lunes, 9 de diciembre de 2019 Actualizado a las 21:37

BRAGA

Alessia Injoque, presidenta de Iguales: “Hace muy poco que Chile se abrió a permitir la existencia de las personas trans”

por 16 octubre, 2019

Alessia Injoque, presidenta de Iguales: “Hace muy poco que Chile se abrió a permitir la existencia de las personas trans”

Crédito: Fundación Iguales

Desde el 1 de octubre es la nueva presidenta de la Fundación Iguales, la primera vez que la institución, fundada en 2011, tiene una mujer a la cabeza, más aún, una mujer trans. En esta entrevista a El Mostrador Braga, nos cuenta de su niñez, la resignación que tuvo al vivir una vida como Alejandro y la decisión que la llevó a dar un giro a su vida y a trabajar activamente en un cambio social que permita la inclusión. Desde su presidencia espera impulsar cuatro leyes fundamentales para las personas LGBTQ y sus familias, mientras, no se cierra a la posibilidad de tener un hijo/a, y dice ser amada realmente por primera vez.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

-¿Cómo nace la Alessia activista que termina siendo presidenta de Iguales?

-Cuando sale la entrevista que hace pública mi transición de Alejandro a Alessia y como lo conté a mis compañeros de trabajo en Cencosud, mi vida cambió. Me subí a una ola y empecé a dar entrevistas y contar mi historia, ahí descubrí que me llenaba cambiar las cosas, sentir que podía cambiar todo eso que me dolió mientras crecí, fue como un bálsamo para aliviar los dolores pasados.

Entonces comencé a  luchar por la Ley de Identidad de Género, hasta ese momento yo me consideraba apolítica, pero empecé a hacer activismo por un tema humano, y estando ahí descubrí que la política era necesaria y que lo que yo hacía era política y fue así como terminé en la campaña de Alejandro Guillier, particularmente porque él era el candidato que estaba a favor de las demandas de la diversidad sexual, posteriormente a eso me sume al directorio de Iguales. A inicio de 2019 me di cuenta que por más que tenía la cabeza en el trabajo, el corazón lo tenía en el activismo y decidí renunciar, justo coincidió que  ya cerca de mi salida de la empresa, Juan Enrique Pi ya estaba cumpliendo tres años de su presidencia, y junto al directorio se decidió buscar a un nuevo director o directora y entre los candidatos estuve yo, y afortunadamente quedé como la más adecuada para desempeñar el cargo, y acá estoy con mucha pasión, emoción y hoy soy la trabajadora más feliz del mundo.

 -¿Cuáles son los desafíos urgentes que ves en este nuevo cargo?

-Muchos, pero hay cuatro leyes especialmente importantes, leyes en discusión que estamos impulsando con todo: la que más reclama la comunidad, que es la reforma a la Ley Antidiscriminación, hay mucha gente que vive la violencia que se genera producto de la discriminación, y esta reforma incluye como principal aporte que se crea una institucionalidad para prevenir la discriminación, que esperamos se preocupe de la educación, políticas públicas, capacitación en espacios gubernamentales, lograr que las empresas vayan avanzando en la inclusión, etc.

La ley de filiación también es urgente, un espacio de reconocimiento muy importante porque existen niñas y niños cuyo vínculo filial de sus padres o madres no está reconocido; si dos mujeres u hombres tienen un hijo juntas, por embarazo asistido, adoptado, o como sea,  el segundo padre  o madre no tiene ninguna forma de tener un vínculo legal.

Sin duda incluir la posibilidad de adopción en parejas homosexuales, ya que si bien se está avanzando positivamente en incluir a las parejas homosexuales dentro la posibilidad de adoptar, hemos tenido iniciativas constantes del Gobierno para dejarnos fuera o  en segundo plano, diciendo que hay que adscribir a los roles de padre y madre, lo que nos lleva a preguntarnos  ¿Cuáles son esos roles?, ¿quién los define?, y por último urge una ley que permita  el matrimonio igualitario,  y ahí lo que tenemos es que el Movilh tuvo un acuerdo de “solución amistosa”, donde el Estado de Chile se compromete a impulsar el matrimonio igualitario, sin embargo hoy lo que ocurre que el Presidente Piñera está incumpliendo con ese compromiso.

Por esto creo que es el momento que el Presidente piense en cómo quiere pasar a la historia, piense en su legado. Hoy mientras luchamos por la misma dignidad, los mismos derechos y las mismas libertades él se para del lado equivocado de la historia, junto a los gobernantes que se han opuesto a los derechos de sus ciudadanos. Está en sus manos tomar un liderazgo positivo para que podamos eliminar esas barreras legales que artificialmente nos dividen, cambiar la vida a miles de chilenos, chilenas, familias que buscamos las mismas herramientas para desarrollar nuestros proyectos de vida, que queremos ser libres de ser y amar.

 -¿Por qué crees que Piñera teme impulsar el matrimonio igualitario?

-Creo que cede ante la presión de los sectores más conservadores, la presión constante en redes sociales y en diferentes espacios de esta nueva ultraderecha, que constantemente intentan pautearlo, y además está la intención de mantener la gobernabilidad en su coalición, lo que podría ser hasta cierto punto entendible, pero está incumpliendo un acuerdo del Estado y este es un cambio que la sociedad necesita, que muchas familias esperan.

-Es duro estar constantemente interpelando al Gobierno, ¿es Alessia más valiente que Alejandro?

-Alejandro tuvo un momento muy valiente saliendo del closet, pero Alessia ha sido bastante más valiente. Jamás en mi vida imaginé que podría estar haciendo todo esto, y creo que es la fuerza que adquirí al poder ser yo misma, Alessia. Yo era un tipo muy tímido, siempre estaba con la cabeza agachada, conversaba poco, imposible hablarle a un desconocido, ahora soy mucho más desenvuelta, más cercana, más amiga. Me sorprende las cosas que podemos lograr las personas cuando podemos ser libres de desarrollarnos y creo que es por eso los padres y madres de las niñas y niños trans cuentan que sus hijos que eran personas tímidas, distantes que incluso se autolesionaban, cuando transitan empiezan a jugar, a tener amigos, a reírse.

-Y ahí sale Alessia, con todo, a contar su historia...

-Una de las cosas que me faltó mientras transitaba, eran referentes, saber que existían otras personas como yo, estaban Alexa Soto, Valentina Verbal e incluso Caitlyn Jenner, pero eran  contadas con los dedos, y pensé que si había alguien que veía mi historia otra podría decir “mira, ella también lo hizo” y atreverse como me pasó a mí.

-¿Cuándo te diste cuenta que eras una persona trans?

Nunca me “di cuenta” siempre fue así, incluso desde antes de tener memoria. Mi mamá cuenta que ya a los cuatro años me ponía su maquillaje, y yo me acuerdo vistiendo con su ropa, usando sus zapatos, en algún momento dejé de hacerlo, porque tus padres te explican que eso no está bien. Deje de hacerlo, pero no tengo recuerdo de no haber sido Alessia, yo quería ser una  niña pero eso era imposible, nadie en mi entorno ni siquiera sabía que existían las personas trans.

-Por eso proyectas una vida como Alejandro e incluso te casas...

Yo estaba resignada a ser Alejandro, casarme, no tener hijos, porque supongo que  me resultaba imposible querer a otro, si no podía ser yo misma, vivir una vida viajando, con comodidades, desarrollo profesional prestigioso, quizás el tío abuelo que cría los sobrinos. Un rol masculino por resignación, pero también porque era lo único que conocía, para mí no existía otra realidad y tuve que ir armándome en el camino, mientras me descubría y mientras iba entendiendo cuál era este otro camino.

 -Y ahora como Alessia, ¿no hay límites?...

-Exactamente, porque este es un camino que ni siquiera imaginé podría existir, porque si yo a los 5 años, a los 10 años, a los 25 años quería decirle al mundo soy trans, iba a chocar con una pared.

Imagínate que yo cumplí 18 el año 99, ¿qué hubiera pasado si yo ahí le decía a mi familia “soy trans”, ¿cómo hubiese sido la universidad?, a los 23 años empecé a trabajar, si hubiera postulado a trabajar el año 2003, ¿habría tenido posibilidades de encontrar trabajo? Yo creo que no.

Hace muy poco que se abrió la ventana de permitir mi existencia, y era algo que nunca esperé que pasara, pensé que era imposible, pero en algún momento sentí que las cosas habían cambiado, de eso tengo que agradecerles a algunas personas que salieron del closet de forma visible, que me hicieron ver que había un futuro y ahí eventualmente decido pronunciarlo “soy trans”.

No podía seguir así, yo sentía que estaba actuando, que no estaba viviendo sino que estaba todo el día mintiendo. Tenía una relación con una mujer que yo amaba, pero que sentía que ella amaba a alguien que no era yo, o que era yo solamente a medias; porque claro no era que desapareciera Alejandro y apareciera una persona completamente distinta, yo conservo muchos valores conservo una buena parte de lo que fue Alejandro, pero sentía que no podía más. Quería  ser yo misma.

-Eres una mujer trans y además lesbiana…

-Es enredado porque  la mayor parte de la gente metida en los modelos binarios confunde la orientación sexual con identidad de género, y cree que si eres masculino pero te identificas como mujer debe ser porque te gustan los hombres, porque está muy ligada la idea  que la identidad trans sería un tema sexual y no lo es. A mi me gustaban las mujeres antes transitar y ahora me siguen gustando las mujeres.

-¿Te gustaría tener hijos?

-Es algo que siempre negué, creo que como estaba peleada conmigo misma, como no me quería era difícil pensar en tener un niño. Tenía muchos conflictos internos, ahora que estoy más tranquila lo veo como algo bonito y que podría ser, recién estoy empezando con mi polola así que sería algo muy aventurado, pero yo lo veo como una posibilidad a futuro y por primera vez siento que puede ser una opción.

-Y, ¿has logrado ser “tú misma”?

-¡Sí! estoy feliz y mientras fui sintiéndome feliz, fui aceptándome y abriendo un camino nuevo. Ha sido increíble. La única parte más dolorosa fue terminar con mi esposa, fue muy muy difícil, pero más allá de eso, todo ha sido ganancia: mi nueva forma de relacionarme con la gente, los amigos que he hecho; mi polola a quien amo y con quien siento que estamos construyendo algo muy bonito, porque es primera vez que alguien me ama por ser Alessia, primera vez que alguien se enamora de mí por quien soy.

 

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

Noticias

Noticias del día