lunes, 18 de junio de 2018 Actualizado a las 00:38

Carlos Narea investigado en el

Exclusivo: el hombre clave del Servicio Secreto en la Operación Silencio

por 29 marzo, 2004

Apodado "el tío", este ex miembro de la Armada de Chile residió en Buenos Aires por varios años y fue el nexo del SSE para varias operaciones. Sus acciones aparecen vinculadas a la salida de Chile de los ex agentes de la CNI, Arturo Sanhueza Ros (abril 91), Carlos Herrera Jiménez (septiembre 91) e indirectamente en el proceso del caso del químico de la DINA, Eugenio Berríos.

El ministro en visita Alejandro Madrid Crohare, que sustancia el proceso por el homicidio del químico de la DINA, Eugenio Berríos Sagredo, identificó al hombre clave del Servicio Secreto Exterior del Ejército (SSE), que sirvió de nexo para dar inicio a lo que se llamó la "operación silencio", de principios de los noventa, destinada a sacar del país a ex agentes involucrados en violaciones a los derechos humanos.



Se trata de Carlos Narea González, apodado "el tío", ex miembro de la Armada de Chile, quien residió en Buenos Aires por varios años y fue el nexo del SSE para varias operaciones, aunque ahora estaría "desactivado". En la actualidad residiría en Santiago.



Narea González -padre de uno de los productores musicales más famosos de España, del mismo nombre- aparece vinculado a la salida de Chile de los ex agentes de la CNI, Arturo Sanhueza Ros (abril 91), Carlos Herrera Jiménez (septiembre 91) y con un grado de conexión indirecta en el expediente por el homicidio del químico de la DINA, Eugenio Berríos Sagredo (octubre 91).



Su nombre apareció en este último caso, y pese a que el Departamento Quinto de Investigaciones lo indagó y acreditó su existencia, se prefirió dejarlo fuera del proceso, debido a razones de seguridad nacional, ya que mantiene múltiples contactos con el bajo mundo argentino, como también con el Servicio de Inteligencia del Estado (SIDE), donde a principios de los 90 se vinculó a uno de sus hombres fuertes, cuya identidad este medio se reserva.



Cuando Narea González regresó a Chile, se dedicó a comerciante. De acuerdo a los antecedentes que existen en Dicom, sus oficinas estaban ubicadas en calle Huérfanos 581, en la vereda nororiente de la intersección con Miraflores.



Sin embargo, una revisión actual revela que el número ya no existe. Esto se produce porque el edificio fue remodelado en su primer piso. Un conserje del lugar indicó que aquel número correpondía a una empresa de fotocopias.



Lo interesante de esto es que frente al 581 funciona la embajada argentina y anteriormente el consulado. Por lo que no se descarta que Narea hubiera seguido adscrito hasta hace poco tiempo al SSE y operara como buzón de información.



Historia de una participación



Todo comenzó a principios en abril de 1991, cuando el entonces jefe del SSE, el coronel Maximiliano Ferrer Lima, le fue ordenado encuadrar a Sanhueza Ros dentro del SSE, debido a sus constantes apariciones en la prensa, como el presunto autor del crimen del empresario gastronómico Aurelio Sichel.

Fue así como el 19 de abril del mismo año, según declara Sanhueza Ros en el proceso, fue llevado al aeropuerto Arturo Merino Benítez, en medio de un operativo de seguridad por si era detenido.



Este hecho se ve refrendado en el expediente no sólo por la declaración de Sanhueza, sino por los mismos dichos de Ferrer, en una entrevista aparecida en el libro Crimen Imperfecto, sobre el caso Berríos.



La mención de Carlos Narea González aparece, además, en un resumen pormenorizado de la agenda de Sanhueza que se encuentra en el expediente, como también en la última declaración prestada a fojas 4.760, el pasado 25 de noviembre de 2003, por el comandante (R) Mario Cisternas Orellana, donde reconoce la existencia del "tío", más no menciona su identidad.



Carlos Narea fue uno de los responsables de generar los nexos en Argentina, para que Sanhueza Ross pudiera arrendar departamento, a través de "Sara", un contacto del SSE en la inmobiliaria Santa Fe, lo que posibilitó que viviera en calle Cramer 1859; también ayudó a conseguir una identidad con historia falsa, incluída a nombre de Gustavo Navarro Castro, un chileno residente en el país vecino. Anteriormente, tenía un DNI argentino como Pedro Grau.



El equipo diligenciador de Interpol, a cargo del comisario Nelson Jofré, acreditó que la identidad de Sanhueza era falsa, ya que entrevistaron al dueño de la firma en Chile, Juan Pablo Sanz Alemparte, a cuyo nombre se enviaban las remesas de dinero de los fondos reservados de la Dirección de Inteligencia del Ejército.



De acuerdo a los antecedentes reunidos hasta ahora, Narea González también habría tenido participación en la consecución y del carnet de identidad falso con que salió de Chile el mayor (R) Carlos Herrera Jiménez, en septiembre de 1991. Este último, recordemos, está condenado por el homicidio de Tucapel Jiménez y el delito conexo del carpintero Juan Alegría Mundaca, ocurridos en 1982 y 83, respectivamente.



También va en el caso Prats



El descubrimiento de Carlos Narea deja al descubierto no sólo un aparato de espionaje muy bien montado por Ferrer Lima, sino también la posibilidad de que tambiém hubiera operado para la DINA, en el homicidio del ex comandante en jefe del Ejército Carlos Prats, proceso sustanciado en Chile por el ministro en visita Alejandro Solís.



De allí que el magistrado, en conocimiento de esta información, decidiera incluirla dentro de sus prioridades de investigación.



La tesis de la eventual participación de Narea, en esta indagatoria, guarda relación con algunos de sus contactos en Buenos Aires, como quienes también aparecen vinculados a la Operación Cóndor y el caso Prats, como Pascual Guerrieri y Martín Ciga Correa.



Vea lo último del caso Berríos

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV