Viernes, 27 de mayo de 2016Actualizado a las 20:00

Ex presidente investigado en caso de corrupción

Oposición brasileña acusa: incorporación de Lula al gabinete busca librarlo de la cárcel

por 15 marzo 2016

Oposición brasileña acusa: incorporación de Lula al gabinete busca librarlo de la cárcel
Intento de frenar el trámite para un juicio político contra Rousseff y vetar la posibilidad de que Lula Da Silva vaya a la cárcel, acusaron distintos personeros de la oposición brasileña que calificaron como "burla" la eventualidad de que el ex mandatario sea nombrado ministro de Estado.

Citando a fuentes de la Presidencia, el diario brasileño O Globo afirmó que Lula Da Silva pondría como condición para incorporarse de la “mejor forma” al gobierno de Dilma Rousseff que la política económica cambie y se enfoque en retomar el crecimiento, según Emol.

De confirmarse, el ex dirigente sindical y Presidente de la República gozaría de fuero político, lo que evitaría que pudieran enviarlo a la cárcel de ser hallado culpable en la investigación en su contra por eventuales vínculos con el escándalo Petrobras, que supone lavado de activos y tráfico de influencias.

Rousseff, que se encuentra amenazada por un juicio de destitución, habría planteado la posibilidad de incorporar a Lula dentro de su gobierno para reforzar su imagen de liderazgo. Entre hoy y mañana se espera que Da Silva viaje a Brasilia para discutir con la Presidenta su posible arribo al Palácio do Planalto.

Por su parte, la oposición brasileña alertó hoy que la idea de incorporar a Da Silva al gabinete de la Presidenta sería una "clara maniobra para librarlo de la cárcel".

Rousseff se negó a confirmar el trascendido de que Lula asumiría un ministerio, pero el presidente del oficialista Partido de los Trabajadores, Rui Falcao, fomentó ayer los rumores cuando defendió que el ex mandatario se haga cargo de una cartera.

Las expectativas ante la incorporación de Lula estarían puestas en la “capacidad de articulación” que tiene Da Silva, habilidad que Rousseff necesita en medio de la aguda crisis en la que está sumida.

La Fiscalía de Sao Paulo acusó formalmente al ex sindicalista de lavado de dinero vía ocultación de patrimonio y falsificación de documentos, pero la justicia aún se encuentra analizando los cargos. El órgano persecutor, además, pidió prisión preventiva para Lula, pero el tribunal tampoco se ha pronunciado al respecto.

La jueza de Sao Paulo a cargo del caso se restó de la investigación ayer y pidió que la causa sea asumida por el juez federal Sergio Moro, responsable de la indagación por corrupción en la estatal Petrobras, en la que Lula también está siendo investigado.

Silvio Torres, secretario general del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) aseguró que el primer objetivo de nombrar ministro a Lula sería librarlo del riesgo de ir a prisión, además de "intentar frenar el trámite para un juicio político" contra Rousseff, que empezó el año pasado en el parlamento y se suspendió temporalmente por parte de la Corte Suprema, pero podría retomarse esta semana.

El también opositor Partido Demócratas (DEM) anunció que analizará la posibilidad de acudir a tribunales para impedir el nombramiento en caso de confirmarse. El diputado del DEM Pauderney Avelino dijo que sería una burla que Lula se trasformara en ministro y que “la sociedad pidió la destitución de Rousseff, pero también que Lula sea juzgado”, en las multitudinarias protestas del pasado domingo, que congregaron a 3,6 millones de personas en cientos de ciudades.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Cultura + Ciudad

Deportes