sábado, 20 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:06

Autor Imagen

Investigación pesquera, millonario negocio

por 19 agosto, 2011

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Durante muchos años se ha estado abusando de la “pesca de Investigación”, para prevenir conflictos, pagar favores políticos y sociales, satisfacer necesidades de organizaciones y por defecto beneficiar a particulares.

BITACORA DE MAR lo ha manifestado así en varias oportunidades en estos últimos años. Pero, que una empresa extranjera estuviese gozando de la buena voluntad de la “amigocrácia” chilena para capturar merluza con autorización plena de los encargados de velar por nuestra fauna marina es increíble.
Nuevamente falla la fiscalización. Mejor dicho, las personas que deben fiscalizar, incluidos los honorables diputados de las comisiones de pesca de los últimos años.

Menos mal la Contraloría de la República ha reaccionado y pone freno a los irregulares permisos para que no se destruya aun más a nuestras apetecidas merluzas bajo la forma mágica de Pescas de Investigación. ¡STOP!, dijo la Contraloría al millonario negocio de empresas como la Española PESCANOVA, la japonesa Nippón Suissan y empresas chilenas FRIOSUR y Pesca Chile.

Qué dijo la Contraloría: la pesca de investigación no tiene fines de lucro y eso no fue respetado por esas empresas y, como nó, si nadie las fiscalizaba. ¿Entonces? No culpemos a las empresas que lo único que quieren obtener es lucro . Son nuestras autoridades técnicas y políticas las que les dieron la oportunidad de hacer un millonario negocio junto a empresas que prestan (¿o venden?) sus banderas chilenas. Según la propia Subsecretaría de Pesca, esta operación habría significado 10.021 toneladas extraídas a mayo 2011.

Pero eso no es todo, Contraloría cuestiona en su dictamen los argumentos para la entrega de permisos especiales para extraer comercialmente centollas, navajuelas algas, merluzas de cola, bacalao de profundidad y congrio (ahora comprendo la oposición de la Subsecretaría años atrás en la reunión de Cites en Santiago (a proteger el Bacalao). La presión que realizaron estas grandes compañías pesqueras para pescar entre Puerto Montt y el extremo sur de nuestro país.

Desde luego las empresas involucradas quieren continuar con las cuotas conseguidas para actividades de seudo investigación con fines comerciales a gran escala. En ésta operación queda claro que la empresa chilena Frío Sur se prestó para esta encomiable tarea de atraer información científica que ni siquiera sabemos si existe, pero las utilidades económicas sí. Esta empresa está vinculada al Grupo Del Río (Sí el mismo que está en conversaciones con otro grupo familiar para desarrollar negocios pesqueros); por otro lado está Pesca Chile que es subsidiaria de la transnacional española Pescanova y Emdepes que es la subsidiaria de la transnacional japonesa Nippon Suissan Kaisha.
Este negocio que engordó las arcas de unos pocos, se puede graficar con un dicho muy chileno: no le eches la culpa al chancho si engordó demasiado (cerdo, por siaca) la culpa es del que da el afrecho.

Una frase para el bronce: C. VIAL gerente de Friosur en el Mercurio, “Bajo la figura de la pesca de investigación se realizan desembarques de varias especies demersales (de profundidad) de Puerto Montt al sur, lo que explica la importancia de que se norme esta actividad”. Era que nó.

Me preguntan: ¿Se habrá realizado investigación? Si de verdad se hizo, ¿Por qué el estado calamitoso de las merluzas?

El dictamen de Contraloría dice algo que da esperanzas de terminar con estas malas prácticas, dice en una de sus partes: “si la Subsecretaría de Pesca autoriza permisos de pesca de investigación con un fin distinto, tal decisión quedaría afectada por una desviación de poder y viciado el acto que la sanciona, sin perjuicio de eventuales responsabilidades administrativas que podrían generarse respecto de los funcionarios y autoridades involucradas”.

Como ciudadano se debe agradecer la oportuna y valiente presentación ante Contraloría que hicieran el Senador Navarro y el Académico y biólogo marino señor Eduardo Tarifeño, de nuestra querida Universidad de Concepción y destacado defensor de la fauna marina en el Consejo Nacional de Pesca.

Fuentes: El Mercurio; Ecoceanos, Radio del Mar, Bitácora de Mar

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV