martes, 2 de marzo de 2021 Actualizado a las 20:40

Entrevista exclusiva con Bloomberg

Bachelet se sincera: quiere terminar con la adicción de Chile al cobre tras 50 años

por 23 enero, 2017

Bachelet se sincera: quiere terminar con la adicción de Chile al cobre tras 50 años
La presidenta se puso plazo de 10 años para que la economía del país esté más diversificada, poniendo énfasis en la productividad, la innovación, la educación y la investigación para cambiar la cultura económica del país y depender cada vez menos del metal rojo. Se refirió además al criticado sistema de pensiones chileno, indicando que "es bueno para el mercado, para la economía, pero no es bueno para la gente que se jubila".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La presidenta Michelle Bachelet dice que su administración ha sentado las bases para lograr lo que ningún otro gobierno chileno ha logrado hacer durante medio siglo: romper la adicción al cobre en la nación.

El énfasis en la productividad, la innovación, la educación y la investigación está cambiando la cultura económica del país, dijo Bachelet en una entrevista en el palacio presidencial en Santiago el viernes. La miembro del Partido Socialista habló al entrar en el último año de su segundo mandato de cuatro años.

"Estoy convencida de que en 10 años, y esperemos que antes, con todas las cosas que estamos haciendo con la agenda de productividad, con el crecimiento, Chile va a ser una economía mucho más diversificada", dijo Bachelet. "Podemos hacer que el salto hacia el desarrollo."

El auge del cobre que duró una década y que finalizó en 2014 empujó a Chile hacia el borde del estado a una nación desarrollada, con un producto interno bruto per cápita cercano a los niveles observados en países como Portugal. Luego los precios del cobre cayeron y el pronóstico del ex presidente Sebastián Pinera de que Chile sería una nación desarrollada para el 2018 de repente parecía desesperadamente ambicioso. Ahora, dice Bachelet, Chile está sentando las bases para dar ese salto final.

Como parte de una ambiciosa reforma educativa, el gobierno de Bachelet garantizó la gratuidad de la educación superior para todos a partir de 2020, intensificó las asociaciones público-privadas, impulsó la comercialización de la investigación universitaria y creó la semana pasada un Ministerio de Ciencia. La agenda de productividad del Ministerio de Hacienda tiene 47 medidas diferentes, 10 proyectos de ley en el Congreso y 37 iniciativas administrativas, con una inversión de $1.500 millones.

"La forma de desarrollarse no es hacer más de lo mismo", dijo Bachelet. "La forma de hacerlo es exactamente lo que hemos estado tratando de hacer: desarrollar una ambiciosa agenda de productividad".

Después de que los precios del cobre cayeran, Chile registró los últimos tres años su peor crecimiento desde el colapso económico de 1981. Al mismo tiempo, las calificaciones de cobre están cayendo, haciendo que Chile sea menos competitivo con otras naciones ricas en commodities como Perú.

El gigante estatal de cobre, Codelco, se encuentra en medio de un plan de inversiones de 18.000 millones de dólares, sólo para mantener la producción a niveles actuales.

Presiones Sociales

Mientras que la administración de Bachelet ha enfatizado el impulso de la productividad, muchos en la industria la han criticado por concentrarse en la redistribución de la riqueza, en lugar de crearla. Una ley de impuestos de 2014 aumentó los ingresos fiscales en 3 puntos porcentuales del PIB para financiar el gasto en educación y salud. Al mismo tiempo, las leyes laborales han fortalecido los derechos de negociación de los sindicatos.

Bachelet dice que era imposible ignorar las crecientes demandas sociales. Chile ha cambiado desde el final de la dictadura de Augusto Pinochet en 1990, dijo.

"Los hijos de la democracia son mucho más exigentes, conscientes de sus derechos; quieren una mayor transparencia, más responsabilidad ", dijo Bachelet. "Eso se llama desarrollo. Puedes aprobarlo o no, pero siempre habrá mayores expectativas", agregó.

Líderes de la industria culpan a su programa de reformas por socavar la confianza empresarial, amortiguando la inversión y el crecimiento y exacerbando el impacto de los menores precios del cobre. La popularidad de Bachelet cayó a 19 por ciento en agosto del año pasado, la calificación de aprobación más baja para cualquier presidente chileno desde al menos 2006, según las encuestas de GfK-Adimark, arrastradas por una acusación de uso de influencias contra su hijo.

Otro año

El banco central redujo su previsión de crecimiento para 2017 a entre 1,5 y 2,5 por ciento el mes pasado, de 1,75 por ciento a 2,75 por ciento. Eso hará un cuarto año de lento crecimiento en un país que se ha expandido 5.4 por ciento en promedio desde 1987.

Bachelet dijo que sigue decidida a impulsar su paquete de reformas restantes; revisar el sistema de pensiones privadas, aprobar dos proyectos de ley de educación, finalizar propuestas para una nueva constitución y legalizar el aborto en algunos casos.

Bajo el sistema chileno de pensiones de $172 mil millones, creado durante la dictadura de Pinochet, cada chileno paga el 10 por ciento de sus salarios en un fondo administrado por el sector privado. Mientras que el gobierno ha propuesto una tasa adicional del 5 por ciento sobre los salarios pagados por los empleadores, hasta el momento, no hay propuestas para sacar los fondos existentes de los gestores de fondos privados, dijo Bachelet.

"Lo que está claro para todo el mundo es que las pensiones en Chile no son buenas", dijo Bachelet. "El sistema es bueno para el mercado, para la economía, pero no es bueno para la gente que se jubila".

Lazos con la Unión Europea

El impulso de los lazos con la UE también está en la agenda, ya que el gobierno refuerza su compromiso con el libre comercio, pese a la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y la política de "América Primero" esbozada en su discurso inaugural.

"Creo en el libre comercio no sólo por razones teóricas, sino también por razones prácticas", dijo Bachelet. "Chile es un país de 17 millones de habitantes; no podemos depender del mercado interno".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV