martes, 11 de diciembre de 2018 Actualizado a las 09:36

OPINIÓN

Autor Imagen

Archivos de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI deben ser conocidos por todos los chilenos

por 1 diciembre, 2018

Archivos de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI deben ser conocidos por todos los chilenos
Tenemos una experiencia acumulada innegable, que cada chileno tiene el derecho a conocer. Por lo mismo, que declarar Monumento Histórico del país los archivos que mantiene la Brigada de Derechos Humanos es democratizar el conocimiento de una parte de la historia de lo que hemos hecho, no pensando en nosotros, sino en la historia que todos tenemos derecho a conocer.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace 11 años, el 29 de noviembre de 2007, nace formalmente la actual Brigada Investigadora de Delitos contra los Derechos Humanos, única a nivel iberoamericano, perteneciente a una policía que se dedica a investigar hechos que atentaron o puedan vulnerar los derechos fundamentales de las personas.

Esta unidad altamente especializada comienza en la práctica hace 27 años a desarrollar investigaciones tendientes a resguardar garantías constitucionales fundamentales como son la igualdad y la no discriminación, especialmente en situaciones que afecten a mujeres, pueblos indígenas, refugiados, adolescentes, menores de edad, personas privadas de libertad y diversidades sexuales. Tenemos un compromiso profesional y ético, con todos los chilenos, sin excepción.

Reconstitución de escena con Miguel Krassnoff

La historia de esta brigada comenzó en abril de 1991, cuando se conoció el informe de la Comisión Nacional Verdad y Reconciliación (“Informe Rettig”) y comenzaron a llegar a la Policía de Investigaciones (PDI) las primeras órdenes de distintos jueces de primera instancia y ministros en visita, a fin de investigar delitos de lesa humanidad que se habían cometido después del 11 de septiembre de 1973.

Los distintos tratados internacionales que nuestro país ha suscrito obligan a que los estados que han violado los Derechos Humanos de sus ciudadanos investiguen, sancionen y reparen. De ahí, la necesidad de contar con una agrupación que trabaje de manera profesional y con los estándares éticos más elevados este tipo de delitos.

Como una política institucional, la PDI instaura en su Plan Estratégico como un eje fundamental la Ética, Probidad y los Derechos Humanos como valores transversales inexcusables.

Detención del prófugo Raúl Iturriaga Neumann

En este contexto, nos hemos ocupado de capacitar a nuestros investigadores, a través de distintos cursos, lo que se suma a que hace algún tiempo la educación en Derechos Humanos forma parte de nuestras mallas curriculares y Código de Ética.

La historia de esta brigada comenzó en abril de 1991, cuando se conoció el informe de la Comisión Nacional Verdad y Reconciliación (“Informe Rettig”) y comenzaron a llegar a la Policía de Investigaciones (PDI) las primeras órdenes de distintos jueces de primera instancia y ministros en visita, a fin de investigar delitos de lesa humanidad que se habían cometido después del 11 de septiembre de 1973.

Centro de telecomunicaciones y vigilancia en Colonia Dignidad

Por la complejidad del delito mismo, el accionar institucional fue lento, pero mirado en perspectiva dio sus frutos. El trabajo de la PDI nos permitió validarnos ante las víctimas y los tribunales, permitiendo efectuar una serie de investigaciones como el crimen del ex canciller Orlando Letelier, la “Operación Colombo”, la “Caravana de la muerte”, los delitos cometidos por Colonia Dignidad y muchas más.

En 2004, y ante la necesidad de dar una estructura orgánica a este tipo de indagatorias, nace la Brigada de Asuntos Especiales y Derechos Humanos, y en 2007, luego de un aumento de su dotación, comienza a trabajar la Jefatura Nacional de Delitos contra los Derechos Humanos y las Personas, de la cual depende al día de hoy la Brigada de Derechos Humanos, como pasó a llamarse la Brigada de Asuntos Especiales y DD.HH.

Actualmente, esta unidad continúa prestando un invaluable apoyo a los Tribunales de Justicia que continúan investigando casos acontecidos entre 1973 y 1990, pero además trabaja directamente con el Ministerio Público, principalmente en casos de torturas, violencia innecesaria u otros delitos cometidos por funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones.

Tenemos una experiencia acumulada innegable, que cada chileno tiene el derecho a conocer. Por lo mismo, que declarar Monumento Histórico del país los archivos que mantiene esta brigada es democratizar el conocimiento de una parte de la historia de lo que hemos hecho, no pensando en nosotros, sino en la historia que todos tenemos derecho a conocer.

Piedras con cámaras ocultas Colonia Dignidad

La PDI tiene plena conciencia que investigamos para los ciudadanos y no contra los ciudadanos, y que este trabajo debe estar orientado siempre a resguardar los derechos de las personas y nadie, mucho menos los servidores públicos, pueden transgredirlos.

Chile se merece detectives transparentes, responsables e íntegros. Estas son las definiciones que necesitan nuestros compatriotas.

Héctor Espinosa Valenzuela

Director General

Policía de Investigaciones de Chile

 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV