miércoles, 23 de enero de 2019 Actualizado a las 14:01

Opinión

Autor Imagen

Descentralización del Estado

por 24 junio, 2018

Descentralización del Estado
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La segunda semana de mayo visitó Chile una delegación integrada por seis jueces del Tribunal Constitucional Federal de Alemania, encabezada por su presidente. A nadie, o tal vez a muy pocos, pareció sorprenderle que este tribunal no tenga su sede Berlín, la capital alemana, sino en Karlsruhe, ciudad que se encuentra a 674 Km de Berlín, distancia parecida a la que hay entre Santiago y Temuco (679 Km). El tren desde Berlín a Karlsruhe demora 5h 01m y cuesta US$ 23,45. Entre Santiago y Temuco no hay tren. El bus se demora 7h y el pasaje vale US$23,5.

Pero en Chile, el Tribunal Constitucional tiene su sede en la capital. Con nuestra mentalidad capital-centralista, a nadie jamás se le habría ocurrido establecer su sede en Temuco.

Resulta que la sede de la Policía Federal (general) alemana tampoco está en Berlín, sino en Postdam, a 40 Km de la capital, mientras que la sede de la Policía Federal Criminal de Alemania está  en Wiesbaden, a 570 Km de distancia, a 4h 43m en tren desde Berlín.

La sede del Deutsche Post AG, equivalente a Correos de Chile, tampoco está en la capital, sino en Bonn, a 477 Km de distancia.

La dirección del Plan de Pensión de Canadá (Canada Pension Plan Investment Board), algo parecido al Instituto de Previsión Social (IPS) de Chile, es una corporación federal canadiense que administra los fondos de pensión estatales de 20 millones de ciudadanos. A pesar de ser esta una entidad federal, su sede no está en la capital, Ottawa, sino a 449 Km, en la ciudad de Toronto.

A su vez, la sede de la Policía Provincial de Ontario, (provincia canadiense con 13,6 millones de habitantes y PIB de US$658.891 millones), no está en la capital de la provincia, Toronto, sino en Orillia, ciudad situada a 145 Km hacia el norte.

A pesar de encontrarnos en la era de la internet y del ciberespacio, el correo es aún esencial. En los países desarrollados el correo funciona, siempre. Hay buzones cada tres o cuatro cuadras. Es utilizado para la correspondencia con impuestos internos y los varios niveles de instituciones gubernamentales. Por correo llega a casa la licencia de conducir cuando se renueva, la tarjeta de salud, el pasaporte, los talonarios de cheques del banco, la nueva tarjeta de crédito que reemplaza la caducada, los avisos del hospital para acudir a un chequeo médico, las revistas a las que se está suscrito, los libros que se compran, las comunicaciones de los concejales y alcaldes y del miembro del parlamento que representa el distrito, la cuenta anual de la municipalidad detallando los ítems en que se utilizó el dinero de las contribuciones, las cuentas por pagar, las escrituras para firmar y enviar de regreso al abogado, los contratos y, las cartas de amigos de todo los rincones del mundo y, aunque casi nadie paga cuentas con cheque hoy en día, no existe inconveniente alguno en enviar un cheque en un sobre.

La sede de Canada Revenue Agency (CRA), el equivalente en Chile al Servicio de Impuestos Internos (SII), está en Ottawa, la capital de Canadá, pero en esa sede no se atiende público. Ella es la encargada de presupuestos, planes, entrenamiento de personal, reglamentos, confección de reportes al ministro y otras funciones de organización. Los servicios que controlan la recaudación de impuestos y se relacionan con los contribuyentes (por correo o por teléfono) están repartidos en cinco oficinas regionales. Una de ellas está en la provincia de Ontario, pero, no está en Toronto, la capital de la provincia, sino en Sudbury, 410 Km al norte.

Estos son algunos ejemplos de descentralización de organismos públicos en dos países desarrollados.

Entonces, ¿por qué la descentralización de Chile no comienza por los organismos estatales? ¿Qué razón hay para que, por ejemplo, las sede del SII no esté en La Serena, la del IPS en Temuco, la de Correos de Chile en Talca, la de FONASA en Valparaíso, la del Registro Civil en Copiapó, la del Consejo de Defensa del Estado en Rancagua, la Academia de la Policía de Investigaciones (PDI) en Osorno, etc.?

La piedra de tope es Correos de Chile. Con frecuencia aparecen cartas en diversos medios de prensa de lectores narrando sus desmoralizadoras experiencias con la gestión de la empresa de Correos de Chile. El servicio que esta entidad presta se ha deteriorado a niveles sin precedentes, de tal forma que es imposible confiar en ella. A nadie se le ocurriría enviar un documento importante por una vía que no sea un servicio privado de mensajería (courier), como, por ejemplo, Fedex o DHL.

A pesar de encontrarnos en la era de la internet y del ciberespacio, el correo es aún esencial. En los países desarrollados el correo funciona, siempre. Hay buzones cada tres o cuatro cuadras. Es utilizado para la correspondencia con impuestos internos y los varios niveles de instituciones gubernamentales. Por correo llega a casa la licencia de conducir cuando se renueva, la tarjeta de salud, el pasaporte, los talonarios de cheques del banco, la nueva tarjeta de crédito que reemplaza la caducada, los avisos del hospital para acudir a un chequeo médico, las revistas a las que se está suscrito, los libros que se compran, las comunicaciones de los concejales y alcaldes y del miembro del parlamento que representa el distrito, la cuenta anual de la municipalidad detallando los ítems en que se utilizó el dinero de las contribuciones, las cuentas por pagar, las escrituras para firmar y enviar de regreso al abogado, los contratos y, las cartas de amigos de todo los rincones del mundo y, aunque casi nadie paga cuentas con cheque hoy en día, no existe inconveniente alguno en enviar un cheque en un sobre.

La eficiencia del correo en los países desarrollados no solo es fundamental para la logística comunicacional entre instituciones y entre ciudadanos e instituciones, sino que además, elimina la necesidad de realizar trámites en persona. Es decir, el correo es el pilar central que permite la descentralización.

Creo que es innecesario enumerar los beneficios que la descentralización de los servicios estatales tendría en las regiones del país.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV