sábado, 31 de octubre de 2020 Actualizado a las 03:06

Análisis

El impacto en el sistema financiero de las inversiones de las AFP

por 8 agosto, 2016

El impacto en el sistema financiero de las inversiones de las AFP
Al obligar a una liquidación de los activos administrados por los fondos de pensiones, habría un impacto significativo en el sistema bursátil chileno, primero que todo el impacto en el valor de las acciones, ya que estas representan actualmente el 9,4% del valor de los fondos administrados, es decir, US$15.924 millones, que se saldrían a ofrecer al mercado generando una presión vendedora de proporciones. También habría una presión vendedora significativa sobre los papeles de renta fija, generando una caída en las tasas que provocaría una distorsión en el valor real de dicho activos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Primero que todo hay que destacar que el fondo administrado por las AFP es independiente de las Administradoras de Fondos de Pensiones, pues a pesar de que estas últimas administran los recursos de todos los chilenos que cotizamos mensualmente, ellas no son las dueñas de los mismos. Los dueños de los recursos somos cada uno de los cotizantes. En el caso extremo, podría quebrar una Administradora de Fondos de Pensiones, pero los fondos administrados se mantienen inalterados por ese efecto.

Actualmente, el total administrado por las Administradoras alcanza los US$169.241 millones a junio de 2016, equivalente al 70% del PIB de 2015 (US$240.216 millones). De ese total, el monto invertido en activos nacionales alcanza los US$99.599, de los cuales US$15.924 millones lo están en renta variable nacional, mientras que el monto invertido en el exterior alcanza los US$69.642 millones, de los cuales US$40.756 millones están invertidos en renta variable internacional.

Monto Total Administrado AFPs a junio de 2016

US$169.241 millones

A junio de este año, hay un total de 5.177.277 cotizantes, cuyo ingreso imponible promedio es de $695.178, por lo tanto, si estos aportan un 10% de su cotización mensual a los fondos de pensiones, estarían aportando cada uno $69.518, recaudándose entonces un total de $359.913 millones mensuales (US$549 millones mensuales), equivalentes a un 0,32% del fondo administrado. Si anualizamos la recaudación mensual, en el año se aportaría un total de US$6.584 millones, es decir, un 3,9% del monto administrado a junio de este año.

Por otra parte, dentro de los fondos de pensiones, los rangos a invertir en cada uno de los fondos en renta variable es de entre 40% a 80% para el Fondo A, 25% a 60% para el Fondo B, 15% a 40% para el Fondo C, 5% a 20% para el Fondo D y 0% a 5% para el Fondo E.

Por lo tanto, con lo datos ya expuestos, se puede inferir que, al obligar a una liquidación de los activos administrados por los fondos de pensiones, habría un impacto significativo en el sistema bursátil chileno, primero que todo el impacto en el valor de las acciones, ya que estas representan actualmente el 9,4% del valor de los fondos administrados, es decir, US$15.924 millones, que se saldrían a ofrecer al mercado generando una presión vendedora de proporciones. Basta considerar que el monto total transado en acciones durante el año 2015 alcanzó los US$20.730 millones, es decir, el monto a liquidar equivale al 76% de todo el monto transado durante el año 2015, donde por cierto que las compras y ventas de las AFP también están incluidas. También habría una presión vendedora significativa sobre los papeles de renta fija, generando una caída en las tasas que provocaría una distorsión en el valor real de dicho activos.

En todo caso, que desaparezca o se elimine el sistema de AFP no necesariamente debería implicar que se salga a liquidar las inversiones de los fondos previsionales, sino que simplemente cambia quien administra esos recursos. Pues, podría pasar la administración de esos recursos al Estado de Chile y este no debería salir a vender estos activos, ya que debe generar rentabilidad para sostener las pensiones. En ese caso no habría impacto en el mercado bursátil, más allá de la incertidumbre y de desconocer cómo va a ser la forma en que el Estado va a administrar los recursos de los cotizantes.

Por otra parte, tal como mencionáramos anteriormente, el sistema de AFP recauda US$549 millones mensuales y un 10% se destina a la compra de acciones nacionales, lo que implica que mensualmente las AFP podrían estar comprando alrededor de US$55 millones en acciones, lo que genera una presión al alza. Además, en época de aperturas de empresas a bolsa, para las empresas medianas que están en proceso de crecimiento, los fondos administrados por las AFP son una fuente de recursos interesante, que permiten financiar el crecimiento de empresas chilenas, con su consecuente impacto en el crecimiento económico y en el empleo formal.

En cuanto a costos de administración, estos son bajos si se considera que, si bien en un principio son un porcentaje de las cotizaciones, en el mediano o largo plazo, ese costo es insignificante si se considera el monto administrado por cotizante. Además, que la rentabilidad promedio obtenida por las administradores desde que se creó el sistema, lo que se puede corroborar al ver la rentabilidad obtenida por el fondo C, desde junio de 1981 a junio de 2016, alcanza a un 8,22% (deflactado por UF), es decir, registran una rentabilidad real del 8,22%.

Finalmente, según estudio de los economistas Vittorio Corbo y Klaus Schmidt-Hebbel, el sistema de AFP aportó 0,5% en la tasa promedio anual de crecimiento del PIB entre los años 1981 a 2001, que fue del 4,6%, esto es, más de un 10% por año, además del impacto positivo en variables cualitativas del mercado financiero nacional, tales como desarrollo del mercado de capitales, perfeccionamiento de la regulación financiera, mejora en los gobiernos corporativos de las empresas y protección de los inversionistas minoritarios entre otros.

En este último caso hemos visto cómo el único contrapeso significativo frente a probables abusos por parte de los accionistas mayoritarios o controladores, ha sido precisamente la presencia en las Juntas de Accionistas o incluso recursos judiciales presentados por las AFP, defendiendo el interés de no solo de los accionistas minoritarios sino que el interés de los dueños de los fondos, que somos los cotizantes del sistema de pensiones chileno.

Guillermo Araya
Gerente de Estudios Renta4 Corredora de Bolsa

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV