Publicidad
Crisis del Ministerio de las Culturas: caída de Jaime de Aguirre y apuesta por la ‘familia cultural’ CULTURA

Crisis del Ministerio de las Culturas: caída de Jaime de Aguirre y apuesta por la ‘familia cultural’

Publicidad
Emilia Aparicio
Por : Emilia Aparicio Periodista El Mostrador
Ver Más

El paro de funcionarios que se extendió por dos meses, la paralización del ballet folclórico (BAFONA) que hasta el día de hoy continua, la salida de la exsubsecretaria de las Culturas, Andrea Gutiérrez y la polémica que generó el rechazo de asistir como país invitado de honor a la Feria del Libro de Frankfurt 2025 son algunos de los conflictos que sorteó el ahora exministro Jaime de Aguirre durante los cinco meses que estuvo en la cartera. “Los ministros duran mientras cuentan con la confianza y el beneplácito del Presidente y por lo tanto esa norma que es innegable determinaría un poco lo que le pasó [a de Aguirre] y por lo tanto fue cambiado”, expresa el editor Pablo Dittborn. Si bien el nombramiento de Carolina Arredondo —la tercera autoridad en 17 meses— no ha estado exento de polémica, marca un giro y guiño hacia los trabajadores de la cultura. “El ministerio está en una crisis importante, probablemente la más grave que haya tenido. Se requerirá de mucha habilidad, manejo político y de políticas públicas para salir del atolladero y avanzar en el atrasado programa de gobierno en esta materia”, afirma Bárbara Negrón, directora del Observatorio de Políticas Culturales (OPC).


Después de cinco meses en el cargo, el ahora exministro de las Culturas, Jaime de Aguirre dejó el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio este miércoles. En marzo de este año, el ex zar de la televisión llegó a darle un giro a la cartera cultural dirigida en ese momento por la antropóloga e investigadora del Observatorio de Políticas Culturales (OPC), Julieta Brodsky a la cual se le cuestionó por su bajo conocimiento público y la mala gestión del ministerio.

Sin embargo, de Aguirre tampoco logró conducir la cartera. Su mandato estuvo marcado por el paro de funcionarios que se extendió por dos meses, además de la paralización del ballet folclórico (BAFONA) que hasta el día de hoy se mantiene. Se suma la salida de la exsubsecretaria de las Culturas, Andrea Gutiérrez por la adjudicación de fondos a dos proyectos de una institución de la que ella había sido directora, razón por la cual el Presidente Gabriel Boric ordenó iniciar un sumario administrativo en su contra.

No obstante, el hecho que marcó su destino fue la polémica que generó el rechazo de asistir como país invitado de honor a la Feria del Libro de Frankfurt 2025, decisión que el Presidente Gabriel Boric criticó en público.

“Esta decisión no pasó por mí, ni me fue comunicada oportunamente, y yo le manifesté al ministro De Aguirre mi discrepancia, porque considero que gastar en Culturas es una tremenda inversión, no un gasto, esta no es plata que se tira a la basura”, dijo el Mandatario.

“Los ministros duran mientras cuentan con la confianza y el beneplácito del Presidente y por lo tanto esa norma que es innegable determinaría un poco lo que le pasó [a de Aguirre] y por lo tanto fue cambiado”, expresa el editor Pablo Dittborn.

“Tengo la impresión de que le impactaron fuertemente temas como el de la Feria del Libro de Frankfurt donde el Presidente salió a corregirlo por la prensa, no de una manera privada o en una reunión de uno a uno en una reunión de gabinete, sino que franca y abiertamente. Yo creo que eso lo golpeó mucho y entiendo que finalmente el tema del Bafona, donde salieron unas declaraciones muy ofensivas”, agrega.

Conmemoración de los 50 años del golpe de Estado

Una de las principales razones que explicaron la llegada en marzo del exministro a la cartera de las Culturas fue el rol que iba a cumplir ese ministerio en la conmemoración de los 50 años del golpe de Estado. La organización de la fecha estaba en manos del asesor presidencial Patricio Fernández y de Jaime de Aguirre, sin embargo, el coordinador y periodista presentó su renuncia luego de que parlamentarios del Partido Comunista y agrupaciones de Derechos Humanos lo acusaran de relativizar el 11 de septiembre de 1973, por lo que, la fecha quedó en manos de la cartera de Cultura.

El presidente de la Red de Sitios de Memoria, Marcelo Acevedo señala que tras la salida de Fernández existió una buena relación con el Ministerio de las Culturas.

“Tuvimos una relación estrecha con ese ministerio tras la salida Fernández para, por ejemplo hacer el hito conmemorativo que se llama Árboles por la memoria, la relación hasta aquí había sido fluida a través del Ministerio de las Culturas sin perjuicio de que nosotros como sociedad civil, tenemos nuestros propios conmemorativos”, expresó Acevedo.

En ese sentido, agrega que “desde que llegó el ministro y a la fecha, la relación ha sido fluida de comunicación constante y uno cuando ha solicitado reuniones se han dado rápidamente y hemos tenido un contacto suyo”.

Pablo Dittborn es más tajante y opina que fue un error poner al Ministerio de las Culturas a la cabecera de la conmemoración.

“A este ministerio se le asignó el rol de cabeza de serie de un equipo interministerial para la conmemoración de los 50 años de la muerte del presidente Allende y del golpe en cuestión, que bueno… a muchos lo puede poner muy orgulloso, pero creo que al mundo de la cultura le ha hecho pésimo. Hemos tenido uno o dos ministros con un grado dedicación a un tema que puede ser muy relevante, pero que pudo haber hecho la Secretaría General de Gobierno o que pudo haber realizado el Ministerio de Justicia y le tocó al Ministerio de Cultura que es el menos estructurado de los ministerios, entonces fue muy complejo y muy difícil de tirar una papa demasiado caliente. Falta menos de un mes y no sabemos qué tipo de conmemoración va a haber”, señaló el editor. 

Una crisis de origen

Desde su origen en 2018 la gestión de las culturas no ha sido fácil para ningún gobierno, el sociólogo y doctor en Estudios Culturales, Tomás Peters atribuye la crisis por la que está atravesando el ministerio al presupuesto designado para cultura y la organización de este.

“El problema del ministerio surge en la elaboración de la Ley 21.045 que es la que define los lineamientos estratégicos económicos y sobre todo la organización del ministerio, desde ahí ya se evidenciaban problemas en su diseño, pero sobre todo la complejidad que explica la implementación de todo lo que se planteaba en la ley, eso ha derivado en que sucesivas direcciones han debido enfrentar una serie de problemas internos estructurales que son muy difíciles de sobrellevar si es que no se hace una renovación importantísima sobre todo en las demandas de los trabajadores”, explica el académico.

“La designación de Brodsky, la llegada de de Aguirre y ahora de Arredondo son intentos que se hacen para sobrellevar las condiciones precarias que existen. Se busca resolver falencias, pero en realidad es muy difícil hacer un cambio significativo en el espejo del ministerio. Más bien no hay una voluntad política del Estado que logre resolver condiciones básicas de funcionamiento”, agrega.

Una opinión similar comparte Dittborn:”No sé qué ministerio es fácil, hay unos más complejos, hay otros más conflictivos y el de Cultura no debería serlo, salvo que el traspaso de Consejo de la Cultura a Ministerio de Cultura, incorporando a la antigua Dibam, que hoy día es Patrimonio, metiéndola dentro del ministerio junto con el Consejo, esa estructura no ha terminado de cuajar y de estar lista, todavía tenemos problemas de funcionamiento”, menciona.

Por otro lado, Bárbara Negrón, directora del Observatorio de Políticas Culturales (OPC), manifestó que“El ministerio está en una crisis importante, probablemente la más grave que haya tenido. Se requerirá de mucha habilidad, manejo político y de políticas públicas para salir del atolladero y avanzar en el atrasado programa de gobierno en esta materia”.

La llegada de Arredondo

La nueva ministra, Carolina Arredondo da un giro completo al anterior ministro. La actriz fue uno de los rostros visibles de la campaña del Presidente Boric, en marzo del año pasado había asumido en el Consejo Nacional de Artes Escénicas del ministerio como representante del sector teatro. Para Peters es traer a una figura cercana al mundo de la cultura.

“La salida de Aguirre se configura como una suerte de giro, de apuesta a volver a una sensación dentro de la familia de la cultura con una figura nueva, cercana al mundo de la cultura, con cierta trayectoria dentro de y que va a ayudar, creo yo a darle un nuevo rostro joven con capacidades, con una visión astuta y que lo que hay que hacer es finalmente volver a abrazar a aquellos grupos que a nivel generacional se sienten más cercanos con ella”, explica. 

El académico agrega que cuando se desempeñó como presidente del directorio del GAM pudo advertir que la ministra Arredondo, “no solo conoce bien las dificultades, las necesidades que tiene el campo cultural nacional, sino que también tiene una visión política que está alineada con lo que inicialmente el proyecto cultural [del Gobierno] establecía, que era fortalecer la demografía cultural, fortalecer los vínculos con los territorios, establecer un trabajo donde exista mayor nivel de lógicas democráticas dentro de la toma de decisiones en espacio culturales, a mí me parece que es una apuesta interesante. Creo que es se retoma una suerte de imaginario de política pública en cultura que me parecía necesario y muy fundamental de de sentir dentro de la comunidad del campo cultural”. 

El curador y artista visual, Pablo Chiuminatto sostuvo que “dada la situación que vivimos en cultura en general, en la que converge la crisis del Bafona, además de la situación de la FOJI, pero también los problemas anteriores del propio modelo del ministerio, sumado a lo que se deriva de las consecuencias de la crisis de las fundaciones, creo que quien asume este cargo es una persona valiente. Espero que la sociedad civil, así como los gremios de las artes y las industrias creativas, asuman que hoy hay problemas mayores a nivel país por los que es urgente llegar a acuerdos y ajustar expectativas”.

La llegada de la nueva ministra no ha estado exenta de polémicas, la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Antonia Orellana, denunció “misoginia” y “violencia política” contra la recién designada ministra de la Culturas. A raíz de que se viralizáran imágenes de escenas protagonizadas por la hoy secretaria de Estado en su rol de actriz.

“Atacar a la recién asumida ministra de Culturas Carolina Arredondo difundiendo escenas de series o reparando en accesorios de vestimenta es un claro ejemplo de la misoginia y violencia política que se les sale a algunos cada vez que somos parte de la toma de decisiones. Avancemos?”, escribió Orellana.

Adicionalmente, la bancada de diputados de Renovación Nacional ofició a la Contraloría para que evalúe la posible inhabilidad en el cargo de Arredondo, por el vínculo con la empresa “Arredondo y Guzmán Limitada”, en donde la nueva secretaria de Estado participó de su constitución como sociedad.

  • Para saber más de lo que está pasando en el mundo de la ciencia y la cultura, súmate a nuestra comunidad Cultívate, el Newsletter de El Mostrador sobre estos temas. Inscríbete gratis AQUÍ.
Publicidad

Tendencias