lunes, 15 de octubre de 2018 Actualizado a las 18:32

Opinión

Autor Imagen

Contagio contenido para mercados emergentes

por 20 septiembre, 2018

Contagio contenido para mercados emergentes
Turquía y Argentina han sido unas de las víctimas, dada la fragilidad de sus economías, y los analistas buscan al siguiente en la lista, nombrando a Sudáfrica, Indonesia y Rusia como potenciales candidatos. Sin embargo, considero que los riesgos son más bien idiosincráticos y su contagio acotado.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los mercados emergentes han sufrido un duro revés desde su peak en enero. Los precios de las acciones y bonos se han visto impactados por el paulatino retiro de estímulos monetarios, principalmente por parte de la Fed, un fortalecimiento del dólar ante las amenazas de una guerra comercial entre EE.UU. y otras economías, y la pobre retórica del Presidente Trump que exacerba los mercados.

Durante el año hemos visto fuertes depreciaciones en las monedas emergentes frente al dólar, aumento de riesgos soberanos y una salida casi indiscriminada por parte de inversionistas desde esta clase de activo.

Turquía y Argentina han sido unas de las víctimas, dada la fragilidad de sus economías, y los analistas buscan al siguiente en la lista, nombrando a Sudáfrica, Indonesia y Rusia como potenciales candidatos. Sin embargo, considero que los riesgos son más bien idiosincráticos y su contagio acotado.

La corrección experimentada por los mercados emergentes no refleja una mejora en los fundamentales de esta clase de activo. Por ejemplo, al analizar una muestra de países emergentes, que representa un ~30% del PIB mundial, los niveles de inflación y el déficit de cuenta corriente han mejorado significativamente.

Llevado a números, un año antes de la crisis asiática de 1997, la inflación promedio de los emergentes fue en torno al 11%, comparado con el 4% actual. Un factor no menor, dado que abre la oportunidad de implementar políticas monetarias contracíclicas. Durante el mismo período, el déficit en la cuenta corriente pasó desde un 2% al 0%, es decir, no depender de un fondeo externo.

Los mercados de capitales locales y un régimen de tipo de cambio flotante también son reflejo de una mayor solidez de sus economías, toda vez que los primeros actúan como mitigante ante la disminución de liquidez –como la que estamos viviendo actualmente–. Y el tipo de cambio flotante es un eficiente mecanismo de ajuste de la economía.

Actualmente, la secuencia típica de las crisis de mercados emergentes ha perdido peso (salvo por algunas excepciones). Es decir, ante un aumento del riesgo global, las economías emergentes con déficit en cuenta corriente experimentan un aumento de su costo de fondeo y escasez de dólares, por lo que el déficit se hace más difícil de financiar y sus economías entran en recesión. Aumenta la inflación y las tasas de interés y, por ende, el riesgo de crédito e impacta negativamente en las utilidades de las empresas.

Las valorizaciones para activos emergentes están llegando a niveles atractivos y considero que los riesgos de contagio están acotados, lo que me lleva a considerar aumentar la exposición.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV