viernes, 4 de diciembre de 2020 Actualizado a las 18:21

Hernán Larraín: Nuestra propuesta tributaria recaudaría US$5.200 millones y se irían sólo a Educación

por 8 mayo, 2014

Hernán Larraín: Nuestra propuesta tributaria recaudaría US$5.200 millones y se irían sólo a Educación
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hoy el senador de la UDI, Hernán Larraín, junto a su par de la DC, Andrés Zaldívar, participarán en un seminario convocado por Asexma para tratar la reforma tributaria impulsada por el gobierno. En la ocasión, Larraín presentará una propuesta alternativa al proyecto del Ejecutivo, que tiene como base la proposición realizada por el senador hace 2 años, cuando se discutía la iniciativa impositiva del ex Presidente Sebastián Piñera.

En este contexto, el senador UDI se jugará todas las cartas en lograr modificaciones al corazón de la reforma, pese a que el gobierno ha cerrado las puertas a ello. En esta línea, la idea de Larraín es mantener el FUT, pero con mejoras; tener un impuesto de primera categoría progresivo y por tramos; y medidas para disminuir la evasión del IVA. Hoy será la prueba de fuego de esta propuesta, ya que por primera vez la presentará de manera pública y ante empresarios.

¿En qué línea irá su propuesta alternativa a la reforma tributaria?
Me importa asegurar que quienes ganan más paguen más, como dice el gobierno. Sin embargo, cuando uno analiza la propuesta (del Ejecutivo) se encuentra con una contradicción. Por ejemplo, cuando sube el impuesto de primera categoría de 20% a 25%, le está cobrando por igual a todos, independiente de lo que ganen, por tanto no están pagando más lo que están ganando más, están pagando todos el mismo porcentaje.

Entonces, ¿cuál es su proposición al respecto?
Lo primero es cambiar el concepto de impuesto de primera categoría de una tasa fija e igual para todos. Mi propuesta apunta a tener una escala gradual por tramo, progresiva, de la misma forma que es el impuesto de segunda categoría (a las personas). Esta escala iría de 0% a 30%, en tramos que va aumentando de distinta forma con una tasa marginal que va de 5%, 10%, 15%, 18%, 20%, 23%, 25% y 30%. Me parece que eso responde de verdad al criterio de que los que ganen más pagan más.

¿Cómo será la diferenciación del tramo de las empresas, por ventas o utilidades?
Se diferenciará por las rentas tributarias anuales, es decir, las que ganan entre 0 y 500 UTA, pagan un 5%; entre 500 y 750 UTA, un 10%; y así va subiendo. Esta medida, que se está afinando recaudaría sobre los US$3.000 millones.

Pero ¿no cree que esta propuesta es muy compleja para su control?
La verdad es que eso también ocurre con las personas y al final Impuestos Internos es capaz de hacer un control de esto, y también dependerá cómo se puede ir definiendo esta situación.

Pero sólo esta medida no logra la recaudación que pretende el gobierno...
Un segundo punto de la propuestas está relacionada con el FUT. Más que eliminar el FUT estamos viendo cómo ir haciendo que el FUT se circunscriba en su ámbito y que empiece a pagar impuestos en aquella parte donde no se circunscriba, es decir, si una persona reinvierte esos fondos en la capitalización de su empresa o en el mercado de capitales chilenos no paga impuestos, pero todo lo que se sale de eso empieza a pagar impuestos que se van acumulando anualmente. Esto sería un impuesto del 1% sobre las utilidades reinvertidas, que se agrega al gravamen de primera categoría, hasta llegar al 35%. Acá se podría recaudar como mínimo US$500 millones.

Acá sólo apunta al corazón de la reforma...
Es que además creemos que es posible disminuir la evasión del IVA como mínimo en un 30%. La masificación de la factura electrónica y otros controles tecnológicos que se puedan hacer, permitirían alcanzar esa cifra. Según datos oficiales la recaudación por IVA se calcula en US$11.000 millones al año, y la evasión se calculó en un 26%. Si nosotros reducimos en un 30% esa evasión, nos da una mayor recaudación de US$900 millones.

¿Y se tocaría el Fondo de Inversión Privada?
Más que eliminar el FIP, lo que proponemos son nuevas normas que permitan regularlo, y que limiten el tiempo de uso, con un orden de 5 años plazo, a partir de lo cual empiezan a pagar. Todavía no tenemos una estimación de cuánto recaudaría esto.

¿Tienen reparos a la reforma fuera del impuesto de primera categoría?
Estamos pensando mantener alguno de los impuestos que están en el proyecto, como los que neutralizan externalidades negativas, como el impuesto al tabaco o los impuestos verdes. Pero también somos partidarios de eliminar muchas de las propuestas, por ejemplo, mantener los beneficios que existen para la ganancia de capital, no eliminar las rentas presuntas, no eliminar los beneficios de los sectores inmobiliarios y de la construcción, no eliminar el IVA a los inmuebles, no aumentar el impuesto de timbres y estampillas, por mencionar algunos.

¿Cuánto pretende recaudar su propuesta?
Lo que estamos planteando es que un periodo en que la economía va en proceso de desaceleración, no es prudente hacer un ajuste tributaria muy grande. Pero además estamos haciendo una reforma cuyos beneficios se vienen a concretar desde el 2015, a diferencia de la posición del gobierno cuyos efectos se completan en 4 años más. Es decir, si bien lo que se recaudaría es menor, esto se comienza a percibir el próximo año. Estamos hablando de una cifra, que aún no terminamos de afinarla, en torno a los US$5.200 millones.

Es muy inferior a lo que espera el gobierno...
Es que iría aparejado con una definición de destino de estos mayores recursos. Creemos que el gobierno no ha sido claro en qué se destinarían estos recursos, porque inicialmente se irían a Educación, pero también a temas sociales y a reducir el déficit fiscal, pero nosotros lo que queremos es que estos US$5.200 millones se destinen a educación, y que para otros efectos, el gobierno utilice lo que es el crecimiento.

¿Usted ha consensuado estas ideas con otros senadores?
Aún no he conversado con nadie, porque estoy recién hilvanando esta propuesta, que espero tenerla como documento la próxima semana. Mi intención es darlo a conocer al interior de la UDI, en la oposición, para generar acuerdos en torno a esta propuesta o a una similar. A mí me parece que hasta ahora el debate ha sido parcial, ya que el gobierno hizo una propuesta a la cual se ha reaccionado, señalando lo negativo, pero no se ha avanzado en una nueva propuesta (...). Tenemos que pasar a una etapa propositiva.

¿Cómo pretende que sus propuestas sean escuchadas si cambiarían el corazón de la reforma?
Entiendo que ellos pretendan cerrar toda la apertura que pudiera tener un cambio significativo a su propuesta, pero pienso que en materias tan complejas y delicadas, si uno fundamenta los posibles efectos que esto trae, y al mismo tiempo le da instrumentos al gobierno, es un incentivo poderoso que viene acompañado de generar un cambio estructural con acuerdo político.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV