sábado, 29 de febrero de 2020 Actualizado a las 21:40

Preocupación

¿Es el test rápido de VIH la solución para controlar las cifras alarmantes de contagiados?

por 20 agosto, 2017

¿Es el test rápido de VIH la solución para controlar las cifras alarmantes de contagiados?
Tras la información de personas contagiadas de VIH en Chile se están generando algunas estrategias como implementar un plan piloto para el examen rápido de VIH, que ya se vende de forma privada. ¿Cómo enfrentará una persona ser positivo en el test? ¿Cómo se catastrará la información del paciente luego que se realice el test en su hogar? Son algunas de las interrogantes. Mientras tanto, aumentó en un 300% las personas que se están realizando el test de Elisa luego de darse a conocer que nuestro país lidera el ranking de contagios de Latinoamérica.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Fue a fines de junio que un informe de Onusida aseguró que entre 2010 y 2015 las personas contagiadas con VIH en Chile aumentaron en un 34 por ciento lo que dejo a nuestro país liderando el ranking de contagios en Latinoamérica.

Esto generó rápidamente preocupación en las autoridades que entregaron nuevas cifras de contagio de Sida, debido a que en los últimos seis años se pasó de más de 2.900 casos en 2010 a casi 5.000 en 2016, un aumento de un 66 por ciento.

Para el presidente de la Corporación Sida Chile y coordinador del Comité de Sida de la Asociación Panamericana de Infectología, Carlos Beltrán, el alza además de “alarmante” es “inaceptable”. Según señaló a La Tercera: “Hace dos años que le venimos diciendo al Minsal sobre este aumento, sobre todo en los jóvenes. Hoy día es un hecho y las cifras internacionales dan cuenta de esto. El problema es que no han hecho nada". El infectologo agregó que reconoce que se hacen más pesquisas, pero según él, es solo en el grupo de embarazadas, en el resto de la población se siguen haciendo la misma cantidad de exámenes por lo que se trata de un aumento real de la epidemia.

¿Test de Elisa o test rápido?

Tras las alarmantes cifras que nos sitúan por sobre países como Guatemala, Costa Rica y Honduras el país inició una campaña, pero parece ser insuficiente.

Es por eso que ahora cuando se pone en tela de juicio los procesos para realizar el test de Elisa debido a su demora sobre todo en el sistema de salud pública, ya que en clínicas por medio de isapre sería un poco más rápida la entrega de resultados. Este examen requiere de un horario y llevar una orden médica.

Lo que está claro es que debido a las últimas informaciones este mes hubo un alza de 300 por ciento de las horas solicitadas para el test. Los expertos señalan que generalmente se experimenta este aumento en las semanas en que el Estado impulsa las campañas sobre este tema, pero claramente las cifras entregadas por Onusida aumentaron el interés por evaluarse. Además, la cifra que también se disparó es la de exámenes de menores de edad ya que desde enero se modificó la ley de sida y los mayores de 14 años pueden hacerse el test sin autorización de sus padres.

Además, en Chile aún no existe conciencia ni educación del valor del test “continúa la idea de que tomarse el examen indica que estás haciendo algo malo, siendo que debería ser todo al revés, te hace un ser responsable. Tomarse un examen de detección de VIH no pone en riesgo a la persona ni la hace más promiscua”, manifestó el médico David Palma, consultor del Área de VIH de APROFA (Fundación Asociación Chilena de Protección de la Familia).

Se estima que en Chile entre un 40% a un 50% de las personas que viven con VIH no lo saben. Sin embargo, sigue existiendo un estigma asociado a tomarse el examen para detectar el virus, aseguran en APROFA.

Sin embargo, hoy existen opciones más allá del Test de Elisa para detectar el VIH, considerada la principal enfermedad crónica a nivel mundial, de acuerdo a datos de ONUSIDA. Una alternativa poco difundida es la del test rápido.

El Ministerio de Salud deberá presentar una propuesta sobre la factibilidad de permitir la venta de test rápidos del Virus de Inmunodeficiencia Humana –VIH. Según consigna La Tercera, el anuncio que se hizo durante una sesión de la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, revisará la normativa vigente y la viabilidad de que los test rápidos puedan ponerse a la venta en farmacias privadas, para lo cual diseñará un plan piloto que recién se implementará a fin de año y se trabajará durante los siete meses que le quedan de gobierno a la Presidenta Michelle Bachelet.

El examen rápido detecta los anticuerpos generados por la enfermedad, tiene un 99,7 de efectividad y existen 11 tipos de test inscritos en el Instituto de Salud Pública -ISP- vigentes desde 1999. Es similar a la toma de muestra de la glicemia: consiste en la punción de un dedo y la verificación no toma más de 15 minutos.

El principal potencial del test rápido es que las personas no tienen que ir directamente a hospitales y consultorios a tomárselo, por lo que es factible implementar una estrategia comunitaria para aplicarlo donde está la gente, bajo la acción de profesionales capacitados, incorporando la consejería pre y post test, todo en el marco de una estrategia de prevención integral.

A pesar que suena positivo y alentador la idea de la venta de test rápidos y que se puedan realizar de forma privada en la comodidad de los hogares ya generó detractores de la iniciativa que se utiliza en varias zonas: España, Francia o Estados Unidos, y en países de Latinoamérica como México, Colombia, Argentina y Uruguay.

