martes, 15 de octubre de 2019 Actualizado a las 20:31

MERCADOS|BLOOMBERG

Los incendios en Brasil amenazan la seguridad de EE.UU.

por 3 septiembre, 2019

Los incendios en Brasil amenazan la seguridad de EE.UU.
La Amazonía no es solo un vasto cuerpo de agua: es el corazón palpitante de una enorme selva tropical que suministra hasta 6% del oxígeno del mundo y alberga quizás 2 millones de especies distintas. Seamos claros, debido al cambio climático, una selva tropical en llamas afecta a todo el mundo. A medida que el planeta se calienta, los patrones climáticos se vuelven menos predecibles y se producen tormentas cada vez más destructivas. El derretimiento del hielo en los polos norte y sur causa un aumento en el nivel del mar.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por Jair Stavdiris

Cuando dirigí el Comando Sur de Estados Unidos hace una década, hice un viaje al sitio de entrenamiento en la selva del ejército brasileño cerca de Manaus, en la cuenca del río Amazonas. Pasé tiempo en la selva con las tropas brasileñas y también en el río, reuniéndome con algunos de los 300 grupos indígenas que pueblan la región, que abarca nueve países suramericanos.

Llegué a comprender que el orgullo brasileño por su control de gran parte de la selva tropical es palpable y bien merecido. Ahora, por supuesto, ese orgullo está bajo desafío por los 60.000 incendios que se detectaron allí este año. La reciente cumbre del G7 desencadenó un acalorado debate internacional sobre cómo contener los incendios. Los líderes de todo el mundo critican duramente a Brasil, en particular el presidente francés, Emmanuel Macron.

La Amazonía no es solo un vasto cuerpo de agua: es el corazón palpitante de una enorme selva tropical que suministra hasta 6% del oxígeno del mundo y alberga quizás 2 millones de especies distintas. Seamos claros, debido al cambio climático, una selva tropical en llamas afecta a todo el mundo. A medida que el planeta se calienta, los patrones climáticos se vuelven menos predecibles y se producen tormentas cada vez más destructivas. El derretimiento del hielo en los polos norte y sur causa un aumento en el nivel del mar.

Para EE.UU., el calentamiento del planeta es una amenaza en rápido crecimiento para la seguridad nacional. Para la Marina de EE.UU., en particular, es una crisis.

A modo de ejemplo, el ejército de EE.UU. tiene su colección de instalaciones más importante en la región de Hampton Roads en Virginia. Es una vasta estación naval que alberga a casi 100 buques de guerra; la base de la Fuerza Aérea Langley, sede del poderoso Comando de Combate Aéreo; y la joya de la corona de la construcción y reparación de flotas, el astillero naval de Norfolk. Todos son significativos, pero el más importante en muchos sentidos es el astillero.

Con más de dos siglos de antigüedad, el astillero ha sido un sitio de construcción para todo, desde las primeras fragatas estadounidenses hasta los acorazados de la Segunda Guerra Mundial y los portaaviones de propulsión nuclear actuales. Pero en la última década, ha pasado por nueve inundaciones significativas, y muchos millones de dólares en daños. De particular preocupación son los diques secos, que permiten que los enormes buques de guerra se equilibren cuidadosamente en posición vertical mientras están fuera del agua, lo que permite trabajar en el casco exterior y el sistema de propulsión.

A medida que el nivel del mar sube en el área de Norfolk, toda esta compleja infraestructura está bajo amenaza. Si sumamos el aumento de las aguas y una mayor probabilidad de que los huracanes golpeen la región, las vulnerabilidades son obvias y alarmantes. Como ha dicho mi buen amigo Denny Ginn, anteriormente almirante a cargo de todas las instalaciones de la fuerza naval, "solo es cuestión de tiempo" antes de que tengamos un evento catastrófico.

Casi un tercio de la Armada es de propulsión nuclear, los 69 submarinos y los 11 portaaviones, y solo hay cuatro astilleros certificados para trabajar en sus sistemas nucleares. La idea de perder uno de los dos más importantes (el otro está en Bremerton, Washington, y es inaccesible para la Flota del Atlántico), y el más cercano a un área importante de concentración de la flota, mantiene a los almirantes en insomnio.

Los otros dos astilleros nucleares se encuentran en Pearl Harbor en Hawái y Kittery, en Maine; son más pequeños y se centran solo en submarinos. El aumento del nivel del mar, las grandes tormentas potenciales y la falta de preparación son una mala combinación no solo para la Armada, sino que también se reflejan en los otros servicios. Hay muchas otras bases que son igualmente vulnerables en EE.UU. y en el extranjero, especialmente en la Estación Naval de Mayport en el norte de Florida y en bases aéreas en la zona del Panhandle, como la Base de la Fuerza Aérea Tyndall, que fue devastada por el huracán Michael esta primavera.

Dado el escepticismo de la administración de Donald Trump hacia la ciencia del cambio climático, es poco probable por ahora que los servicios puedan superar la oposición política para concentrar los recursos en enfrentar los desafíos. Al principio de su gobierno, Trump retiró a EE.UU. del Acuerdo de París. Ni siquiera se presentó a la discusión sobre el clima global en la cumbre del G7 el 26 de agosto. A medida que la Amazonía arde, la respuesta de EE.UU. se ha silenciado, limitada a unos pocos tuits tipo "gánales" del presidente Trump dirigidos al presidente Jair Bolsonaro de Brasil, y ha enviado un solo avión contra incendios.

Estados Unidos necesita un enfoque integral del clima que combine una renovación de las asociaciones internacionales, como los Acuerdos de París; mejor cooperación interinstitucional entre el Departamento de Defensa y el resto del gobierno, especialmente el Servicio Meteorológico Nacional y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias; y cooperación público-privada para reducir los gases de efecto invernadero. Si este gobierno no está dispuesto a hacerlo, los gobiernos estatales y locales tienen que responder el llamado, y trabajar directamente con el sector privado. Los estadounidenses deben entender cómo estas nubes de humo que se elevan sobre la Amazonía son una amenaza directa para nuestra seguridad nacional.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

La bala

Envíada por Claudio Jiménez Rojas | 14 octubre, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV