martes, 27 de octubre de 2020 Actualizado a las 03:15

Viajes

Países europeos se preparan para activar el turismo

por 31 mayo, 2020

Países europeos se preparan para activar el turismo
Países como España, Italia y Francia están probando medidas de distanciamiento social para poder reactivar el turismo, que por ahora apuesta a los locales y luego a los vecinos que tengan la pandemia bajo control.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

España trabaja en corredores seguros para que algunas regiones, inicialmente las islas Canarias y Baleares, puedan comenzar a recibir turistas extranjeros, posiblemente alemanes y escandinavos, desde la segunda mitad de junio.

Este proyecto, que sería un paso previo a la apertura de fronteras al turismo internacional a partir del 1 de julio, con turistas que "estén en la misma situación epidemiológica" que el país y en condiciones de poder volar de forma segura.

Y si bien hay otros países que puedan abrir sus fronteras antes, el Gobierno quiere garantizar "destinos seguros", tanto para el visitante como para el residente.

En los próximos días se presentará un plan para reactivar el turismo nacional, en las previsión de que la buena marcha de la epidemia permita que los españoles se puedan mover entre provincias.

España además solicitará fondos del plan de recuperación de la Unión Europea (UE) para sectores como la automoción y el turismo. Además seguirá reclamando un plan europeo de rescate para la industria de la aviación y aeronáutica.

Italia reabre playas y algunos atractivos turísticos

Italia afrontó el primer fin de semana de playas abiertas bajo medidas de seguridad por la pandemia, por lo que los ayuntamientos recurrieron a vigilantes para controlar el acceso a la arena y aplicaciones para los teléfonos que permitan reservar o conocer dónde quedan espacios libres para instalarse.

En una app o un sitio web (www.seapassroma.it) los romanos tendrán que consultar cada vez que quieran ir a la playa para conocer el estado de la zona que estará marcada con tres colores: verde que hay espacio libre; amarillo, accesibilidad media y rojo, completamente reservado. La información en tiempo real sobre el estado de ocupación de las playas busca evitar aglomeraciones en los accesos o acudir a la costa cuando ya no haya disponibilidad.

Estas medidas son para las playas de acceso libre, mientras que en las gestionadas por privados, que son numerosas en todo el país, se debe hacer reserva para entrar y también las sombrillas respetar los 5 metros de distancia y ser desinfectadas después de su uso.

Otras ciudades con playas están estableciendo su regulación, que operará bajo la misma lógica de distanciamiento social.

Otro de los atractivos que abrió al público fue la Torre de Pisa, después de casi tres meses de cierre por la pandemia de coronavirus, entre las 10.00 de la mañana y las 18.30 horas, y bajo medidas de seguridad para evitar contagios.

Podrán acceder sólo 15 personas cada vez y llevarán un dispositivo que ya ha sido adoptado en otros monumentos que permitirá garantizar la distancia de seguridad de un metro entre los visitantes pues suena, vibra y se ilumina si se supera esta distancia interpersonal.

Los dos primeros visitantes fueron un padre y una hija de diez años, naturalmente de Pisa ya que por el momento no hay turistas y tampoco se permite la movilidad entre regiones.

Italia abrirá sus fronteras a los países de la Unión Europea el próximo 3 de junio por lo que espera que se reactive el turismo, un sector que equivale al 13 % del Producto Interior Bruto del país.

Francia permite asistencia a parques

Cerrados desde el inicio del confinamiento a mediados de marzo, los parques parisinos reabrieron este sábado. La reapertura de parques y jardines fue anunciada este jueves y es extensiva a toda Francia.

La mascarilla no es obligatoria pero sí está recomendada, se puede hacer deporte individual, sentarse en el pasto o hacer picnics, pero debe respetarse la distancia social para seguir conteniendo la epidemia, que desde el 1 de marzo ha provocado en Francia unas 28.700 muertes y casi 150.000 contagios.

A partir de este martes, entre otras medidas, reabrirán los bares, cafés y restaurantes, aunque en París solo podrán tener habilitadas las terrazas, y se levantará el veto a los desplazamientos a más de 100 kilómetros del domicilio, una medida con la que se espera impulsar el turismo nacional.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador