martes, 18 de diciembre de 2018 Actualizado a las 13:26

Ceremonia no fue informada por la autoridad

El elegante palacio municipal de Providencia que Josefa Errázuriz le prestó a su sobrino para casarse

por 19 diciembre, 2014

El elegante palacio municipal de Providencia que Josefa Errázuriz le prestó a su sobrino para casarse
El viernes 28 de junio de 2013 los funcionarios que, al caer la tarde, trabajaban en el Palacio Falabella vieron aparecer a personas vestidas de cóctel. Eran los invitados al matrimonio civil de Diego Brugnoli Errázuriz, sobrino de la alcaldesa. La ceremonia se realizó en la oficina de la autoridad edilicia en el segundo piso. La celebración del enlace, en la sala del concejo municipal. Quienes preguntaron qué ocurría recibieron como respuesta que se trataba de un asunto privado.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El viernes 28 de junio de 2013 no fue un día como cualquier otro en la Municipalidad de Providencia. Los funcionarios que, al caer la tarde, trabajaban en el edificio consistorial, el magnífico Palacio Falabella, vieron aparecer a personas muy elegantemente vestidas de cóctel. También observaron cómo algunos niños pequeños corrían por el interior del edificio levantado por el arquitecto italiano Guillermo Masenlli. Mientras, la alcaldesa Josefa Errázuriz, quien lucía más elegante que de costumbre, saludaba familiarmente a los recién llegados –que no eran vecinos de la comuna– en el segundo piso.

Lo que ocurría era la celebración del matrimonio de Diego Octavio Brugnoli Errázuriz, sobrino de la alcaldesa de Providencia, con Paloma Francisca González Rojas. Errázuriz puso a disposición de su familiar el palacio consistorial para realizar la ceremonia civil y la posterior fiesta. La ofició una funcionaria del Registro Civil de la comuna en la oficina de la autoridad edilicia, ubicada en el segundo piso.

Luego, los invitados, que no eran más de una treintena, se dirigieron al primer piso a festejar con champaña el enlace en la sala donde sesiona actualmente el Concejo Municipal y también en el espacioso hall central que se distingue por sus elegantes baldosas blanquinegras y un precioso vitral en el techo, del que cuelga una lámpara de madera estilo rococó.

Diego Brugnoli (40), arquitecto titulado en la Universidad de Chile, es hijo de Virginia Errázuriz, hermana de la alcaldesa, y de Francisco Brugnoli, director del Museo de Arte Contemporáneo. Su mujer, Paloma González (31), arquitecta de la Universidad Católica, ganó el año pasado una de las Becas Chile para cursar un magíster en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Boston.

Josefa Errázuriz no informó ni oficial ni extraoficialmente que ese viernes el edificio alcaldicio sería utilizado para celebrar el matrimonio de su sobrino. Los que preguntaron qué sucedía, recibieron como respuesta que se trataba de un asunto privado y, cuando supieron cuál era ese asunto, quedaron muy sorprendidos por la decisión de la alcaldesa de usar el palacio consistorial para una fiesta privada.

El viernes 28 de junio de 2013 los funcionarios que, al caer la tarde, trabajaban en el Palacio Falabella, vieron aparecer a personas vestidas de cóctel. Eran los invitados al matrimonio civil de Diego Brugnoli Errázuriz, sobrino de la alcaldesa. La ceremonia se realizó en la oficina de la autoridad edilicia en el segundo piso. La celebración del enlace, en la sala del Concejo Municipal. Quienes preguntaron qué ocurría, recibieron como respuesta que se trataba de un asunto privado.

Consultada al respecto, la alcaldesa explicó por escrito que “por razones especiales autoricé el uso de la terraza de la alcaldía, participaron además de los novios, sus padres y hermanos así como mis hijos y yo”. Y agregó que, al finalizar la ceremonia civil, “compartimos un espumante que financié de mi bolsillo”.

A dos años de asumir Errázuriz, quien ganó la alcaldía promoviendo la participación de los vecinos, sufrió un fuerte revés a raíz de la ordenanza que restringía los horarios de venta de alcohol en locales nocturnos. Ante las quejas y manifestaciones de los dueños de restaurantes, pubs, botillerías y discotecas, además de grupos de vecinos, el Concejo Municipal sometió a votación una nueva ordenanza y, por cinco votos a favor y cuatro en contra, incluido el de la alcaldesa, se volvieron a ampliar los horarios de venta de alcohol.

La gestión de Errázuriz se ha visto marcada por su dificultad para consolidar un equipo de trabajo sólido. Despidió, al menos, a ocho de sus más estrechos colaboradores, varios de los cuales trabajaron en su campaña, como Juan Eduardo Donoso, su jefe en las primarias y municipales, y posterior jefe de gabinete; Harry Abrams, encargado económico y electoral de la campaña y secretario ejecutivo de la Corporación de Desarrollo Social; Sergio Postok, asesor de informática en la campaña y en la alcaldía; Jorge Andrés Richards, encargado de comunicaciones de la campaña y asesor del área en la alcaldía, y Tomás Marín, quien estuvo a cargo de los barrios en la campaña y trabajó en la secretaría de planificación. Ellos cesaron en sus funciones al igual que otros tres funcionarios nombrados al comienzo de su gestión: Lautaro Contreras, administrador municipal; Carola Muñoz, encargada de comunicaciones, y Javier Jiménez, director de Educación.

La semana pasada debió enfrentar un gallito con siete directores de distintas áreas –Ximena Salazar, Paulina Brito, Ángel Cabeza, Adolfo González, Adel Cipagauta, Gonzalo Cortés y Nicolás Valenzuela–, quienes amenazaron con renunciar si ella no ponía atajo al poder que ejercen sus asesores. Se trata de Hugo Rivas (ex PC) en el área política; Ernesto Livacic (DC) en la económica, y Alejandro Canales, quien le lleva la agenda y cumple funciones similares a las de un jefe de gabinete. A ellos se suma Marcelo Trivelli (ex DC, actual PRO), su asesor comunicacional, quien en vista de la situación le sugirió dar un golpe de autoridad, el que se tradujo en un comunicado en el cual ella aparece solicitándoles a sus directores poner sus cargos a disposición para dejarla en libertad de acción.

En medio de este complejo panorama, el ex alcalde Cristián Labbé anunció que postulará nuevamente al sillón de Providencia “a todo evento”, es decir, con el apoyo de la UDI o como independiente. Esta decisión habría logrado bajar temporalmente el clima de tensión entre directores y asesores.

En septiembre Josefa Errázuriz declaró a la revista Caras que peleará la reelección al sillón municipal de Providencia, lo que ratificó esta semana en los programas ‘Mentiras Verdaderas’, de La Red, y ‘Cadena Nacional’, de Vía X.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV