domingo, 21 de julio de 2019 Actualizado a las 17:53

SML identifica a cuatro desaparecidos en cuartel de exterminio de Pinochet

por 20 julio, 2012

SML identifica a cuatro desaparecidos en cuartel de exterminio de Pinochet
Así lo revelaron este viernes fuentes judiciales, que subrayaron que se trata de tres dirigentes comunistas y un militante del MIR asesinados en el llamado Cuartel Simón Bolívar, de la DINA.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El Servicio Médico Legal (SML) logró identificar, después de pericias que se prolongaron durante once años, a cuatro detenidos desaparecidos que en 1976 fueron asesinados en un cuartel de exterminio de la policía secreta de Augusto Pinochet.

Así lo revelaron este viernes fuentes judiciales, que subrayaron que se trata de tres dirigentes comunistas y un militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) asesinados en el llamado Cuartel Simón Bolívar, de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

La existencia de dicho cuartel, del que ningún prisionero salió vivo, se desconoció hasta el año 2007, cuando fue desvelada a la Justicia por Jorgelino Vergara, alias "El Mocito", un agente de la DINA arrepentido.

Las identificaciones, realizadas sobre la base de un par de centenares de pequeños fragmentos óseos, según precisaron las fuentes, corresponden a los dirigentes comunistas Lincoyán Berríos Cataldo, Horacio Cepeda y Fernando Ortiz Letelier y al militante del MIR Ángel Guerrero Castillo.

Los primeros integraban la tercera directiva clandestina del Partido Comunista que operó en Chile a partir del golpe militar que encabezó Pinochet el 11 de septiembre de 1973. Las dos que la procedieron fueron también exterminadas por la DINA el mismo año 1976.

Los restos de los cuatro serán entregados próximamente, probablemente este fin de semana, a sus familiares para su inhumación legal y definitiva.

Los dirigentes comunistas, según informaron a Efe dirigentes de organismos de derechos humanos, descansarán en el monumento a los detenidos desaparecidos y ejecutados políticos erigido en el Cementerio General de la capital chilena y Guerrero será sepultado en la localidad de Puente Alto, vecina a Santiago.

Según las fuentes, la identificación de estas víctimas ha sido posible porque, a diferencia de los demás desaparecidos de Simón Bolívar, cuyos cuerpos fueron arrojados al mar, sus cadáveres fueron lanzados al fondo de una mina abandonada en el sector de la Cuesta Barriga, junto a un antiguo camino a Valparaíso, al poniente de Santiago.

En el cuartel Simón Bolívar operaron la "brigada Lautaro" y el "Grupo Delfín" de la DINA, según revela el libro "La Danza de los Cuervos", de Javier Rebolledo, de reciente aparición y basado en las revelaciones de Jorgelino Vergara.

Según el texto, las víctimas fueron sometidas a brutales torturas; algunos, como Fernando Ortíz fueron apaleados hasta morir. Tras asesinarlos, los agentes quemaron con sopletes sus rostros y huellas digitales.

En enero de 1979, el agente Erasmo Sandoval Arancibia, conocido como "Pete el Negro", comandó un grupo que extrajo los cuerpos de la mina de Cuesta Barriga para después arrojarlos al mar en sacos con trozos de rieles atados.

De aquella exhumación clandestina e ilegal sólo quedaron unas 200 pequeñas piezas óseas, que tras exhaustivas pericias iniciadas en 2001 y chequeadas en laboratorios extranjeros, permitieron la identificación de estas cuatro víctimas.

El desentierro de los cadáveres correspondió a la operación "Retiro de Televisores", ordenada directamente por Augusto Pinochet tras el descubrimiento, en 1978, de quince cadáveres correspondientes a campesinos asesinados en el sector de Lonquén, cercano a Santiago.

Sandoval, que admitió los hechos en una declaración judicial, dijo que tras desenterrar los cadáveres lanzaron varios perros muertos al fondo de la mina para justificar la presencia de restos, pues un campesino había descubierto los cuerpos e informado a la Vicaría de la Solidaridad, organismo de la Iglesia Católica que defendió los derechos humanos durante la dictadura.

"Pero nosotros llegamos primero", se jactó en su declaración judicial "Pete el Negro".

Centenares de cadáveres exhumados en la Operación Retiro de Televisores fueron lanzados al mar o quemados en tambores en los regimientos, según ha podido establecer la Justicia.

El ex agente Sandoval trabajó hasta 2007 en la Municipalidad de la comuna santiaguina de Providencia como encargado de seguridad, al mando del alcalde Cristián Labbé, un coronel retirado que fue miembro de la DINA e instructor de agentes.

No obstante, "Pete el Negro" fue despedido después que sus acciones fueron conocidas.

En su momento, la dictadura desconoció la detención de las cuatro víctimas ahora identificadas, aduciendo que, "junto a otros marxistas", habían huido hacia Argentina.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

¿Y la música cuándo?

Envíada por Miembros de la Asociación de Directores de Educación Musical | 19 julio, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV