jueves, 6 de agosto de 2020 Actualizado a las 03:05

Opinión

Autor Imagen

La democracia de los muertos

por 10 diciembre, 2019

La democracia de los muertos
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Lo nuevo, en términos constitucionales, no es sinónimo de refundacional. Los países son mucho más que sus cartas magnas, y pretender modificar toda una nación por medio de tinta y papel carece de sentido. Sin embargo, mucho daño puede hacerse desde la tinta y el papel: las Constituciones no pueden hacernos nacer de nuevo, pero sí pueden trazar una ruta de muerte. Así, por ejemplo, pueden ahogar con normas jurídicas y potestades administrativas las posibilidades de despliegue de la sociedad civil.

Hay, con todo, una izquierda que insiste en la idea de la refundación. Con cierta arrogancia, como creyendo que son ellos quienes pisan por primera vez esta tierra (se me viene a la mente aquel verso de La Araucana de Ercilla: «aquí llegó, donde otro no ha llegado»), niegan el pasado y se apropian del futuro. Son incapaces de comprenderse pequeños ante Dios y la historia. Creen que la democracia lo es todo y que además les pertenece, de modo que su voz y voto deben definir nuestros destinos.

Este es, tal vez, el mayor problema al que nos vemos enfrentado hoy: la idea de que Chile comienza (y termina) con nosotros. Pero esas mentes idealistas en algún momento se estrellarán con la realidad. Solo somos, poseyendo una dignidad inconmensurable, un eslabón más en esta cadena temporal. Así, nuestra primera característica como ciudadanos es la de ser herederos: este país, nuestro, que ahora nos toca habitar, se lo debemos a una lista interminable de compatriotas, y un mínimo sentido de pertenencia nos debe llevar a mirar con ojos de gratitud todo lo que nos ha sido dado. De ahí que, en un debate constitucional como el actual, lo primero que debemos hacer es considerar la opinión de quienes ya no están con nosotros, pues ellos también tienen algo que decir. Si se quiere, esto significa democratizar aún más la discusión, pues esa opinión suya es nuestra tradición, y como decía Chesterton, «la tradición es la democracia de los muertos».

Lo anterior no implica, por supuesto, que estemos imposibilitados de hacer cambios, incluso de orden institucional (aunque la carga de la prueba siempre la tiene el que motiva el cambio). La tradición constitucional podría hacer suyas aquellas palabras de Andrés Bello contenidas en el Mensaje del Código Civil «no presumo ofreceros bajo estos respectos una obra perfecta; ninguna tal ha salido hasta ahora de las manos del hombre». Por lo demás, la democracia requiere que los gobernantes adopten una actitud reformista, conforme a la cual vayan adecuando, ya sea por justicia o estrategia, todo lo que sea necesario. Eso sí, y esto es lo clave por ser el núcleo de la tradición, lo anterior no puede perder el horizonte que justifica toda reforma, que es la permanencia y perfección de la imagen o modelo de sociedad al que se aspira (que es, por lo demás, lo que le da sentido a la actividad política).

Cada generación tiene en sus manos el destino de la que sigue. La responsabilidad es radical, pues de nosotros depende que aquel país que heredarán nuestros hijos sea, con cosas mejores y peores, el mismo que nosotros heredamos. De ahí que obviar la tradición en el ámbito constitucional no solo sea una ilusión (como lo es la pretendida “hoja en blanco”), sino también una injusticia para con las generaciones que vienen.

 

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV