jueves, 18 de octubre de 2018 Actualizado a las 14:19

Intervención de Piñera complicó a la candidata y la obligó a entrar a un terreno pantanoso

La agenda por los 40 años del Golpe erosiona al comando de Matthei

por 2 septiembre, 2013

La agenda por los 40 años del Golpe  erosiona al comando de Matthei
Lejos de lo que se esperaba en la Alianza, el aniversario del Golpe se tomó la agenda política e inevitablemente se convirtió en un factor imposible de eludir en el marco de la campaña. Al punto que hasta el Presidente de la República decidió subirse al carro, lo que no ha contribuido a un mejor desempeño de su abanderada ni a la ya desmejora campaña del sector.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para la candidatura presidencial oficialista no está siendo fácil hacerse cargo de la agenda. En medio de la contingencia que se impone, se debilita la capacidad de reacción de los equipos de la abanderada, Evelyn Matthei. Aún antes de las cuestionadas cifras que entregó la última encuesta CEP, el ambiente no era bueno en la derecha y los aspirantes al Congreso comenzaban a impacientarse ante la posibilidad de que el paraguas bajo el cual tienen que refugiarse no fuera todo lo eficiente que se esperaba. Adicionalmente, según un sector, el polémico “perdón” del senador gremialista Hernán Larraín puso el foco en el tema de los derechos humanos innecesariamente, y todo fue peor con la fórmula elegida por la ex secretaria de Estado para salir del paso. Pero finalmente fue el propio Presidente de la República, Sebastián Piñera, quien este fin de semana obligó a repensar la estrategia original en relación con el Golpe de Estado y empujó a Matthei a cambiar su primer discurso y salir a denunciar que fue objeto de “bullying” cuando habló de atropellos a los derechos humanos en dictadura.

Fueron los dichos del mandatario los que, este sábado en una entrevista con La Tercera, encendieron las alarmas. Consultado sobre el argumento de Matthei para no considerar que debiera pedir perdón por lo sucedido en dictadura, recordó que la abanderada dijo “que tenía 20 años en 1973 y no tenía de qué pedir perdón. La verdad, es un poco engañoso, porque no estamos hablando sólo de ese momento, sino de todo lo que pasó después”. Las palabras del Jefe de Estado comenzaron a multiplicarse en las redes sociales y la abanderada no tuvo más remedio que salir a intentar revertir los efectos de esas declaraciones. Dándole una vuelta olímpica a su discurso original aseguró que “todavía me resuenan en los oídos cuando me gritaban traidora y cuando le gritaban traidor a mi padre, porque se quedó en la Fuerza Aérea hasta que salió el informe Rettig y señaló que era inaceptable lo que había ocurrido. Nos hicieron a ambos mucho bullying pero siempre sentí que el tema de los derechos humanos había que hablarlo cuando estaban ocurriendo los hechos y no 20 años después”.

Algunos aspirantes al Parlamento optaron derechamente por volver atrás y pedir al ex abanderado y actual aspirante al Senado por la UDI en Santiago Oriente, el ex ejecutivo de Cencosud Laurence Golborne, tomando distancia de la imagen de Matthei. Es decir, que lo que ya se comentaba en sordina se terminó concretando, según constata La Tercera, que menciona a los candidatos al Senado Gonzalo Uriarte e Iván Moreira; y a la Cámara Celso Morales y el novato por Los Andes y San Felipe, Felipe Cuevas, como los primeros que le habrían solicitado reforzar sus respectivas campañas. El propio Golborne colocó este sábado en su cuenta de Twitter: “En el Club Árabe de San Felipe, en la proclamación de Felipe Cuevas, el futuro diputado del Valle de Aconcagua”, ocasión en que planteó que “tengo un capital político y con humildad lo pongo a disposición de nuestra causa y las ideas que representamos”.

Pero lo cierto es que en su propio sector ya días antes había sido muy mal evaluada la forma cómo enfrentó el tema del perdón. Aunque en la propia UDI hubo quienes estimaron que “no fue la mejor manera” de responder; fue mayoritariamente desde Renovación Nacional donde las críticas fueron más duras. Si bien nadie la contradijo públicamente, toda la semana se conversó el tema, pues es en esta tienda donde existen más críticos ya que algunos parlamentarios liberales siempre han rechazado los atropellos producidos en dictadura. De hecho, esa misma semana, la diputada Karla Rubilar dijo en una entrevista a La Nación que, “claramente, (Augusto) Pinochet era el jefe de Estado de un gobierno que tuvo una política de represión, donde se exterminaron compatriotas por pensar diferente. De eso no hay ninguna duda. Es más, todo el aparato represor de la DINA que ha sido condenado y Manuel Contreras, que tiene más de 100 años de condena, demuestran que hubo una política sistemática de exterminio a personas que pensaban diferente”. Y si bien no apuntó explícitamente a su abanderada dio cuenta de que existe lo que se ha dado en llamar las “dos almas” de la derecha, que no han logrado empalmar del todo en el marco de la candidatura presidencial de Matthei.

Y el que la propia candidata haya optado por cambiar su discurso sobre el tema, que el gobierno ha realzado al decidir hacer un acto conmemorativo en La Moneda, da cuenta del reconocimiento implícito de que hubo un error estratégico en la postura original por la que se había optado. Ello dado también que muy a pesar de los sectores más conservadores de la derecha que apostaban a que el tema de los derechos humanos no fuera un elemento central en la campaña por el sillón presidencial, se equivocaron. De allí que el no poder imponer una agenda propia y verse en la obligación de reaccionar a la que la contingencia va señalando, es un problema que preocupa a los candidatos. Particularmente a los nuevos. En ese contexto, hay quienes han puesto más énfasis en los 39 puntos de rechazo frente a los 32 de aprobación que revela la encuesta CEP, que en el 44-12 a favor de Michelle Bachelet en la polémica pregunta abierta sobre “¿Quién le gustaría que fuera la o el próximo Presidente de Chile?”.

Una muestra de ello es que ya algunos aspirantes al Parlamento optaron derechamente por volver atrás y pedirle al ex abanderado y actual aspirante al Senado por la UDI en Santiago Oriente, el ex ejecutivo de Cencosud Laurence Golborne, tomando distancia de la imagen de Matthei. Es decir, que lo que ya se comentaba en sordina se terminó concretando, según constata La Tercera, que menciona a los candidatos al Senado Gonzalo Uriarte e Iván Moreira; y a la Cámara Celso Morales y el novato por Los Andes y San Felipe, Felipe Cuevas, como los primeros que le habrían solicitado reforzar sus respectivas campañas. El propio Golborne colocó este sábado en su cuenta de Twitter: “En el Club Árabe de San Felipe, en la proclamación de Felipe Cuevas, el futuro diputado del Valle de Aconcagua”, ocasión en que planteó que “tengo un capital político y con humildad lo pongo a disposición de nuestra causa y las ideas que representamos”.

Considerando el ambiente que existe en el oficialismo y la inquietud que se viene gestando desde hace varias semanas, este escenario sólo podría ser el comienzo y con el transcurso de las semanas otros podrían sumarse con entusiasmo a la idea de colgarse de Golborne y no de la abanderada para hacer su campaña. De hecho, en la Alianza se rumorea que algunos diputados que van a la reelección “marcan más en sus distritos que la propia candidata presidencial”, aunque los dirigentes de la Alianza descartan de plano que sea así y aseguran que eso “no es más que una exageración”.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV