viernes, 13 de diciembre de 2019 Actualizado a las 21:43

Opinión

Autor Imagen

Inversión de Impacto: la oportunidad de mezclar las billeteras

por 26 septiembre, 2018

Inversión de Impacto: la oportunidad de mezclar las billeteras
Tenemos desafíos importantes en la oferta y la demanda. Se requieren más proyectos listos para la inversión que cumplan con los estándares para obtener financiamiento; más alianzas y programas de colaboración con actores públicos, privados y sociales; y mayor conciencia del rol más activo que debe tener el sector privado chileno en la solución de problemas sociales, a través de estrategias sostenibles en el tiempo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Existen muchos mitos en torno al rol del sector privado en la inversión social. Uno de ellos, es que el mundo empresarial privado solo busca la rentabilidad financiera y que debería ser el Estado, u otras organizaciones de la sociedad civil, las que solucionen los problemas sociales. Otro mito es pensar que los inversionistas tienen solo dos billeteras: una para invertir y obtener utilidades, y otra para donar y hacer el bien.

Sin embargo, esta visión ha ido cambiando en el mundo y también en Chile gracias a la inversión de impacto. No se trata de filantropía o donaciones, sino de cambiar paradigmas y mezclar estas dos billeteras, ejecutando inversiones en compañías, y organizaciones, buscando generar un beneficio social y medioambiental para la comunidad y, al mismo tiempo, obtener un retorno financiero.

Esto plantea el desafío de invertir en una industria, pero al mismo tiempo apoyar el proceso productivo y toda la cadena de valor que hay detrás de ella. Invertir en aspectos sociales y ambientales, conociendo las implicancias que tienen esas decisiones en el entorno. Se trata de formar una sociedad y una relación de largo plazo, alineando intereses. Plantea así, también, una oportunidad de aportar desde lo que el sector privado sabe hacer: invertir buscando resultados, en este caso financieros, sociales y ambientales.

Actualmente, Chile tiene espacio y potencial para que este tipo de iniciativas se consoliden. Contamos con un ecosistema de interesados en este tipo de inversiones en pleno crecimiento, con inversionistas especializados y con capital humano capacitado que busca tener trabajos con sentido. Sin embargo, todavía nos queda mucho camino por recorrer y estamos lejos de países más desarrollados en esta materia.

Tenemos desafíos importantes en la oferta y la demanda. Se requieren más proyectos listos para la inversión que cumplan con los estándares para obtener financiamiento; más alianzas y programas de colaboración con actores públicos, privados y sociales; y mayor conciencia del rol más activo que debe tener el sector privado chileno en la solución de problemas sociales, a través de estrategias sostenibles en el tiempo.

Para acortar esta brecha con países desarrollados, es fundamental que exista mayor coordinación entre los actores de la industria y que cada vez más inversionistas en Chile estén dispuestos a mezclar sus billeteras. El hacer de la inversión de impacto una alternativa realmente atractiva no solo generará mayor valor en quienes invierten y ayudará a resolver problemas que enfrentamos como sociedad, sino que además será la base del desarrollo del país en el largo plazo.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV