viernes, 28 de enero de 2022 Actualizado a las 13:37

DESTACADO

Lily Pérez, única senadora de oposición que votó a favor #aborto3causales: “Hay un discurso súper anti mujer muy enquistado en algunos sectores de la derecha”

por 8 marzo, 2017

Lily Pérez, única senadora de oposición que votó a favor #aborto3causales: “Hay un discurso súper anti mujer muy enquistado en algunos sectores de la derecha”
Dice que hay un tema de hipocresía social que involucra a la sociedad como conjunto y que no tiene que ver sólo con el parlamento. “Hay una cultura que no quiere que las propias mujeres puedan decidir sobre sus vidas”, explica en esta entrevista.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El pasado 25 de enero, el pleno del Senado aprobó la idea de legislar en general el proyecto de interrupción del embarazo en tres causales: inviabilidad fetal, riesgo de vida de la madre y violación, con 20 votos a favor y 15 en contra.

En las tribunas y en las butacas de los senadores los ánimos estaban encendidos y los más fundamentalistas buscaban doblar los últimos votos para que se rechazara la propuesta. Uno de esos votos era el de la parlamentaria Lily Pérez, presidenta del partido de oposición Amplitud y la única mujer de oposición que votó a favor de la iniciativa.

 — Senadora, ¿a qué viene su decisión que es contraria a las ideas conservadoras de su coalición?

— Yo tengo un cargo de representación popular y represento a un gran grupo de mujeres, muchas de derecha, otras de centro, algunas conservadoras, muchas de oposición, pero sobre todo represento a las mujeres en general y una mujer líder de verdad, a mi juicio, tiene que tener conciencia política. No concibo una mujer líder sin conciencia de género, no les creo, no les compro. Además, más allá de que a mí el aborto no me gusta y no influiría en ninguna mujer para decirle, “vamos, aborta, este es el camino”, sí tengo una mirada comprensiva hacia aquellas mujeres que tienen una de las causales que se están discutiendo, mujeres que han sido violadas, que tienen un embarazo inviable o incompatible con la vida, una mujer que arriesga su vida si sigue con ese embarazo. Tengo una mirada absolutamente empática con ellas y creo que ha sido un logro imponer una temática que antes era como tabú, que se caricaturizaba. Ya celebro el poder discutirlo con más altura de miras de lo que pudo haber sido antes.

— Dentro de su bloque, ¿hubo muchas presiones por su voto?

— Por supuesto que sí, yo he tenido sobre este tema discusiones importantes con muchos dirigentes políticos y parlamentarios, que se dejan llevar por una corriente como oculta-conservadora que existe en la oposición. A mí me llama la atención ser la única senadora de oposición que vota a favor de la idea de legislar, pero cuando me  remonto un poco más atrás tampoco quisieron votar el acuerdo de vida en pareja con todo lo que ello implica, la ley anti discriminación, etc.

— ¿Por qué cree que las mujeres parlamentarias de oposición se disocian de su género?

— Creo que están muy desvinculadas de lo que les pasa a las mujeres en la vida real, porque las mujeres —sean de derecha, de izquierda, de centro—, todas tienen los mismos problemas y no importa su posición política. Muchas enfrentan violaciones y embarazos inviables. Este tema está ideológicamente malentendido. Estos temas que tienen que ver con los derechos de las mujeres, de las minorías sexuales, tienen un enfoque absolutamente equivocado desde la óptica de la derecha.

 De alguna forma la oposición en el parlamento representa a esa sociedad ‘hipocritona’, que dice en los almuerzos familiares: ‘No quiero que hablemos de aborto’, pero que, si la polola del hijo queda embarazada, le dice: ‘Oye, mijito, arregle el problema’.
 

— ¿Cuáles son los argumentos de sus congéneres de oposición para no votar el proyecto en general?— En primer lugar, creo que es un error ponerlo como “pro vida versus anti vida”. Yo soy mujer y soy mamá. A mí nadie me puede venir con el cuento que soy anti vida porque soy mamá, creo en la vida. Si a mí una joven que tiene un problema y no quiere seguir adelante con su embarazo, y no es parte de las tres causales, yo la voy a impulsar a que siga adelante con su embarazo, y si tiene alguna de estas causales igual la voy a impulsar a que siga con su embarazo, pero no la puedo obligar a que lo haga, y si ella decide no hacerlo voy a tener un mirada empática para ella, no sólo compasiva, este no es un tema de caridad es un tema de empatía.

 — La senadora Von Baer dijo incluso que el aborto podría transformarse una forma de anticoncepción y llegar a ser aborto libre.

— Hay un discurso súper anti mujer que está muy enquistado en algunos sectores de la derecha. Por ejemplo, hablan que por culpa de los métodos anticonceptivos las mujeres cambiaron su vida sexual, que por culpa de la salida de la mujer al trabajo estamos llenos de jóvenes que se convierten en delincuentes. O sea, que todo es culpa de la mujer. Hay una cultura en parte de la derecha en la que se responsabiliza de todo a la mujer. Todos los fracasos de la familia chilena son culpa de la mujer y creo que eso es un error de mirada enorme.

— ¿Usted va a votar a favor las tres causales? Hasta el día de hoy no se sabe si están los votos e incluso algunos parlamentarios oficialistas han dejado en duda si votarán a favor de la causal de violación.

— Yo voy a votar a favor de las tres causales, creo que eso es lo correcto, que todas son necesarias y me parece que son razonables. No son aborto libre, el aborto no es un método de planificación familiar. Me llama la atención que las mismas personas que han criticado las causales de la intervención del embarazo con afán terapéutico, sean los mismos que decían que la píldora de anticoncepción de emergencia era abortiva, los mismos que estaban en contra de la ley del divorcio. Que decían: “Primero el divorcio, después el aborto y después el fin del mundo”. Hay una cultura “culpógena” hacia la mujer, que no quiere que las propias mujeres puedan decidir sobre sus vidas.

 — Senadora, le pregunto en específico por la frase de su colega, la senadora Von Baer, que en medio de la discusión de aborto dijo que la mujer sólo “presta el cuerpo”.

— A mí no me dice nada. La frase de la senadora Von Baer o de la senadora Van Rysselberghe, y también de muchos hombres, tiene que ver con una cosa cultural, pero es lo que es, yo respeto a quienes son conservadores de verdad y lo viven y lo asumen así. A mí lo que me molesta, que no es el caso de ellas, es la hipocresía en Chile, porque en los sectores acomodados ni siquiera se discute este tema. Una mujer con un embarazo inviable, para no cometer un delito en Chile, puede viajar. Hay un tema de hipocresía social que involucra a la sociedad como conjunto y que no tiene que ver sólo con el parlamento. De alguna forma la oposición en el parlamento representa a esa sociedad ‘hipocritona’, que dice en los almuerzos familiares: ‘No quiero que hablemos de aborto’, pero que, si la polola del hijo queda embarazada, le dice: ‘Oye, mijito, arregle el problema’.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día