miércoles, 20 de noviembre de 2019 Actualizado a las 13:01

opinión

Autor Imagen

La nueva Constitución de Cuba no arreglará su economía

por 27 agosto, 2018

La nueva Constitución de Cuba no arreglará su economía
Los Castro están afuera, la propiedad privada está adentro, y Estados Unidos ya no es el enemigo, solo un mal necesario. Cuando la nueva Constitución de Cuba se ponga en marcha en noviembre, el histórico enclave comunista del hemisferio occidental se renombrará simplemente como una sociedad socialista.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para cualquier persona que anhela la claridad de la Guerra Fría, Cuba ha sido una inspiración perdurable. Olvídese del Consenso de Washington auspiciado por los gringos, de la democracia electoral desordenada o de la marea rosa anodina. La isla caribeña ha seguido siendo un régimen de una sola familia que sirve al comunismo hasta el siglo XX.

Sin embargo, para medir la conmoción entre los líderes en La Habana, esas consoladoras garantías se han ido. Los Castro están afuera, la propiedad privada está adentro, y Estados Unidos ya no es el enemigo, solo un mal necesario. Cuando la nueva Constitución de Cuba se ponga en marcha en noviembre, el histórico enclave comunista del hemisferio occidental se renombrará simplemente como una sociedad socialista.

Justo lo que esta nueva Constitución presagia no está claro. Pero perdona una ración de lástima por el presidente Miguel Díaz-Canel. Desde que asumió el cargo el pasado mes de abril, se le ha encomendado una tarea improbable: vender el cambio como continuidad y, al mismo tiempo, continuidad como una nueva revolución.

Sí, las reformas en la Carta propuesta de 224 artículos apoyan a un mundo cambiante. Los gobernadores provinciales tendrán más autonomía y un primer ministro compartirá el poder con el presidente. Significativamente, en un país famoso por su gerontocracia, los futuros líderes deben tener 60 años o menos.

También hay edulcorantes para ciudadanos comunes. El 14 de agosto, los cubanos fueron obsequiados con un día de acceso gratuito a los servicios de Internet móvil, una prueba para cablear el país menos conectado del hemisferio. Y en una ruptura con las viejas religiones revolucionarias, incluso hay una cláusula que sanciona las uniones del mismo sexo.

"Las reformas son un paso simbólico importante", dijo William LeoGrande, académico de la Universidad Americana de Cuba. "La legalización de la propiedad privada pone al sector privado en una base legal firme, que no ha tenido. Y al eliminar el viejo compromiso de construir una sociedad comunista, la nueva Constitución subraya el reconocimiento de que una economía mixta es el futuro ".

Pero aún no agites tu boina. Impulsar las reformas es el imperativo existencial que Cuba debe adaptar o colapsar. La economía se ha estancado y el empleo es escaso: un millón de empleos en el sector público fueron eliminados de 2009 a 2016, según el economista cubano Pavel Vidal Alejandro, de la Universidad Pontificia Javeriana de Colombia. El sector privado emergente ha comenzado a tomar el relevo, pero solo tímidamente.

Después de aumentar hasta principios de 2017, el flujo de visitantes extranjeros cayó fuertemente hacia fines de año, en parte debido al huracán Irma y en parte a restricciones más estrictas por parte de la administración Trump, privando a Cuba de unos $ 200 millones en recibos turísticos proyectados.

Internacionalmente, las opciones de Cuba también se han reducido. El colapso de la Unión Soviética dejó a Cuba sin su legado benefactor, y la implosión venezolana ha reducido las entregas de petróleo bolivariano a menor precio. Mientras tanto, el descontento se enrarece en casa, especialmente entre los jóvenes, para quienes la gloria revolucionaria era cosa de sus abuelos. Algo debe dar.

Alentados quizás por la ola de capitalismo autoritario que ha arrastrado el mapa de China a Hungría, los líderes cubanos apuestan a políticas para relajar las restricciones del gobierno en el mercado lo suficiente como para poner en riesgo el crecimiento, pero no tanto como para poner en peligro la economía dirigida.

Podrían seguir las señales de amigos extranjeros de ideas afines, que han logrado modernizarse sin democratizarse. En marzo, el secretario general del Partido Comunista de Vietnam, Nguyen Phu Trong, encabezó una delegación a la isla y compartió algunos consejos. El mercado solo "no puede destruir el socialismo", dijo Trong a sus anfitriones en la Universidad de La Habana. "Pero para construir el socialismo con éxito es necesario desarrollar una economía de mercado de manera adecuada y correcta".

Al parecer, ese consejo todavía no se ha incorporado. "Las reformas sobre la mesa refuerzan el modelo cubano al asegurar que el sector privado nunca sea tan privado y nunca tan fuerte", dijo Javier Corrales, un analista político del Amherst College. "Es como tratar de volar un avión con un motor. Puedes hacerlo, pero va a ser un vuelo accidentado".

El riesgo es una gran cantidad de medidas a medias que generan aún más distorsiones. Las recientes pautas sobre negocios privados, que aprueban la propiedad privada pero no la acumulación de riqueza privada, representan lo que Richard Feinberg, erudito de la Universidad de California en San Diego, ha llamado "un gran salto hacia atrás".

"Esto no es una artimaña de los autócratas inteligentes", me dijo Carlos Saladrigas, presidente del Cuba Study Group, un equipo de investigación no partidista con sede en Miami. "Tienen tanto miedo del cambio y de lo que las fuerzas del mercado van a hacer que no pueden llegar a un acuerdo".

Pasado por alto en el restablecimiento constitucional es una revisión de la enrevesada moneda cubana. Mientras que los ciudadanos cubanos y las empresas privadas han cambiado sus pesos a alrededor de 24 por dólar, las compañías estatales que dominan la economía nacional aún obtienen la dulce y completamente ficticia tasa de uno a uno de los años ochenta. Como consecuencia, Cuba sufre de precios distorsionados y subsidios suntuosos, por lo que "fomenta la supervivencia de empresas que no contribuyen en nada a la economía", y desperdicia "enormes cantidades de recursos financieros y humanos", encontró Vidal. Y, sin embargo, unificar el tipo de cambio requiere medidas para compensar el inevitable shock financiero, como invitar a la inversión extranjera y liberar al sector privado "para absorber el desempleo que se produciría en las empresas que quiebran", escribe Vidal.

La sociedad civil de Cuba también parece decepcionada. "Una Constitución que reafirme el control del Partido Comunista sobre la sociedad", tuiteó recientemente la activista web Yoani Sanchez. "No no no no."

Errar en la reforma constitucional es una oportunidad desaprovechada que aumenta el riesgo de un revés perdurable. "Esta es la Constitución. No es algo que pase, derogue y reescriba cada pocos meses ", dijo Saladrigas. "Si no haces cambios fundamentales, ¿para qué molestarse?".

Pregunta justa, pero tal vez para la próxima revolución cubana.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV