viernes, 22 de marzo de 2019 Actualizado a las 04:08

MERCADOS

Argentina, un rompecabezas de alto riesgo para los fondos chilenos

por 16 noviembre, 2018

Argentina, un rompecabezas de alto riesgo para los fondos chilenos
Los principales vehículos apostados en el país trasandino han tenido un año para el olvido, con pérdidas que en algunos casos han borrado todas los retornos generados desde la creación de algunos fondos. La fiebre que a fines del año pasado despertaron las Lebacs –letras emitidas por el Banco Central de ese país– tampoco se vio reflejada en el desempeño que ha tenido la mayoría de los vehículos dedicados a estos títulos. Con las AFP como principales aportantes de varios de estos fondos de inversión, la Argentina de Macri sigue siendo una corazonada de alto riesgo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para el mercado financiero mundial, la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada suponía una nueva historia para Argentina. Su triunfo venía anclado a una serie de promesas que, a organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los fondos más grandes del mundo, les eran atractivas: reducir su deuda e iniciar una serie de reformas con miras a fomentar las inversiones en su país. Era una apuesta riesgosa, pero al mercado le hacía sentido.

Sin embargo, en las últimas semanas el mandatario argentino se ha tenido que esmerar en dar señales de seguridad de que su país no caerá en default. El mercado no cree que sea capaz de cumplir con los pagos comprometidos al FMI –más de US$90 mil millones antes de diciembre de 2019– y ve la presión sobre los temas sociales como un asunto que a Macri se le puede ir de las manos. Todo esto sucede mientras el peso argentino se devalúa en más del 70% desde que asumió la presidencia, en diciembre de 2015.

Al inicio de la era Macri, Wall Street y los fondos más grandes del mundo le creyeron al Jefe de Estado argentino. Distintos gestores de fondos armaron sus propios vehículos para invertir en acciones y deuda en dicho país, otras grandes compañías acudieron en ayuda financiera comprando US$3 mil millones en bonos de su Ministerio de Hacienda, con el afán de inyectar dólares en esa economía. Pero, al parecer, la crisis que atraviesa la economía vecina no estaba dentro de los cálculos de los grandes players internacionales, tampoco de los chilenos. Algo en el calculo falló.

En Chile, el mercado local también vivió cierta euforia por el triunfo de Macri y lo que suponía un mayor dinamismo en su economía. Las empresas con operaciones en ese país hablaron de un impulso a la amistad comercial allende Los Andes y los gestores de fondos más relevantes de la nación crearon una serie de vehículos para mover capital allí. Algunos alcanzaron retornos importantes, pero que hoy quedaron en el tintero. Argentina sigue siendo un rompecabezas para ellos.

Doble apuesta

Un gestor de fondos conocido por su interés en Argentina es Moneda. La firma apostó con dos fondos: Patagonia y Renta Fija Argentina.

Hasta diciembre del año pasado, Patagonia acumulaba retornos de 102% desde su creación en diciembre de 2014, con un patrimonio bajo administración de US$197 millones. Este 2018 iba a ser otro buen año para el fondo: "Seguimos teniendo una visión general favorable respecto a la inversión en activos argentinos (...) aún ofrecen rendimientos por sobre el de los principales países emergentes y aún queda margen para una posible compresión adicional", afirmaba, en la memoria 2017, Pablo Echeverría, presidente de Moneda.

Al inicio de la era Macri, Wall Street y los fondos más grandes del mundo le creyeron al presidente argentino. Distintos gestores de fondos armaron sus propios vehículos para invertir en acciones y deuda en dicho país, otras grandes compañías acudieron en ayuda financiera comprando US$3 mil millones en bonos de su Ministerio de Hacienda, con el afán de inyectar dólares en esa economía. Pero, al parecer, la crisis que atraviesa la economía vecina no estaba dentro de los cálculos de los grandes players internacionales, tampoco de los chilenos. Algo en el calculo falló.

Sin embargo, a septiembre las pérdidas del fondo restringieron sus ganancias hasta el 36,8%, disminuyéndose su patrimonio administrado hasta los US$132 millones. Ese mes, la duración del fondo, cuyo plazo era para diciembre, se prorrogó para 20 años más. Entre sus aportantes, principalmente corredoras de bolsa, Penta y Costa Verde –sociedad de la familia Cueto–, hubo un pequeño grupo de disidentes que optaron por ejercer su retiro.

El otro fondo de Moneda que ha tenido problemas es Renta Fija. Se lanzó en diciembre del año pasado, pero desde entonces acumula pérdidas del orden del 42%, con un patrimonio bajo administración, en septiembre, de US$209 millones. Más que deuda argentina, se trata de letras del Banco Central argentino, llamadas Lebacs, que generaron mucho interés en el mercado local a fines del 2017. Al cierre de octubre, las AFP tenían invertidos US$80,4 millones en este fondo.

LarrainVial también apostó doble, a través de sus fondos Oportunidad Argentina y Ahorro Argentina. El primero invierte tanto en acciones como instrumentos de deuda, con un patrimonio administrado que roza los US$30 millones a septiembre, su valor cuota ha caído un 13% desde su creación en agosto de 2016. Solo este año ha perdido en torno al 24%.

Ahorro Argentina tiene un patrimonio de US$25 millones e invierte principalmente en instrumentos de deuda de corto plazo, principalmente Lebacs. Ha corrido la misma suerte que el resto, pues se lanzó en diciembre de 2017 y desde entonces anota una caída de 31%. Pese a ello, en su último informe de septiembre pasado, en LarrainVial siguen viendo esta inversión como atractiva, pues estiman que para lo que resta del año las tasas locales compensarán la depreciación del peso argentino. En este fondo también destacan las AFP como aportantes, con US$9,9 millones al cierre de octubre de este año.

Hoy los fondos son de Zurich, pero los lanzó EuroAmerica. Su apuesta también fue doble, uno con foco en acciones y el otro en deuda. El accionario, Equities Argentina, se lanzó en julio del 2017, pero su rendimiento no ha sido positivo. Invierte principalmente en emisores registrados dentro del MSCI Argentina y en lo que va del año acumula una pérdida nominal de 51% a septiembre, con un patrimonio administrado de US$6,7 millones. En su último informe de septiembre, sostiene que "el fondo está positivo en los sectores Bancario, Energía y exportadores que se deberían beneficiar por mayores tasas de interés, la devaluación de la moneda, y de un eventual aumento de flujos en el mercado". A octubre de este año, las AFP tenían invertidos US$1,3 millones en este vehículo.

La otra apuesta de EuroAmerica fue Deuda Argentina, un fondo que en un 70% se invierte en bonos de emisores argentinos. Se lanzó hace poco más de un año, en octubre, pero su retorno en 12 meses –hasta septiembre– es -35,73%. El patrimonio bajo administración es US$1,4 millones.

Fiebre por Lebacs

Las letras del Banco Central de Argentina llamaron la atención de los inversionistas, quienes proyectaron altas tasas de retorno, a pesar que han sido instrumentos de rendimiento volátil.

Además de los vehículos ya mencionados que invierten en estos títulos, BTG Pactual y Credicorp crearon fondos especialmente para invertir en las Lebacs.

Al igual que Moneda y LarrainVial, BTG Pactual lanzó en diciembre el fondo Renta Argentina. Entre aportes y retiros, a octubre de este año administraba una cifra menor de $800 millones. Su rentabilidad acumulada es de -27%.

Poco antes, en noviembre del año pasado, Credicorp lanzó Argentina Liquidez. A septiembre de este año manejaba activos por US$22,5 millones. Su rentabilidad en la mayoría de las series ronda pérdidas en torno al 34%. Al cierre de octubre, las AFP tenían US$17,5 millones.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV