sábado, 23 de octubre de 2021 Actualizado a las 18:24

Opinión

Autor Imagen

Gobierno, figura presidencial y libertad de prensa

Gobierno, figura presidencial y libertad de prensa
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Qué subyace en los intentos fallidos del gobierno por tener injerencia sobre los medios de comunicación del país? En las últimas semanas han existido una serie de casos donde el gobierno ha emitido comentarios sobre el trabajo de la prensa y ha intentado tener incidencia sobre la agenda de los medios.

La Red ha sido el medio más golpeado el último tiempo. Hace pocos días, el Gobierno emitió declaraciones por el programa “Políticamente Incorrecto” del canal de televisión la Red donde se recreó una entrevista a un general del ejército. La semana pasada, se filtró masivamente un correo electrónico donde Víctor Gutiérrez, director del mismo canal, respondía ofuscado a la propuesta de trabajo conjunto que hacia el Subsecretario del Ministerio de las Culturas y las Artes Juan Carlos Silva por medio de ANATEL. Esto se suma a las quejas a la misma estación que llegaron hasta los dueños del Canal en Miami sobre la entrevista al Ex frentista Mauricio Hernández Norambuena.

Sin embargo, estos no han sido los únicos casos. Es conocido que en el matinal de CHV, con Julio cesar Rodríguez y Monserrat Alvares, se ha criticado tanto a Piñera, como a la amplia gama de políticos que van a buscar unos minutos de pantalla. En donde los animadores, cuestionan, y nombran las noticias escandalosas sobre el gobierno. También hacia el periodista José Antonio Neme luego de su regreso al matinal de Mega. Esto, ya en sus pocos días trabajando ahí, se ha visto como es de costumbre, su posición también acida hacia el ejecutivo. Esto no es de extrañar de un periodista como él. pero si es de extrañar, que Mega lo haya puesto como figura central de su matinal, a sabiendas de sus opiniones.

Otro evento llamativo, fue lo ocurrido en el segundo aniversario del opacado viaje del presidente a la ciudad colombiana de Cúcuta. En un artículo escrito por Cristian Bofill del diario llamado Ex-Ante, nos hace recordar el bochornoso momento de Piñera –y los ciudadanos chilenos- en tal fallido despliegue. En el escrito hay desclasificaciones de eventos bastante irrisorios y de muestra de decadencia del comportamiento del líder del país. Por ejemplo, que al presidente se le avisó que iba a haber un golpe de Estado en Venezuela. Aquella fue la garantía que hizo que el presidente tomara la decisión de asistir a tal evento. Hay que recordar, que Cristian Bofill fue director de prensa tanto de La Tercera y como del Canal 13.

Llama la atención que la misma figura presidencial y cercanos al ejecutivo hayan ejercido sus influencias para intentar callar estas voces. Algunos podrán decir que esto no se trata de una práctica nueva. El mismo Julio César decía haber sido censuraron varias veces en La Nación Domingo por Heraldo Muñoz e Insulza. Pero lo que sí es sumamente inusual, es que estos intentos de censura no solo no se terminen cumpliendo. Sino que se terminen conociendo públicamente, y, en consecuencia, se vuelvan una burla más a la desteñida figura del presidente actual. Siendo preocupante cómo, la visibilización de estas prácticas da cuenta de los ataques hacia la liberta de prensa con la cual deberían ejercer los periodistas de nuestro país.

Retornando a la pregunta inicial: ¿Qué subyace en los intentos fallidos del gobierno por tener injerencia sobre los medios de comunicación del país? Lo que se puede observar en los párrafos anteriormente enunciados, es que la protección hacia la figura presidencial de Sebastián Piñera y su legado cómo jefe de Estado está en desmedro, pero debido a fuego que antes no era común. Lo curioso, es que estos ataques, a diferencia de lo que podríamos llamar común, no vienen de la “calle” o la “izquierda”, sino que vienen del mismo sector que la del presidente. Como son los dueños de los medios de comunicación mencionados en los ejemplos (CHV, Radio Agricultura, Mega, y Ex-ante). Es decir, su figura está siendo atada por quienes, en un pasado no muy lejano, fueron aliados, o por lo menos, neutrales a la figura de Piñera.

Como menciona Hannah Arendt en su libro llamado “Sobre la Violencia”, para que una persona o grupo se vea desmerecido en un conflicto, no tiene que ser necesariamente porque el enemigo los venció, sino que, antes que el enemigo los venciera, ellos mismos por conflictos u otros problemas, se habían dividido, y, por lo tanto, perdido capacidad de articulación. Esto puede estar ocurriendo en estos momentos en La Moneda, donde ya el fuego recibido no es solo el del enemigo, sino que también hay fuego amigo. Por lo que en base a lo mencionado por la autora anterior, puede ser que estemos en los últimos minutos de Sebastián Piñera como presidente.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV