.

“Esta lucha tiene que ser a nivel global, porque las mujeres indígenas hemos salido a protestar, a luchar, pero los Gobiernos de turno planifican a corto plazo, mientras que nosotras sabemos mirar mucho más allá”, sentencia rotunda.

Los Waorani, una de las 14 nacionalidades y 18 pueblos originarios reconocidos en Ecuador, no llegan a los 5.000 miembros y se reparten en un amplio territorio que abarca las provincias de Pastaza, Napo y Orellana.

Al congratularse por la distinción de Time, este pueblo recordó que el año pasado obtuvo en el campo judicial una “gran victoria, protegiendo más de 180.000 hectáreas” del desembarque de las compañías petroleras en sus tierras ancestrales.

Se trata de una nación dedicada a la pesca, la caza, la recolección de frutos y plantas medicinales que hasta medio siglo atrás era completamente nómada y que solo con el “contacto” de misioneros evangelistas estadounidenses comenzó a asentarse en pequeñas comunidades clánicas.

Su nombre: una estrella

Su nombre en su lengua originaria significa “estrella” y se lo puso su abuelo, que falleció cuando ella tenía 2 años.

Defensora a ultranza de la lengua waorani, como eje identitario, también habla español, que aprendió de pequeña en una escuela evangélica en Quito, y estudia kichwa y más recientemente inglés en línea, para “comunicarse con el mundo”.

Inició su trayectoria como activista de su lengua, territorio e identidad como dirigente juvenil de mujeres y familia, antes de dedicarse a la enseñanza de los niños en su comunidad.

Pero al conocer de la situación que vivían otras comunidades más al norte de su territorio, como los cofanes, siona y secoya, cuyo “primer contacto” fue la petrolera Texaco (hoy Chevron) y las desastrosas consecuencias de uno de los mayores vertidos en la Amazonía, quiso conocer de cerca su situación.

“Tenían un territorio inmenso de 2 millones de hectáreas y ahora les queda muy poquito, han talado para sembrar palma, por la contaminación del petróleo no pueden pescar”, recalca sobre esas comunidades donde se radicó durante dos años.

Al ver lo que podía llegar a suceder en la Amazonía fundó la Fundación Ceibo, con la que desarrolló proyectos para garantizar el agua limpia en las comunidades ribereñas, y de colocación de paneles solares para que éstas tuvieran luz, sistemas de recogida de agua de lluvia y la elaboración de un mapa propio de nacionalidades.

En su discurso, el feminismo va de la mano inseparablemente del reto ambiental, y sostiene que si se le da una oportunidad a las mujeres que, en definitiva, buscan proteger a sus familias, “se podrá construir un mejor planeta” y defenderlo de la crisis climática. Precisamente de DiCaprio, al que conoce personalmente, resalta que “tiene conciencia del peligro del cambio climático”.

Con el interés creado espera poder abanderar la lucha de los pueblos y mujeres indígenas amazónicos a los que pone voz.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día