sábado, 3 de diciembre de 2022 Actualizado a las 15:59

Opinión

Autor Imagen

Un territorio para 8 mil millones

por 25 noviembre, 2022

Un territorio para 8 mil millones
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Crecimiento, progreso y desarrollo son palabras que se repiten en el discurso público de los últimos 60 años, como si fueran el destino inevitable de nuestra civilización. De la misma manera, el incremento de la población humana, la economía y la capacidad extractiva de los recursos materiales del planeta, son los pilares sobre los cuales se ha construido la sociedad contemporánea, y, al mismo tiempo, son estos “avances” los que ponen en peligro la vida en la Tierra. Desde el pasado 15 de noviembre de 2022, somos 8 mil millones de Homo sapiens viviendo en el mundo, todos reclamando el derecho a una vida digna. Demoramos más de doscientos mil años en alcanzar un tamaño poblacional de mil millones de personas, y en apenas dos siglos, nos hemos multiplicado por ocho. El circuito de retroalimentación positivo entre el número de habitantes del planeta y el nicho sociocultural construido –nuestra civilización– ha estado aprovechando la energía solar acumulada por las plantas hace millones de años y enterrada en la corteza terrestre como combustibles fósiles.

Es esa inyección inesperada de energía que recibimos desde criaturas que vivieron hace mucho tiempo, lo que nos ha permitido vivir este “extravagante período de prosperidad”, como le llamara el Premio Nobel de Química, Frederick Soddy, hace un siglo. Emborrachados de ingresos, con esa sensación de riqueza que nos desconecta de la terrenalidad y de la fuente real de nuestra existencia, cada vez se hace más difícil encontrar un lugar digno para vivir y morir con otros seres vivos, humanos y no humanos.

En las últimas 7 décadas, denominadas por algunos académicos como “la Gran Aceleración”, hemos sido testigos de nuestra incesante expansión. Nos hemos comenzado a dar cuenta que la civilización que hemos construido “no entra” en el planeta, y el rendimiento de la energía y los materiales que extraemos son cada vez menores. Vivimos, de un tiempo a esta parte, en una Tierra sobregirada. En paralelo, la naturaleza reacciona, recordándonos lo indefensos que estamos frente a las respuestas de las otras entidades que la componen: el clima, los suelos, los ciclos del carbono, del agua, del nitrógeno, los bosques, la pérdida de especies claves, la acumulación de contaminantes, en resumen, un planeta dañado que reacciona a nuestras acciones.

A pesar de toda la sabiduría acumulada, por primera vez en la historia, una civilización debe hacer frente a las múltiples reacciones que supone albergar 8 mil millones de individuos en un mismo ecosistema terrestre. De alguna manera, el planeta nos está obligando a retornar a este estado “terrenal” olvidado desde la Revolución Industrial, y a permanecer atentos a sus propias necesidades y capacidades.

Se argumenta, y con razón, que hay que preparar a las futuras generaciones para poder encarar la barbarie que se avecina, y de la que nadie parece darse cuenta. Pero lo terrible, es que nuestros hijos y nietos no se estarán enfrentando a una crisis venidera, a una amenaza que los aceche desde el futuro. Por el contrario, las próximas generaciones deberán lidiar con eventos que están detrás de ellos, en el pasado; las consecuencias de cambios y revoluciones que ya han ocurrido. Hemos estado evitando enfrentar lo que nos persigue desde hace décadas. Ciegos y un poco aturdidos por el humo que provoca nuestra frenética quema de energías fósiles, no hemos prestado atención a las alarmas que comenzaron a prenderse hacia mediados de los años 60. Sobrepoblación, crisis energética, desestabilización de las democracias, pérdida de la estabilidad laboral, liberalización corporativa, deforestación, sobrepesca y cambio climático son solo los síntomas de un mismo proceso.

Es irónico darse cuenta que los 8 mil millones de personas que habitamos actualmente este planeta, con toda nuestra tecnología, conocimiento acumulado, infraestructura y bienestar económico, no somos sino la consecuencia de millones de años de vida almacenada bajo nuestros pies. Nos hemos estado alimentando de los fantasmas de criaturas de otro tiempo, y esa energía, que nos propulsa desde el pasado, es la que ha permitido que consumamos el futuro.

Síguenos en El Mostrador Google News

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV