martes, 18 de enero de 2022 Actualizado a las 10:01

Destacado

Alicia en el país de las desigualdades: AUGE no incluye cirugía de simetría mamaria en casos de mastectomía

por 29 marzo, 2017

Alicia en el país de las desigualdades: AUGE no incluye cirugía de simetría mamaria en casos de mastectomía
Debido a la alta demanda de cirugías para diagnosticar y extirpar el cáncer mamario, el Hospital Regional de Concepción decidió priorizar las mastectomías por sobre la simetrización mamaria.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En febrero de este año y luego de una serie de exámenes, Alicia (51) confirmó sus sospechas: tenía cáncer de mamas. Meses antes, ya había comenzado el peregrinaje luego de que se palpara unos bultos en su mama derecha, que resultaron ser tres nódulos. El tratamiento indicado por sus médicos fue una mastectomía, extirpación de la mama afectada.

En ese momento no lo sabía, pero se venían días difíciles para ella y su familia, no sólo por el cáncer, sino por las dificultades que conlleva enfrentar esta enfermedad en el sistema de salud pública. El Hospital Regional de Concepción es el escenario de este relato que es triste y desesperanzador, pero que ocurre día a día en nuestro país.

“Luego de una junta médica, mis médicos tratantes, el doctor Rodrigo Zúñiga y la doctora Zaria Pizarro, me confirman que me operarían, que me harían una mastectomía en mi pecho derecho y que, al ser yo copa C y al no poder poner implantes de más de 200 cc por prevención médica, me realizarían una reducción de mi pecho izquierdo”, dice Alicia.

Cuenta que quedó tranquila y que “fue como un alivio dentro de la enfermedad saber que iba a quedar bien, tanto en la parte salud como en la estética, algo que también me preocupaba mucho”.

Entonces le dieron una fecha para la operación, el 14 de marzo pasado.

Aquí guagua que no llora, no mama. A las mujeres que apelan, muchas veces se les realiza la cirugía incluyendo la simetrización, pero acá vienen algunas mujeres que no saben ni leer y ellas no apelan.

Tras la noticia, Alicia y su familia se prepararon para ese día. El lunes 13 de marzo fue al hospital para internarse y el médico alcanzó a marcar ambas mamas para la intervención.

“Ahí vino mi primera desilusión”, relata. “Después de consultar a la matrona, el médico me dice que no hay pabellón y que la fecha que me habían dado para la operación era ‘estimativa’. Mi familia y yo no entendíamos nada, nunca me habían dicho que la fecha no era segura. Fue muy frustrante, y lo primero que pensé es que tendría que pasar de nuevo por la angustia de los días anteriores”, acota.

Pero las malas noticias no terminaron ahí. Según cuenta, fue llamada para una nueva evaluación el día 20 de marzo, “me pareció raro porque lo mío ya estaba listo”, añade.

La esperaba un médico que no conocía y no estaban presentes ninguno de sus dos médicos tratantes. “Él me dijo que había un problema con la cirugía que me iban a hacer, que ya no se iba a hacer lo que ellos me habían dicho (sic), sino que sólo me extirparían la mama y no se pondrían preocupar de la estética, ya que se estaban ocupando muchas horas de pabellón en eso”, narra.

“Se me vino el mundo abajo de nuevo", fue su primera reacción. Y agrega: “Quedé totalmente derrumbada, voy a quedar deforme, pensé”.

Alicia cuenta que “el médico me vio tan mal que me dijo que lo único que podía hacer era apelar a que me respetaran el primer plan de cirugía que me habían dado”. Esta recomendación se lee textual en el documento rotulado “Informe de Atención Policlínico”, que además dice bajo el ítem Evolución : “Paciente intentará gestionar CX con reconstrucción a través de reclamo en la OIRS y eventual audiencia con SDM (subdirector médico)”. El documento al que accedió El Mostrador Braga es firmado por el doctor Emilio Sandoval, el médico que Alicia conoció ese mismo día.



Desde el Hospital Regional de Concepción confirmaron este criterio a través de un comunicado de prensa: “La cirugía por cáncer de mamas se efectúa regularmente y según lo establecido por GES, esto es mastectomía total o parcial y reparación cosmética de la mama intervenida”.

El documento dice además que “es habitual que, al término de estos procedimientos, exista una asimetría que afecta la imagen de las pacientes. Conscientes de esto, en los últimos 6 meses se ha ofrecido a las usuarias la intervención de la mama sana (reducción del órgano, por ejemplo), con el objetivo de restablecer la simetría”.

“Sin embargo, en el último tiempo aumentó la demanda de cirugía para diagnosticar y extirpar el cáncer mamario y las horas de pabellón disponibles son las mismas, razón por la que este Hospital ha debido priorizar los actos quirúrgicos de mastectomía parcial o total y reparación cosmética, por sobre simetrización mamaria”, expone.



“Guagua que no llora, no mama”

Ante la negativa, Alicia apeló y está a la espera de la resolución, lo que ha retrasado su operación, la cual estaba agendada para el martes 28 marzo.

“Estoy con una depresión (se quiebra) y estoy cansada. Ya llevo tres o cuatro días que entro en la mañana y salgo en la tarde del hospital haciendo trámites para que se respete mi primer plan, que incluye la reducción de mi otra mama. Esto ha sido una tortura psicológica para mí”, dice la afectada.

Una enfermera cercana al proceso, que prefiere guardar su nombre por miedo a perder su trabajo, explica: “Aquí guagua que no llora, no mama. A las mujeres que apelan, muchas veces se les realiza la cirugía incluyendo la simetrización, incluso comprando horas en el sistema privado, pero acá vienen algunas mujeres que no saben ni leer y ellas no apelan”.

La psicóloga María Eugenia López, especialista en tratar a pacientes oncológicos, explica la importancia de que una mujer que ha pasado por una mastectomía quede conforme con su nueva imagen de sí misma.

“La reconstrucción mamaria siempre va a ser un aporte en la medida que llega a reemplazar algo que se pierde, no solamente a nivel físico, sino que a nivel simbólico. Cuán importante es para una persona va a depender de cada persona. Lo que está claro es que lo mejor para cada una es lo que ella perciba como mejor. No puede ser una decisión tomada de manera unilateral por el médico”, dice la especialista.

En el caso particular de Alicia, la psicóloga explica: “Que haya una expectativa de algo y que esto se caiga, puede ser muy doloroso. Ella había confiado que el equipo médico iba a hacer determinado procedimiento, y que luego se diga que eso no se va a hacer por supuesto que tiene efectos psicológicos importantes y probablemente por eso es que ella esté presentando sintomatología depresiva” .

Qué dice el Auge

Desde el Ministerio de Salud, la respuesta es que los criterios recomendados para decidir a qué personas y cuándo se realiza la reconstrucción mamaria se encuentran en la Guía de Práctica Clínica AUGE Cáncer de Mama de Noviembre 2015, sin embargo, en este documento se establece con claridad sólo la reconstrucción de la mama en la cual se realizó la mastectomía, por lo que no asegura una cirugía de simetrización de ser necesaria.

No obstante, en el apartado 6 de esta guía, titulado “Reconstrucción Mamaria”, bajo el subtitulo Recomendación indica: “Las diferentes alternativas de reconstrucción mamaria dependen de la situación del paciente y deben ser discutidas entre la paciente y el médico tratante”.

La prestación de salud llamada “reconstrucción” en el AUGE, en los casos de cáncer de mamas, sólo se puede entregar una vez, por lo que las mujeres que no pueden optar a la cirugía con simetrización y que no tienen los medios para realizarse este procedimiento de manera particular, no pueden acceder posteriormente a realizarse la intervención. Así las cosas, de no ser aprobada la solicitud de Alicia, podría pasar el resto de su vida “odiando mi cuerpo deforme, mutilado”, tal y como ella lo anticipa entre lágrimas.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día