martes, 24 de mayo de 2022 Actualizado a las 17:31

Colo Colo perdió la calma, pero no su jerarquía ante Palestino

por 23 febrero, 2015

Colo Colo perdió la calma, pero no su jerarquía ante Palestino
El cuadro popular logró una trabajosa y luchada paridad a un gol luego que, durante el primer lapso, el juez Roberto Tobar expulsara primero a Vecchio y luego al Chupete Suazo. En la adversidad apareció la jerarquía del Pajarito Valdés para echarse el equipo al hombro y constituirse en figura.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando el juez Roberto Tobar marcó el fin del partido que sancionaba el empate 1 a 1 entre Colo Colo y Palestino, en el Monumental, una explosión de algarabía alba bajó de las tribunas.

Y es que si en cualquier otra circunstancia la paridad hubiese sido considerada lo más parecido a una derrota, esta vez el punto tenía sabor a gloria y a triunfo. Porque el Cacique había jugado 72 minutos con diez jugadores (los 90 más los 4 del alargue) y 57 con nueve, luego que en pleno primer lapso fueran expulsados primero Emiliano Vecchio y luego el Chupete Suazo.

Es más: Colo Colo estuvo a centímetros de haberse quedado con un triunfo de esos que se dan de tarde en tarde. Centímetros, porque esa fue la medida del adelantamiento en que el centro de Beausejour sorprendió a Baeza, que anticipándose a Melo había logrado cabecear para hacer llegar la pelota a la red cuando ya se jugaba el último minuto del alargue.

Fue un partido que se hizo obviamente cuesta arriba para Colo Colo, sobre todo luego que Tobar expulsara con roja directa a Suazo. El Chupete, que había bajado a colaborar con su defensa, le cometió foul a Valenzuela y lo que pudo ser una simple amarilla, o tal vez ni siquiera eso, se transformó en expulsión luego que el delantero al parecer protestara en forma desmedida un cobro absolutamente ajustado al reglamento.

Minutos antes, a los 22, Emiliano Vecchio se había hecho expulsar de manera tan torpe como posteriormente lo haría Suazo. Tomó una pelota en tres cuartos de cancha y, cuando se aprestaba a encarar directo al área, como acostumbra, fue tomado de la cintura por Rosende, quien recién vino a soltarlo luego que el volante albo, exasperado, le propinara un codazo a vista y paciencia del árbitro, ubicado a dos metros de la jugada.

Colo Colo aguantó sin grandes sobresaltos los últimos minutos del primer lapso en que debió arreglárselas con nueve jugadores. Tapia sacó a los 42 minutos a un delantero (Delgado) para incluir a Claudio Baeza, un volante de marca. El objetivo estaba claro: hacerse fuerte defensivamente para neutralizar los ataques que seguramente intentaría Palestino, y esperar la posibilidad del milagro.

Con todo un tiempo por delante, el cuadro tricolor se tomó las cosas con calma, acaso convencido de que el gol le iba a caer como por inercia. Con todo Colo Colo tratando de copar su campo, los jugadores de Palestino abusaron del toque lateral, facilitando la tarea de los defensores albos, que se multiplicaban para llenar los espacios. El cuadro de Guede dominaba absolutamente el juego, pero definitivamente carecía de profundidad y de claridad en los últimos metros.

El equipo dominador sin contrapeso, al ver todos los caminos cerrados, no halló nada mejor que empezar a meter centros como fórmula ofensiva reiterada. Y en ese plano, la defensa alba respondió con la solvencia de Villar y el juego aéreo notable del defensor central Cáceres, que como buen paraguayo por arriba las ganaba todas.

Pero por mucho que Colo Colo no sufriera grandes zozobras, se transformaba en un frontón, tónica que se acentuó luego que Héctor Tapia decidiera excluir a Felipe Flores, todo un Toribio el Náufrago en el ataque albo, para poner a Camilo Rodríguez, un juvenil cuya misión clara fue colaborarle a Fierro para clausurar la banda izquierda del ataque palestinista, que por la derecha Beausejour y Baeza se encargaban de lo mismo.

En ese juego de desgaste y sacrificio, Colo Colo contó con una figura notable: Jaime Valdés. Porque el Pajarito se echó el equipo al hombro, las peleó todas en el mediocampo y, cuando su cuadro se hacía de la pelota, buscaba la pausa justa para quitarle ritmo el partido, para enfriar el juego y, al mismo tiempo, ver si era posible el pase para el descuelgue de alguno de los laterales. En otras palabras, en esa hora de angustia alba, Valdés mostró la jerarquía del jugador que no en vano estuvo tantas temporadas en Italia.

Fue Valdés, precisamente, quien mediante un tiro libre que golpeó en una cabeza tricolor, puso inesperadamente en ventaja a Colo Colo, que hasta tenía problemas para cruzar la mitad de la cancha a esas alturas. La hazaña estaba más cerca que nunca.

Sólo que, de tanto atacar, algo finalmente le tenía que resultar a Palestino. Carvajal se escapó por la banda derecha a la marca de Beausejour y su centro fue empalmado por Renato Ramos, quien con un cabezazo pudo por fin vulnerar la valla de Justo Villar.

Fue precisamente Villar quien, a los 87 minutos, salvó de la derrota a Colo Colo, con un achique notable frente a un Valenzuela que, producto de una precisa habilitación, había podido por fin sobrepasar la solvente línea defensiva alba.

En otras circunstancias, el empate albo frente a Palestino habría sido considerado por la exigente barra del Cacique lo más parecido a una derrota. Ayer, en cambio, el pueblo albo abandonó feliz el Monumental. Y es que este punto, tan sufrido y tan trabajado, puede ser clave a la hora de las definiciones.



Como sea, Colo Colo ayer ratificó que está hecho para este tipo de partidos. En una de esas, hasta sacó chapa de candidato luego de un comienzo de campeonato para el olvido.

Pormenores

Colo Colo: Villar; Fierro, Vilches, Cáceres, Beausejour; Pavez, Valdés (89´ Zúñiga), Vecchio; Flores (60´ Rodríguez), Suazo y Delgado (42´ Baeza).

Palestino: Melo; Contreras (55´ Riquelme), Lanaro, Escudero; Carvajal, Valenzuela, Rosende, Márquez (55´ Valencia), Silva ; Vidangossy (77´ Guajardo); Ramos.

Goles: 75´Valdés (tiro libre), 78´ Ramos (cabeza).

Tarjetas amarillas: en Colo Colo, Fierro y Valdés; en Palestino, Rosende y Vidangossy

Tarjetas rojas: Vecchio a los 22´ y Suazo a los 37´.

Al estadio Monumental asistieron poco más de 10 mil personas.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV