jueves, 24 de septiembre de 2020 Actualizado a las 01:52

Opinión

Autor Imagen

Ayuda social y libertad de elección

por 12 junio, 2020

Ayuda social y libertad de elección
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde hace meses el mundo y nuestro país se encuentran enfrentando una de las crisis más graves que se recuerde. La pandemia generada por un microscópico virus tiene a la sociedad confinada y con temor a la muerte, pero sus efectos no solo son sanitarios.

Hemos visto cómo se destruyen empleos por millones; lo que ha costado décadas en crear, en un par de meses desaparece bajo restricciones impuestas por el Estado. Esta es y seguirá siendo una grave crisis social, la cual debemos enfrentar con creatividad y decisión.

El miedo a la pobreza se empalma de manera brutal con el temor a la muerte, en especial para aquellas personas que han salido de la condición de vulnerabilidad y ven cómo nuevamente se fija en el horizonte la precariedad de su vida.

En tal sentido, el Gobierno ha desplegado un paquete de medidas que va en apoyo de las familias y de las empresas para sortear el complejo escenario actual. La magnitud del fenómeno es tan profunda, que el Ejecutivo incluso ha debido recurrir a la entrega de cajas con alimentos, ya que muchos chilenos están teniendo dificultades para cubrir un aspecto tan esencial como es su alimentación diaria.

Se trata de una iniciativa loable, que apunta al corazón de los sectores más necesitados. No obstante, las dificultades logísticas para coordinar la entrega de 2.5 millones de cajas de alimentos, considerando que el tiempo apremia en este momento, y que las necesidades de las personas no necesariamente son las mismas, sugieren buscar fórmulas que permitan una ayuda más directa y expedita.

Una propuesta en ese sentido es el programa implementando por el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, llamado “La billetera del barrio”. Esta iniciativa consiste en la entrega de 30 mil pesos (equivalente al valor de las cajas de alimento que está otorgando el Gobierno) a un grupo de personas beneficiadas, quienes con el código QR de su carnet de Identidad pueden adquirir alimentos y productos de limpieza en los locales de barrio adheridos.

Esta medida es muy ventajosa por varias razones. La ayuda llega de manera más rápida, apoya a los pequeños comercios locales y, lo que es más importante, permite que sean las personas las que elijan qué quieren comprar, según sus necesidades personales, mientras que en una caja de alimentos los productos son estándar y no responden necesariamente a los requerimientos particulares de cada hogar.

Esta fórmula permite entregar ayuda social a muchos chilenos que lo están necesitando en este momento, a la vez que promueve uno de los principios fundamentales con los que se identifica la centroderecha en Chile, como es la libertad de las personas para elegir.

Esto demuestra la visión y el pragmatismo del incombustible alcalde Joaquín Lavín, quien pese a las críticas que recibe en ocasiones, por supuestamente alejarse de los postulados del sector, es quien precisamente en estas circunstancias está ejerciendo un liderazgo que, junto con fortalecer los valores de la centroderecha, sintoniza con las prioridades de los chilenos bajo los preceptos de una sociedad de libertades.

Son precisamente estas virtudes las que tienen hoy a Joaquín Lavín encumbrado en las encuestas presidenciales, que hacen que un gran número de personas se sienta representado por él y por su forma cercana y distinta de hacer política. Entender las necesidades de los chilenos, plantear respuestas a ellas basados en principios y pragmatismo, parece ser una fórmula para enfrentar el presente, y con mayor razón, el futuro.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV