sábado, 27 de febrero de 2021 Actualizado a las 13:31

Pablo Correa y su advertencia sobre las cuentas públicas: “Regla fiscal hoy es una declaración de intenciones demasiado flexible”

por 26 octubre, 2015

Pablo Correa y su advertencia sobre las cuentas públicas: “Regla fiscal hoy es una declaración de intenciones demasiado flexible”
El gerente de Estudios y Políticas Públicas del Santander critica que en los últimos tres gobiernos el manejo de la política fiscal ha sido demasiado discrecional. Dice que dejar de respetar la regla fiscal ha dejado de tener costos para los ministros de Hacienda y afirma que reducir el tamaño del gasto se ha convertido “políticamente impracticable”. El ex asesor de Hacienda durante los gobiernos de Lagos y Piñera rechaza las críticas al presupuesto presentado por el ministro Valdés, hace sugerencias para reducir la incertidumbre que han generado las reformas y critica la decisión del Banco Central de subir la TPM.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pablo Correa es un economista particular.

El actual gerente de Estudios y Políticas Públicas del Santander Chile ha trabajado para dos ministros de Hacienda: Felipe Larraín, durante el Gobierno de Sebastián Piñera, y Nicolás Eyzaguirre, en el gobierno de Ricardo Lagos.

Su experiencia práctica en política les da a sus análisis y argumentos una dosis de realismo que no es común en los economistas de la plaza.

En una extensa entrevista en 'La Mesa' de El Mostrador Mercados hace un profundo análisis de la actual situación de las cuentas fiscales, en vista del presupuesto que presentó hace unas semanas el ministro de Hacienda Rodrigo Valdés, habla asimismo sobre el tema de las confianzas y le quita dramatismo al actual escenario económico que enfrenta el país.

Correa hace una severa advertencia sobre las cuentas públicas: “La regla fiscal hoy día es una declaración de intenciones demasiado flexible y demasiado poco regla”.

Critica que en los últimos tres gobiernos el manejo de la política fiscal ha sido demasiado discrecional. Dice que dejar de respetar la regla fiscal ha dejado de tener costos para los ministro de Hacienda de turno y afirma que reducir el tamaño del gasto se ha convertido “políticamente impracticable”.

El economista jefe del Santander señala que las dudas que han surgido en el mercado respecto a la economía chilena no apuntan a la solvencia fiscal, ya que “la situación sigue siendo bajo cualquier prisma muy, muy sólida”, sino que “más bien de cuánto hay de regla y cuánto es discrecionalidad en la forma de hacer política”.

Y expande su argumento diciendo que, en el caso de la política fiscal, esa regla fiscal “donde tú te puedes desviar perfectamente, y si tienes una recesión –te desvías y ese es uno de los objetivos de la política fiscal– el mercado te va a seguir creyendo independiente del Gobierno y del ministro, tú sigues comprometido con un número, y eso no ha sucedido”, agregando que no es un tema del ministro Valdés, “estamos hablando del ministro Arenas, del ministro Larraín y el ministro Velasco. Yo te diría que de ahí en adelante la regla ha pasado a ser demasiado flexible y demasiado poco regla”.

Correa, que tiene un Master en Políticas Públicas de Harvard, señala que el viaje de esta semana de Valdés a Nueva York a reunirse con inversionistas y analistas a dar seguridades de que la regla fiscal sigue siendo parte de la política de este gobierno, debería ser fácil, ya que “ bajo ningún escenario la situación de Chile es una situación compleja, sigue siendo una situación envidiable”.

Puntualiza que pasar a ser deudor neto en vez de acreedor neto en los próximos años no es tema. “En términos netos tienes un país que en 2017 y 2018 la deuda pública sobre el producto es de 0. Antes era negativa y hoy es cero. ¿Cuántos países tienen esa situación? Poquísimos, tú tienes países desarrollados que funcionan muy bien y que tienen de un 20% a un 80% en deuda del producto. Por lo tanto, acumular deuda no es sintomático de que tú estás en una senda fiscal insostenible”.

Estima que el ministro Valdés tiene la oportunidad de avanzar en perfeccionar la ley de balance estructural para que haya un tipo de seguimiento y “castigo”, o costo, por desviarte fuertemente de la regla.

Presupuesto 2016

El ex asesor de Hacienda durante el Gobierno Piñera rechaza las críticas al presupuesto que presentó Valdés. “Lo que heredó el ministro Valdés fue una expansión excesiva –y sobre todo innecesaria– del gasto público por parte del ministro Arenas”.

Estima que es lo suficientemente austero. Apoya las señales que el ministro ha mandado en las negociaciones salariales con los empleados públicos: “Es como un 40% del gasto público y, en ese sentido, creo que las señales que ha dado el ministro, que el impacto es 0, señales como congelar los salarios de los ejecutivos de las empresas estatales, o de los ministros, etcétera, es una buena señal para dar a entender que el Estado no tiene la capacidad para seguir creciendo al ritmo que lo había hecho”.

Problema de Confianzas

Durante la entrevista, Correa también hizo sugerencias para reducir la incertidumbre que han generado las reformas en el sector privado y los empresarios.

“Qué es lo que creo que puede hacer el ministro de Hacienda, yo creo que ya tiene desarrollado tanto la habilidad como el peso político para coordinar al resto de los ministerios del sector económico, llámese Energía, Economía, Minería, Agricultura, Trabajo, y tratar de generar una agenda económica desligada de la discusión de los ministerios políticos”.

Pero es lo suficientemente realista para decir que “hay que asumir de que hay ciertos eventos como, por ejemplo, la reforma constitucional, que por los tiempos que prudentemente tiene que tener este proceso, van a generar un paréntesis de incertidumbre importante. Hubiese sido una locura decir que el proyecto constituyente lo voy a sacar de aquí al próximo año y que ojalá sea corto y no haya incertidumbre. Me parece muy prudente tomarse el tiempo, si aquí no estamos cambiando la Ley de Bancos, estamos cambiando la Constitución, pero efectivamente los plazos son los que son y eso efectivamente genera incertidumbre con señales que puedes llegar a disminuirlas a niveles razonables”.

El Banco Central

-Yendo al Banco Central, ¿fue lo correcto haber subido la TPM y que mande señales de que se vienen una o dos alzas más?
-Yo creo que no. Es difícil saber si el BC está en lo correcto o no, porque manejan más información que todos nosotros juntos, pero yo creo que se adelantaron en el sentido de que, dado el escenario externo y el escenario interno, el riesgo de que la inflación se vaya a mantener en los tiempos actuales por un tiempo prolongado, y que por lo mismo los agentes vayan a perder credibilidad en esa regla, era prácticamente nulo.

-Después del IPoM el Banco Central empezó a mandar un mensaje muy fuerte, como que se casó con que se venía el alza…
-Y ese fue el error, ellos se metieron en una camisa de 11 varas solos, de forma innecesaria. Y, dado eso, ojalá que no sean 2 o 3 (alzas), que sea una más y que de ahí adopten un sesgo neutro por un tiempo prolongado, porque la economía lo que necesita ahora es la menor cantidad de lomos de toro y una política monetaria en ese sentido cierta, con mensajes claros y de cierta estabilidad.

Para ver la entrevista completa haga clic aquí o entre directamente a El Mostrador TV.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV