jueves, 25 de febrero de 2021 Actualizado a las 09:22

Análisis: el equipo ideal que engalanó la Copa América

por 6 julio, 2015

Análisis: el equipo ideal que engalanó la Copa América
Finalizó la Copa América, y llega la inevitable hora de los balances y recuentos que esta vez alzaron a Chile como el mejor equipo del torneo, con rendimientos individuales sobresalientes. Pero también hubo puntos altos en otras selecciones.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

CLAUDIO BRAVO (CHILE, 13 de abril de 1983, 32 años): el arquero chileno tuvo un rendimiento regular a lo largo del torneo, el cual fue en alza en el tramo final, sobre todo en el nervioso partido con Uruguay y la infartante definición con Argentina, donde frustró dos claras opciones de gol de los trasandinos, además de haber detenido el penal de Ever Banega, que dejó a Chile al borde del título. (95 partidos con la selección, 0 gol) tasación: US$ 12 millones.

LUIS ADVÍNCULA (PERÚ, 2 de marzo de 1990, 25 años): junto a Murillo asoman como las grandes sorpresas del equipo ideal de la Copa. En el caso del peruano, demostró gran regularidad en la zaga de su selección, que en la fase de grupos solo cedió goles ante Brasil, en el debut. Su mejor rendimiento estuvo en cuartos, ante Bolivia, y pese a caer en semifinales con el local fue un constante agente ofensivo que logró poner en aprietos la fiesta chilena. (28 partidos con la selección, 0 gol) tasación: U$ 4 millones

JEISON MURILLO (COLOMBIA, 27 de mayo de 1992, 23 años): cuando muchos esperaban el destape de la poderosa ofensiva colombiana, que incluyó un temible póker de atacantes (Teo Gutiérrez, Jackson Martínez, Carlos Bacca y Radamel Falcao), el defensor de Granada salvó el honor cafetero al señalar el único gol de su expedición por tierras chilenas, nada más y nada menos que ante Brasil, en lo que fue el único saldo positivo de los colombianos en esta edición de la copa. (8 partidos con la selección, 1 gol) tasación: US$ 10 millones

GARY MEDEL (CHILE, 3 de agosto de 1987, 27 años): para muchos, el mejor de la copa. Decisivo en aportar tranquilidad y experiencia en la zaga chilena, el “Pitbull” no desentonó ni desesperó, aun cuando un autogol suyo permitió a los peruanos alzarse e ir en busca del triunfo en la semifinal. En la final neutralizó los embates del ataque argentino con precisas intervenciones, y cuando el fondo físico empezó a decaer surgió toda la pasta del jugador para recurrir al oficio que lo tiene en la actualidad como uno de los baluartes del seleccionado nacional. (79 partidos con la selección, 6 goles) tasación: US$ 20 millones

JUAN MANUEL VARGAS (PERÚ, 5 de octubre de 1983, 31 años): el “Loco” no hizo alusión a su apodo en esta copa, y se mostró como un permanente agente neutralizador y generador de fútbol en la retaguardia peruana. A sus 31 años, Vargas parece haber encontrado su lugar de siempre en el seleccionado con el apoyo de Ricardo Gareca, quien le rodeó de jóvenes escuderos en la defensa (Ascues, Advíncula y Zambrano) en una posición que terminó por acomodarle. (59 partidos con la selección, 4 goles) tasación: US$ 5 millones

JAVIER MASCHERANO (ARGENTINA, 8 de junio de 1984, 31 años): lo del “Jefecito” en esta copa fue lo más regular en los argentinos, que apostaron a otros rendimientos para terminar con los 22 años de sequía de campeonatos sudamericanos. Constante generador de fútbol con precisos lanzamientos, por momentos se vio como el único jugador con ansias de triunfar, sin lograr contagiar a sus compañeros de aquel espíritu. Definitivamente, merece ganar algo con su selección y parece que le quedan dos oportunidades: el Mundial de Rusia y la Copa América de 2019. (117 partidos con la selección, 3 goles) tasación: US$ 30 millones

ARTURO VIDAL (CHILE, 22 de mayo de 1987, 28 años): pese al escándalo provocado por su accidente, en pleno desarrollo del torneo, lo del volante de la Juventus fue de alto nivel, acorde con su desempeño en Europa. Incluso se dio maña para estar en la discusión del goleador del torneo con sus tres goles. En la final, tomó las banderas y encabezó el ataque chileno, cuando las ideas escaseaban y Alexis Sánchez no encontraba la llave para abrir el juego del rival. La proyección de Vidal en Europa parece no tener límites y el Real Madrid asoma como la nueva escala en su recorrido. (69 partidos con la selección, 12 goles) tasación: U$ 50 millones

CHARLES ARÁNGUIZ (CHILE, 17 de abril de 1989, 26 años): reafirmando lo exhibido en Brasil 2014, lo del “Príncipe” no sorprendió en el torneo, alzándose como uno de los puntos altos del campeón. Con un despliegue envidiable y la dinámica adquirida en Brasil, Aránguiz se consagró como uno de los tres mejores jugadores del torneo, preparándose para ir por la Copa Libertadores a partir del 15 de julio con Internacional de Porto Alegre. (39 partidos con la selección, 6 goles) tasación: US$ 15 millones

JORGE VALDIVIA (CHILE, 19 de octubre de 1983, 31 años): un año estuvo preparándose para la Copa América. Y vaya que se notó: claro en buscar el arco contrario y sacrificándose cuando fue necesario, el “Mago” concedió sus mejores notas con la batuta del mediocampo chileno. Con altos rendimientos en la fase de grupo, no desentonó en los bravos escenarios que presentaron Uruguay y Perú. En la final cedió, enojo mediante, su lugar a Matías Fernández, en una acertada decisión de Jorge Sampaoli. (67 partidos con la selección, 6 goles) tasación: US$ 7 millones

PAOLO GUERRERO (PERÚ, 1 de enero de 1984, 31 años): un deja-vú del experimentado delantero incaico: nuevamente goleador de la copa y colgándose la medalla de bronce al pecho. Tras jugar una buena fase de grupos, aunque sin marcar; su destape vino en cuartos de final con tres goles ante Bolivia. En la definición del tercer lugar frente a Paraguay aseguró inscribirse en la historia del fútbol peruano quedando a un gol de la marca de Teófilo Cubillas, quien con 26 conquistas lidera a los máximos artilleros incaicos. (63 partidos con la selección, 25 goles) tasación: US$ 8 millones

EDUARDO VARGAS (CHILE, 20 de noviembre de 1989, 25 años): lo de “Edu” en la copa fue la confirmación de su alto rendimiento con la camiseta de La Roja. Goles claves: a Ecuador, cuando hubo que asegurar el resultado; a México, cuando era imperioso igualar y a Perú, con el mejor gol de la copa incluido. Su mal paso por el fútbol inglés es a estas alturas un mal recuerdo, y Nápoli deberá replantear su constante envío a préstamo. Mientras, las clasificatorias a Rusia aguardarán sus goles. (47 partidos por la selección, 22 goles) tasación: US$ 15 millones

DIRECTORES TÉCNICOS:

RICARDO GARECA (PERÚ): con la constante misión de reencantar a una afición que sueña cada cuatro años con volver a una copa del mundo, lo hecho por Gareca parece distanciarse de procesos como el de Sergio Markarián, quien hizo retroceder al fútbol peruano con su propuesta anacrónica y poco novedosa. Después de mucho tiempo es posible reconocer una columna vertebral en el equipo incaico, que deberá aprovechar los últimos cartuchos de una generación que logró instalarse en la élite del fútbol mundial (Vargas, Farfán, Pizarro y Guerrero, entre otros).

JORGE SAMPAOLI (CHILE): obligado a responder ante el desafío auto impuesto por sus dirigidos y por todo un país, el casildense estuvo a la altura de las circunstancias. Mantuvo el alto nivel de la Roja mostrado en el Mundial, pero le agregó los matices de calma que la convirtieron en un equipo más equilibrado y menos frenético. En la final le ganó el duelo táctico al “Tata” Martino, proponiendo un esquema que anuló a todos los talentosos trasandinos, incluyendo a Messi. Además, estuvo acertado en los cambios dispuestos durante los partidos. Y cuando algún jugador no respondió a la titularidad, fue implacable para sacarlo del equipo, como en los casos de José Rojas, Eugenio Mena y Miiko Albornoz.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV