sábado, 15 de diciembre de 2018 Actualizado a las 16:38

En su libro "Tordo" usa la figura del pájaro como protector en la mitología mapuche

Cultura - El Mostrador

La bofetada de Diego Alfaro Palma: Superó a Bertoni y a Nicanor en premio Municipal de Poesía

por 28 enero, 2016

La bofetada de Diego Alfaro Palma: Superó a Bertoni y a Nicanor en premio Municipal de Poesía
El premio literario ha sido concedido en el pasado a otros nombres tan importantes como el Nobel Pablo Neruda o el autor Raúl Zurita. Aparentemente Alfaro Palma entra por la puerta grande del mundo editorial nacional, pero sería una equivocación dicha afirmación al descubrir el pasado y presente del escritor. No solo es poeta, sino también traductor, editor y librero. Fue el encargado de Antología de Ezra Pound en Chile (Ed. Universitaria, 2011) y Poesía Reunida de Cecilia Casanova (Ediciones Universidad de Valparaíso, 2014).
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Sorpresa en el mundo de la prosa nacional y extranjera ha resultado la noticia de que el Premio Municipal de Poesía concedido por la Municipalidad de Santiago, ha sido otorgado a un joven de 32 años. Diego Alfaro Palma (Limache, 1983), pese a su juventud, ha sido reconocido con el premio literario más antiguo del país, antesala de los Premios Nacionales. Y no sólo ha sorprendido su edad, sino también en haber superado al veterano escritor Claudio Bertoni y al mismísimo Nicanor Parra, también en la quiniela de postulantes.

El premio literario ha sido concedido en el pasado a otros nombres tan importantes como el Nobel Pablo Neruda o el autor Raúl Zurita. Aparentemente Alfaro Palma entra por la puerta grande del mundo editorial nacional, pero sería una equivocación dicha afirmación al descubrir el pasado y presente del escritor. No solo es poeta, sino también traductor, editor y librero. Fue el encargado de Antología de Ezra Pound en Chile (Ed. Universitaria, 2011) y Poesía Reunida de Cecilia Casanova (Ediciones Universidad de Valparaíso, 2014).

En su rol de traductor, gracias a Alfaro Palma tenemos hoy en nuestra lengua El Pensamiento del Zorro del poeta y escritor de cuentos infantiles británico Ted Hughes. Sus ensayos sobre la figura política de Enrique Lihn, fueron incluidos en el libro El Horroroso Chile. Ensayo sobre las tenciones políticas en la obra de Enrique Lihn (Ed. Alquimia, 2014). No solo de poesía vive Alfaro Palma. Pasa a la acción creando el 2013 junto al escritor Fernando Correa Navarro el sello Limache250, una editorial independiente con base en la capital trasandina.

TORDO PORTADA

Limachino de nacimiento, el escritor es hijo de Juan Alfaro, un capitán de barco mercante y Mónica Palma. Estudió con beca completa la carrera de Letras en la Universidad del Desarrollo, formada por un grupo de escritores, que después desapareció. Una vez egresado trabajó como profesor en el liceo Erasmo Escala de la Fundación Enseña Chile en Peñalolén, la cual dejó debido a la violencia (un estudiante entraría a su clase con un revólver). Tras el incidente trabajó como empleado en la librería Ulises.

Fue en el 2013 donde cogió maletas y cruzó la cordillera para radicarse en Buenos Aires. Pasó como librero en Prometeo y también Caleidoscopio para terminar en la clásica librería Norte en el barrio de Recoleta, fundada por Héctor Yannover, poeta y ex director de la Biblioteca Nacional. El lugar fue famoso por ser punto de encuentro de nombres tan prominentes como Borges, Cortázar o García Márquez. Hoy en día es administrada por la hija de su fundador y como antes, ahora agrupa a algunos fenómenos de las letras trasandinas como Hebe Uhart, Juan Forn, Edgardo Cozarinsky y los músicos Fito Páez y Adrían Dárgelos (vocalista de Babasónicos).

Un día fue invitado a una lectura en la Fundación Cassará en la Avenida de Mayo y conoció a la que hasta la fecha es su pareja, la artista Claudia Sanz Bayeto (Castelar, 1983), dueña de “Restauración Sustentable” un taller en el barrio de Palermo dedicado a la restauración de marcos, muebles y clases de pintura. Según el propio Alfaro Palma, con Sanz tienen varias cosas en común “Ella reconstruye y remodela cosas viejas en su taller, yo hago algo parecido con mi poesía”. Por estos días ambos se encuentran en el país para cumplir con la agenda programada por el escritor tras recibir el reconocimiento de la alcaldía santiaguina.

La poesía de Alfaro Palma trata de reunir distintas cosas, desde descripciones de animales al tratamiento de la contingencia, desde datos enciclopédicos a frases escuchadas en la calle. Para el autor “el poeta tiene que ser un DJ que mezcla distintos elementos de la cultura” y es que en ella busca la sinceridad, sobre todo de hablar directamente, lo que genera la total exposición de parte del que la escribe. “Tordo” (Ed. Cuneta, 2013), la obra con que superó a Parra y Bertoni, es un libro que se divide en dos partes. La primera trata principalmente sobre la relación del hombre con la naturaleza, con su propia especie y con ciertas teorías que ha creado para entender la realidad y es ahí donde aparecen poemas de animales (ballenas, salmones, martines pescadores, tordos, chercanes, patos quetros, propios de la fauna chilena) en los que se personifican emociones o la misma destrucción de la naturaleza. También habla de la guerra (Verdún, Normandía o Sarajevo) para hablar de cómo esos elementos bélicos están dentro de nuestra cotidianidad. La segunda parte es confesional, donde utiliza todo lo anterior para hablar también de su vida, sus viajes, la historia de su familia, de su país y sobre todo de su generación. Desde un poema que trata la problemática mapuche a otro sobre las marchas estudiantiles del 2011 que dieron la vuelta al mundo.

En todo eso Alfaro Palma habla en primera persona, como un visor. Y el libro se llama Tordo porque usa la figura del pájaro y su significado protector en la mitología mapuche para enfrentarlo a esta nueva sociedad en crisis. Según una editora colombiana, que publicó algunos de sus poemas, Alfaro Palma es pura política. La obra fue lanzada por la editorial independiente Cuneta, dirigida por Galo Ghiglioto en el 2013.

Este es un premio muy especial por varias razones, que desde el interior del edificio municipal en la Plaza de Armas han movido la tierra del mundo editorial chileno como un terremoto, adquiriendo tintes rojo Valentino sobre la realidad literaria del país. Alfaro Palma tira por tierra de un solo plumazo la hegemonía prehistórica de las editoriales predominantes en el país que históricamente han estado sobre el galardón. Asimismo, han puesto a un costado a autores ya consagrados para dar una oportunidad a los jóvenes talentos (que hay muchos y muy buenos), poniendo en relieve la calidad de ahogados sellos independientes que luchan por mantenerse vivos y dentro de un circuito extremadamente cerrado. ¿Podrían morir editoriales y autores de la talla de Alfaro Palma solamente por el hecho de que la población no pueda comprar un libro? La respuesta es sí, y la razón es muy clara. Chile se encuentra a la cola del fomento de la lectura, imposibilitado con un impuesto al libro de 19%, que ha neutralizado el alcance a los libros por parte de la población más pobre del país. La medida fue aplicada el año 1976 en plena dictadura militar del dictador Augusto Pinochet.

Actualmente Chile tiene la tasa más alta de impuesto al libro en todo el mundo. Otros países como Perú, Argentina o Brasil no tienen impuestos. En España es de un 4%, en Japón de un 5% y en Estados Unidos de un 7%. Antes de la medida impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet, los libros estaban por ley exentos de impuestos y eran considerados en el mismo sitial que los bienes de necesidad básica como el pan, la leche, cereales y legumbres. El galardón entregado a Alfaro Palma sienta un precedente y debería ser una llamada de atención para que el parlamento tome cartas en el asunto sobre el eventual cambio sobre la ley de impuesto al libro, y con suma rapidez. Asimismo, es un premio concedido a un proyecto independiente realizado sin ningún tipo de ayuda económica por un autor que ha tenido que irse del país para poder sobrevivir y soñar, que debería avergonzar a las autoridades ministeriales respectivas, en especial al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y al Consejo Nacional del Libro y la Lectura. El premio otorgado a Alfaro Palma y a Tordo, es una bofetada a palma abierta, tan política como sus versos, destinada a avergonzar a unos pocos y hacer soñar a otros muchos.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV