jueves, 13 de diciembre de 2018 Actualizado a las 20:45

Nuevos datos económicos aumentan temor de recesión en el Reino Unido

por 1 septiembre, 2008

El Banco de Inglaterra, que el próximo 4 de septiembre anunciará si mantiene o modifica los tipos de interés, se vuelve a ver obligado a decidir entre el peligro de la inflación.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una serie de datos económicos conocidos este lunes aumentaron el temor de que el Reino Unido entre finalmente en recesión, después de que la economía británica se estancara en el segundo trimestre del año.



El número de nuevos préstamos hipotecarios concedidos en el mes de julio se situó en 33.000, por debajo del dato de 35.000 de junio y un 71 por ciento menos que en el mismo mes de 2007, anunció hoy el Banco de Inglaterra.



Esta cifra es la más baja desde que el banco central comenzó a elaborar la estadística, en abril de 1993.



Por otro lado, nuevos datos conocidos hoy señalaron que el sector manufacturero británico mantiene su contracción, después de que el índice mensual de CIPS (asociación colegiada que representa los intereses del sector industrial de las cadena de compra y venta) volviera a situarse por debajo de los 50 puntos.



A pesar de que el índice subió ligeramente en agosto, desde el 44,1 de julio (la cifra más baja desde que existe la estadística, hace una década) hasta el 45,9, los datos por debajo de los 50 puntos indican una contracción del sector.



El economista jefe para Europa y Reino Unido de Global Insight, Howard Archer, afirmó que el continuo debilitamiento de la actividad manufacturera en agosto incrementa la previsión de que la economía británica se contraiga en el tercer trimestre y pueda entrar en recesión.



Asimismo, pronosticó caídas "pronunciadas" del precio de la vivienda en los próximos meses, que se suman a los datos publicados en los últimos días por compañías del sector, que establecen la caída en el último año entre el 5 y el 10 por ciento.



Sin embargo, la asociación británica de cajas de ahorros (BSA, en inglés) anunció hoy que este tipo de entidades financieras se ha aprovechado de la "continua incertidumbre" económica y que en julio los ingresos netos realizados por sus clientes ascendieron a 1.440 millones de libras (1.776 millones de euros, al cambio actual), el doble que en el mismo mes de 2007.



La asociación atribuyó este incremento a que los ahorradores buscan "lugares seguros" para depositar su dinero.



Los datos publicados hoy se conocen después de que el ministro de Economía del Reino Unido, Alistair Darling, señalara en una entrevista este fin de semana que las dificultades que atraviesa la quinta economía del mundo son "las peores en sesenta años".



El Banco de Inglaterra, que el próximo 4 de septiembre anunciará si mantiene o modifica los tipos de interés, se vuelve a ver obligado a decidir entre el peligro de la inflación -el IPC se situó en julio en el 4,4 por ciento- y la ralentización económica, que está acercando al país a la recesión.



En las últimas semanas han crecido las opiniones que abogan por una rebaja de los tipos, que en la actualidad se encuentran en el 5 por ciento, como único medio de dinamizar la economía.



EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV