sábado, 16 de octubre de 2021 Actualizado a las 18:43

BRAGA

Académicas investigadoras proponen ante el Congreso Nacional de Educación que la equidad de género sea criterio de calidad para la educación superior

por 27 septiembre, 2021

Académicas investigadoras proponen ante el Congreso Nacional de Educación que la equidad de género sea criterio de calidad para la educación superior

Créditos imagen: Shvets/Pexels

Tras haber desarrollado el estudio “El enfoque de género como criterio de calidad en la Educación Superior”, el cual plantea una serie de brechas y falencias que discriminan el rol de la mujer en ese ámbito, propusieron frente a la institución superior que la discusión de género en universidades no se remita tan solo al acoso sexual.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pese a que casi el 60% de las plantas administrativas de las instituciones de la educación superior están conformadas por mujeres, sus posibilidades de ascender en sus trabajos siguen siendo escasas: menos del 30% de las autoridades de estos centros educativos son mujeres y apenas hay un 4% de rectoras, cifra que recién se incrementó este año con la asunción de Elisa Araya en la UMCE y de Marisol Durán en la UTEM.

Frente a esto, las abogadas y académicas de la Universidad del Alba (Ex Universidad Pedro de Valdivia), Carmen Luz Parra y Pamela Noseda, a través de la investigación “El enfoque de género como criterio de calidad en la educación superior”, proponen añadir exigencias de políticas de género a los requisitos que deben cumplir las universidades en sus procesos de acreditación, con el fin de acortar las brechas existentes en ese sector educacional.

El trabajo fue presentado a principios de agosto en el Congreso Nacional de Educación Superior -organizado por el Foro de Educación Superior AEQUALIS- donde plantean la necesidad de “correr el cerco respecto de la mirada de la equidad de género a nivel de instituciones de educación superior” y no solo radicar la discusión en el acoso sexual.

Y si bien el 5 de agosto fue promulgada la ley que sanciona el acoso sexual en la educación superior, la mirada de género aún está lejos de ser óptima en las universidades e institutos: menos del 50% de estas cuenta con jardines infantiles, salas cunas, mudadores en los baños o salas de lactancia, pese a que más de la mitad de quienes ingresaron a estudiar en 2019 y 2020 fueron mujeres y a que también más del 50% de los titulados en los dos últimos años también lo fueron.

 

Diferencias Abismales

Mencionando diversos informes y estadísticas tanto del Mineduc como de centros de estudios, Parra y Noseda advierten que “el 70% de las universidades chilenas posee un departamento de equidad de género, pero de 55 universidades solo un 4% tiene una rectora, una sola entidad tiene tres vicerrectoras y 26 casas de estudios no tienen ninguna mujer en ese cargo”.

Además, hay una brecha salarial en torno al 30% entre hombres y mujeres, con saldo a favor para los hombres ante igual labor.

“Es muy común escuchar a colegas hombres decir que hay muchas mujeres participando como profesoras en las universidades, pero a medida que aumenta el nivel de decisión en las instituciones de educación superior, los porcentajes de participación femenina se van diluyendo significativamente”, expone Parra.

En su análisis, las investigadoras de la Universidad del Alba señalan que en el año 2018 se produjo un momento de inflexión a partir de la gran marcha del Día Internacional de la Mujer del 8 de marzo. Movimiento que impulsó cambios en ciertas legislaciones como la recién aprobada ley que prohíbe y sanciona el acoso sexual, la violencia y la discriminación de género en el ámbito de la educación superior.

“Tras ese hito de 2018, la equidad de género fue establecida como principio en la ley 21.094 sobre Universidades del Estado, pero dejando fuera de eso a las privadas; además, la ley 21.091 sobre Educación Superior se refiere a la equidad de género como un criterio, pero en un sentido excesivamente amplio en el nuevo sistema de Aseguramiento de la Calidad”, explica Parra.

Por lo mismo, cuestiona: “¿Por qué no ir más allá y en lugar de remitirnos solo a los casos de acoso sexual también nos planteamos la equidad de género como un criterio de calidad en la educación superior, considerando que se va a exigir a las universidades un protocolo en ese sentido?”.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día