 Vasili Deliyanis, vocero de la Corporación Chilena de Prevención del Sida-AcciónGay, declaró a Cooperativa que no está de acuerdo con la venta del examen rápido, ya que se requiere un trabajo intersectorial y que tiene que existir una orientación a los usuarios.

"Lo que va a hacer el Estado es un piloto, pero el test rápido no es llegar e instalarlo, nos negamos brutalmente a eso de venderlo en farmacias, como determinados doctores irresponsablemente, habría que ver porqué lo hacen", dijo el dirigente.

"Me dicen que en Europa sí (se vende en farmacias el test), pero en Europa hay educación sexual, hay un estado de madurez social, hay campañas de prevención donde la gente está informada del VIH", añadió Deliyanis.

Por su parte el académico Carlos Pérez, del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Medicina de la UC, apuntó en Cooperativa que "estos test, por ejemplo, de saliva, que son más fáciles de autoadministrar son bienvenidos, pero tiene que ir eso acompañado de un instructivo, una información cuando la persona se lo realice para saber qué hacer si resulta positivo". Pero explicó que las personas que se realicen este examen y no tengan la respuesta esperada pueden reaccionar mal, "puede que en ese momento entren en una situación de pánico, de shock, quedar bloqueado, no saber qué más hacer, así que tienen que estar muy claros los pasos a seguir y dónde acudir y cómo se van a ir resolviendo sus dudas", remarcó.

“Se trata de una alternativa económica, eficiente especialmente para detectar a personas negativas, e ir limpiando esa nebulosa de personas cuyo estado desconocemos”, explica David Palma.

Manejar la información de cuantas personas tienen VIH es importantísimo para crear planes de salud y estrategias, sin embargo, con el test rápido se podría perder la regulación de los infectados y se podría generar una lista oculta de pacientes diagnosticados con el virus, lo que no ocurre en el sistema actual ya que el registro se activa de manera automática. Ante esto, el Dr. Carlos Pérez, infectólogo de la Red de Salud UC Christus consignó en Emol que, por ejemplo, esté coordinado que la persona que se realizó el autotest y arrojó positivo pueda llamar a un fono ayuda del Minsal para recibir instantáneamente una respuesta, aclarar sus dudas y recibir orientación. Y agregó que "Confiamos en que la gran mayoría de personas sí van a tomar una conducta activa".

Además de la propuesta del test rápido, se trabaja también en el aumento de la entrega de preservativos, ya se habla de más de 17 millones disponibles en la atención primaria y en hospitales, y además se implementará el uso de pruebas rápidas pilotos sin testeo para el segundo semestre.

Según un reportaje de La Tercera los valores son:

Test de Elisa: En el Hospital Clínico Universidad de Chile tiene un valor de $ 18.750, que disminuye según el plan de isapre y llega a $ 6.880 con Fonasa nivel 3. En el Hospital Clínico San Borja es gratuito para los usuarios de Fonasa. Las personas que se realizan el test deben firmar un consentimiento informado donde se establece que el examen se realiza de forma voluntaria y que el resultado es privado.

Test rápido: Hay tests que con una pequeña muestra de sangre que se extrae con el pinchazo de un dedo, pueden detectar el antígeno en 15 minutos. Es ofrecido por instituciones privadas y cuesta en promedio 20 mil pesos.

¿Qué dice el Ministerio de Salud?

El Ministerio de Salud se encuentra en plena campaña que se refiere a la educación sexual, uso del condón, promoción (campañas en rrss) , diagnósticos (aumentar las pesquisas y exámenes) y tratamiento.  La Ministra Carmen Castillo en conversación con Braga señaló que "estamos modernizando la terapias con 3 alternativas de tratamiento con medicamentos modernos para atender a la población. Además con el nuevo decreto Ges que ya está en contraloría, coloca el tratamiento desde el momento del diagnóstico"

Con respecto al test rápido la ministra explicó que "queremos acercar a la población en distintas vías y para ello vamos hacer un piloto en la región Metropolitana y en otras partes del país viendo alternativas y viendo la mejor forma de acercarnos a las personas para que puedan saber si son o no portadores o viven con el VIH".

Además, comentó que en conjunto con el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género realizarán charlas en colegios para adolescentes sobre educación sexual preventiva.

Reacciones tras las cifras

Preocupados por esta situación la Sociedad de Infectología está redactando una misiva para enviar en los próximos días a la ministra de Salud y plantear todas sus inquietudes.

Por su parte, un grupo de diputados estudia citar a la comisión de Salud, el 13 de septiembre, a la ministra del ramo, Carmen Castillo, para que explique el aumento de un 66 por ciento de casos confirmados de SIDA y qué medidas está implementando la cartera.

El socialista Juan Luis Castro explicó que "creemos que aquí hay un fracaso, no sólo comunicacional, sino de estrategia del Ministerio de Salud para enfrentar el descontrol del 60 por ciento de mayores portadores del VIH en nuestro país".

De las 65 mil personas con VIH en Chile, 40 mil están en tratamiento, pero hay otras 25 mil que ni siquiera saben que están contagiadas.

 

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

Noticias

Noticias del día