martes, 1 de diciembre de 2020 Actualizado a las 12:17

Reitera que la interrupción es en situaciones precisas, estrictas y acotadas

Ministra Molina defiende la opción de abortar y dice que “es la mujer que va a apechugar, no el cura, ni el de la UDI”

por 31 mayo, 2014

Ministra Molina defiende la opción de abortar y dice que “es la mujer que va a apechugar, no el cura, ni el de la UDI”
“Si la persona violada es capaz de hacerlo y quiere tener a su hijo, bien pues, nadie la va a estar estimulando para que aborte. Pero si esa persona que fue violada, castigada, traumatizada, dice “yo no quiero tener este hijo porque cada vez que lo miro voy a ver en él a mi violador”, tiene derecho, es su cuerpo, es su vida”, explicó la titular de Salud.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La ministra de Salud, Helia Molina, defendió la opción de las mujeres de abortar su embarazo, pero en los casos que el proyecto que impulsa el Gobierno establece, criticando de paso el tono del debate que se ha dado en torno a la despenalización de la interrupción del embarazo.

La secretaria de Estado precisó en entrevista con La Tercera que es “frustrante” llevar la discusión a una posición de “malos y buenos, de pro vida y contra la vida, porque no es así, es una falta de respeto para los ciudadanos. La gente no es tonta, ni tarada, ni oligofrénica para que se trabaje con este tipo de argumentos”.

Sobre su posición ante la posibilidad de interrumpir el embarazo, la ministra explica que la discusión en el tema se basa en situaciones “súper precisas, estrictas y acotadas, que tienen que ver con el embarazo producto de una violación”.

“Si la persona violada es capaz de hacerlo y quiere tener a su hijo, bien pues, nadie la va a estar estimulando para que aborte. Pero si esa persona que fue violada, castigada, traumatizada, dice “yo no quiero tener este hijo porque cada vez que lo miro voy a ver en él a mi violador”, tiene derecho, es su cuerpo, es su vida”, explica.

En ese sentido, Molina responde a quienes critican y se oponen a la decisión del Gobierno de impulsar el aborto terapéutico, ya que “es la mujer la que va a apechugar con eso toda la vida, no va a apechugar ni el cura, ni el de la UDI, ni nadie”.

Ante la postura de algunos médicos que estarían oponiéndose a practicar un aborto terapéutico mediante la figura de la “objeción de conciencia”, la titular de Salud señala que son situaciones tan acotadas que no “veo en qué medida el médico va a tener objeción de conciencia. Los médicos que trabajan en el sistema público tienen que estar alineados con las leyes del Estado, con los mandatos que tienen los servicios de salud”.

Y aclara que será la primera en estar fuera de La Moneda “poniendo carteles” si el Gobierno lo que está haciendo es proponer que “si un niño nace con una oreja chueca lo vamos a matar”.

En cuanto a la posición de la iglesia, Molina precisa ser empática con ella y que entiende que se oponga contra cualquier modelo para interrumpir el embarazo, mencionando que “yo respeto las posiciones ideológicas, filosóficas y religiosas, pero resulta que los gobiernos no están al servicio ni de ideologías ni de religiones”.

Además, explicó la postura del subsecretario de Salud, Jaime Burrows, quien se ha manifestado en contra de legislar sobre el aborto terapéutico, afirmando que “él me explicó, porque yo no conozco sus intervenciones previas, y me dijo que lo que había hablado en el Senado era una visión bioética” y que “está sumamente alineado a esto. No tiene ninguna reserva”.

Acusación constitucional contra Jaime Mañalich

La ministra Molina también abordó la acusación constitucional que están estudiando entablar algunos legisladores oficialistas contra el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, precisando que esas son prerrogativas del Poder Legislativo y que “lo más importante es definir responsabilidades en un contexto de transparencia para el país, nada más".

Sin embargo, consideró "anormal" que en el ex Gobierno de Sebastián Piñera se haya comenzado a construir un hospital que finalmente quedó " botado", en relación el hospital de Calama y el de Pitrufquén.

Sobre la defensa que ha llevado a cabo el propio Mañalich a su gestión al mando de la cartera, la secretaria de Estado dijo que "no lo he visto fuerte, lo he visto con un discurso medio desinflado, sin mayor potencia. No sé cuál es su objetivo, no me interesa tampoco".

"En Salud no he personalizado nada y uno podría decir que todo lo malo que pasó es culpa de Mañalich, porque él era el ministro, pero es muy básico decir eso, me parece picante decir algo así", sostuvo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV