sábado, 4 de julio de 2020 Actualizado a las 04:58

Opinión

Tras la pandemia, las legumbres serán las proteínas del presente y del futuro

por 1 julio, 2020

Tras la pandemia, las legumbres serán las proteínas del presente y del futuro
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Se espera que dentro de 10 años crezca de manera estable el uso alimentario de productos básicos, pero lo que más aumentará serán las legumbres, raíces y tubérculos, con una tasa de 1.9% al año. Los productos de origen animal subirán, pero 1,7% al año.

En general, el consumo de alimentos básicos per cápita (cereales, raíces y tubérculos, legumbres) se estabilizó en todo el mundo y estará impulsado por el crecimiento demográfico, el aumento del precio de la carne por causas relativas a la pandemia, además de motivaciones éticas como prescindir de las carnes para no contribuir con la explotación animal ni colaborar con la deforestación del Amazonas y otros pulmones verdes, producto de la actividad agrícola ganadera.

El costo de la carne

La carne es costosa en todo sentido. Es importante recordar que producir forraje para animales puede perjudicar la producción de alimento para humanos. Esto es especialmente notorio cuando se planta forraje en una tierra cultivable. Pero incluso los pastizales pueden, hasta cierto grado, ocupar tierra en la que podrían plantarse cultivos alimentarios.

De hecho, se estima también que de más de 3 mil millones de hectáreas (Mmha) dedicadas a pastizales en el mundo, cerca de 685 Mha podrían en principio utilizarse como tierra cultivable, superficie que corresponde a alrededor de la mitad de la tierra arable mundial actual. Además, cerca de 560 Mha de tierra arable del mundo se usaron para alimentar al ganado mediante la producción de cultivos, principalmente cereales y semillas oleaginosas. ¿Por qué debiéramos vanagloriar la carne? no sale nada bueno de ella.

Consumo de legumbres

Las legumbres, sobre todo los porotos, son parte fundamental de la dieta en varios países de América Latina y el Caribe, y, según el Minsal, debiéramos consumirlas más de 2 a 3 veces a la semana. La producción de legumbres de la región creció de manera moderada en general (30%) durante las dos décadas pasadas, pero fue relativamente más dinámica en América Central y el Caribe (con un crecimiento de 162.6% de 1995-1997 a 2016-2018). Durante la próxima década se esperan tendencias de producción semejantes a las registradas en el pasado, con una tasa de crecimiento de producción promedio estimada de 1.3% al año para América Latina en su conjunto.

Una evidencia del alto consumo de legumbres en Chile es la reciente importación de más de 240 toneladas de legumbres para enfrentar la alta demanda causada por la pandemia. Esta decisión busca combatir la escasez provocada por la entrega de cajas de alimentos y bajar el precio de estos productos, que han visto un fuerte aumento en su demanda.

Una mejor salud

Los beneficios para la salud asociados al consumo de legumbres son diversos por su alto aporte en fibra soluble e insoluble, su buen contenido de proteínas (entre un 20% y 30%), su buena proporción de carbohidratos (entre 50% y 65%) y su bajo aporte de lípidos (cerca de 1%). Además, la presencia entre sus componentes de otras sustancias como los fitoquímicos y taninos, le otorgan también algunos efectos antioxidantes. Estas características hacen de las legumbres un alimento protector contra el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes mellitus y la obesidad.

Si comparamos nutricionalmente una porción de legumbres (¾ taza, 130 gr en cocido) con una de carne de pollo (50 gr cocido), la porción de legumbres aporta 0,4 gramos de grasa total, 0% colesterol, 0,1 gr de grasas saturadas, 4 mg de hierro y 90 mg de calcio, mientras que la segunda aporta 3,4 gr de grasa total, 41 mg de colesterol, 1 gr de grasas saturadas, 1 mg de hierro y 7 mg de calcio. ¡Vaya diferencia!

Recordemos que somos el tercer país con mayor prevalencia de obesidad y sobrepeso en América Latina y el Caribe, por lo que es una buena estrategia comenzar a incentivar una alimentación basada en plantas donde nuestra fuente alimenticia proteica sean las legumbres en todas sus formas de preparación, las que, sin duda, serán nuestras proteínas de hoy y de un futuro sostenible.

Por todo lo expuesto, es una excelente estrategia aumentar el consumo de legumbres como nuestra base alimenticia proteica porque son más económicas, más sostenibles y mucho más nutritivas y saludables.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador