lunes, 19 de noviembre de 2018 Actualizado a las 03:14

Fútbol: Chile decepciona y cae de manera inapelable 3-0 contra Brasil

por 8 septiembre, 2008

Los dirigidos por Marcelo Bielsa salieron a la cancha con la intención de mantener un ritmo intenso durante los 90 minutos, pero ello de nada sirvió, ya que el juego de ''la roja'' generó muchas jugadas de ataque sin que pudieran ser aprovechadas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Brasil, cuyo supuesto mal estado futbolístico fue tema de muchas crónicas en las últimas semanas, recurrió este domingo al talento de sus jugadores para propinar una goleada a domicilio de 3-0 a Chile, marcador que incluso pudo ser mayor a favor del visitante.



El encuentro se disputó en el Estadio Nacional ante unos 70.000 espectadores y luego de un minuto de silencio en memoria del ex entrenador chileno Luis Santibáñez, fallecido el pasado viernes y que es recordado por haber llevado a la selección chilena al Mundial de 1982.



Los dirigidos por Marcelo Bielsa salieron a la cancha con la intención de mantener un ritmo intenso durante los 90 minutos, pero ello de nada sirvió, ya que el juego de ''la roja'' generó muchas jugadas de ataque sin que pudieran ser aprovechadas.



Los brasileños, en cambio, atacaron menos, pero con habilidad y la sapiencia suficientes para neutralizar la rudimentaria técnica, marca y orden de los defensores locales.



El primer tiempo fue para Chile un desastre: se fue al descanso con dos goles de desventaja, que pudieron haber sido cuatro, si no es por el portero Bravo, que en el minuto 38 le neutralizó un penal a Ronaldinho, tras una falta de Marco Estrada sobre Diego.



Bravo voló como un cohete hacia su derecha y envió al córner el remate que Ronaldihno dirigió al rincón y sobre la marcha, se lució de nuevo, pues el tiro de esquina, servido por el mismo 'Dinho', lo conectó Maicon con un cabezazo furibundo que otra vez encontró inspirado al portero chileno.



El meta del Real Sociedad español ya había sobresalido en el minuto 9, cuando ganó un mano a mano a Robinho, que entró solo y con el balón dominado al área nacional.



Pero aparte de Bravo, una correcta conducción de Matías Fernández y una que otra arremetida de Alexis Sánchez, más vistoso que efectivo, Chile sólo mostró el afán de sus jugadores de cumplir el libreto del entrenador Marcelo Bielsa, que no encontró intérpretes sobre el pasto del Estadio Nacional.



La mayor parte del tiempo el balón estuvo más cerca del pórtico de Brasil, pero Julio César no pasó ningún apuro: las más claras ocasiones chilenas fueron dos remates que Humberto Suazo, bien servido primero por Fernández y después por Arturo Vidal, desvió desde inmejorable posición (ms.13 y 26).



Brasil, por su parte, tuvo pocas llegadas, pero letales: en el minuto 20, Ronaldinho sirvió un saque de falta llovido sobre el área y Luis Fabiano, de cabeza y a placer, desvió la pelota a un rincón para abrir la cuenta, con la defensa chilena absolutamente pasiva.



A los 44, Luis Fabiano aprovechó otro error defensivo y se la sirvió a Robinho, que no perdonó y anotó el segundo.



Con Jorge Valdivia en el campo, además de Roberto Cereceda y Jean Beausejour, Chile intensificó en el segundo tiempo su presión y los balones menudeaban sobre el área brasileña, pero Suazo no estaba en su noche y siguió desperdiciando balones que recibía con ventaja.



Así y todo, dio la sensación durante algunos minutos que la historia podría cambiar, sobre todo después que el defensa brasileño Kléber vio su segunda amarilla y la roja, pero Jorge Valdivia se encargó de emparejar las cosas, con una torpe entrada en plancha sobre un rival, en una jugada intrascendente, que le significó la expulsión directa.



Ahí se acabó Chile, pese a que Dunga, tras la expulsión de Kléber, sacrificó a Ronaldinho y envió a la cancha al defensa Juan.



Luis Fabiano fue un puzzle sin solución y tuvo varios balones de gol, conjurados por el portero Bravo o algún defensa, como Gonzalo Jara, que en el minuto 66 sacó un balón de la línea.



Pero el delantero del Sevilla no cejó en la búsqueda de su premio y lo obtuvo en los 83, cuando tras una jugada de Maicon le robó el balón al defensa Medel y con un toque rasante y al centro superó a Bravo.



Fue la lápida para Chile, que impotente debió resignarse a la quinta goleada consecutiva que Brasil le propina en los últimos cinco partidos disputados.



EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Niños “privados”

Envíada por Diego de la Barra; María Gracia Pavez; Cristián Orellena; Maida Merino; Rafael Goni; Isidora Lira; Hugo Jordán | 18 noviembre, 2018

Cartas al Director

Noticias del día

TV