sábado, 31 de octubre de 2020 Actualizado a las 16:06

BRAGA

Red de Actrices Chilenas: un espacio feminista que busca dar la palabra a lo que se calla en el arte y en la vida

por 22 julio, 2020

Red de Actrices Chilenas: un espacio feminista que busca dar la palabra a lo que se calla en el arte y en la vida
El Mostrador Braga conversó con Mariana Loyola, actriz y miembro de la Red de Actrices Chilenas (RACH), sobre las principales actividades que la organización está llevando a cabo para sobreponerse al cese temporal de las actividades culturales a consecuencia de la pandemia, el desdén del gobierno y la reinvención que devino en “La buena racha”, un programa sobre feminismos en el arte y la cultura, que busca conversar y reflexionar sobre temas para todas, todos y todes.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!” Son las voces que las actrices y actores unen como grito de fuerza antes de salir a escena. Hoy, lejos de este espacio y con una serie de incertidumbres producto del cese temporal de las actividades culturales, la Red de Actrices Chilenas (RACH) continúa en la lucha por sobrepasar las barreras que las mantienen distanciadas de los teatros y espacios de trabajo artístico.

“Nos quedamos dibujadas al inicio”, cuenta Mariana Loyola, actriz e integrante de la comisión vocería de RACH en entrevista con El Mostrador Braga, donde abordó las principales líneas de acción de la red, la indiferencia del gobierno a las artes y la eterna capacidad de reinventarse que dio lugar a “La buena racha”, programa de conversación y contención feminista, que viene a dar vida y a mostrar la creatividad y resiliencia que habita en cada una de las actrices que forman parte la red.

Con “una energía de la cual hay que hacerse cargo”, las actrices pertenecientes a esta orgánica funcionan en torno a la contención y comunicación, que son los lineamientos principales de la hoja de ruta de la organización. Ya han creado cuatro fondos de ayuda económica directa para las compañeras que se encuentran más afectadas por la crisis y el abandono del gobierno a este sector, y por otro lado, su participación continúa en conversatorios ligados al feminismo, las artes y la cultura.

Hacer parte y abrazar

RACH acaba de cumplir dos años y se encuentran “más vivas que nunca” –en palabras de una de sus voceras, la actriz Mariana Loyola- En lo que va del último periodo se han hecho presentes como convocantes en las marchas 8M 2020 y a partir del estallido social también han emprendido actividades para visibilizar a las mujeres de este sector, “estamos muy atentas a todo lo político, con los ojos muy puestos en las cosas que hace este gobierno ¡que las hace tan mal! Imposible no reaccionar un poco”, señala.

En este sentido participar activamente en comunicaciones y convocar, ha sido central para la agrupación “se nos ha requerido bastante para muchos conversatorios feministas, yo siento que desde este encierro en esta pandemia ha surgido, ha renacido y se ha escuchado mucho al movimiento feminista. Lo vimos a partir del 8M que fue multitudinario, éramos dos millones y medio de mujeres. RACH marchó, convocó y éramos un montón de mujeres de todas las edades y estaba la Luz Jiménez, fue alucinante (…) estaba Gaby Hernández, Coca Guazzini, muchas otras, pero las recuerdo a ellas tres en particular”, expresa para remontarse a lo que han ido desarrollando incluso antes de la pandemia.

La red está conformada por distintas comisiones a cargo de contenidos, vocería, vinculación y verificación, escritorio o de redacción,  seguridad, red de apoyo primario, formación y encuentros, comisión madres RACH, Fondo solidario, comisión intervenciones públicas, economía circular y feminista y la organización del programa La buena racha.

Es a través de estas comisiones que han construido redes para contener también a mujeres que han sido víctimas de violencia durante la pandemia. “Ha pasado de todo, hay también chicas que han sufrido violencia y las hemos derivado”, explica; “hemos sido canales de conducción entre nosotras y ABOFEM, nosotras y La Morada, nosotras y SIDARTE comisión de género”. A partir de esto la actriz expresa el sentido de cohesión bajo el que funcionan en este momento.

“También estamos en la búsqueda de volver a esto colectivo”, indica para dar paso a una de las más fuertes críticas que han circundado a su sector, todo a partir de las formas de financiamiento que históricamente han perpetuado la falta de ingresos a las artes en Chile. “En general la cultura -a través de lo neoliberal - se concursa, todo ha sido concursable y eso de alguna manera te pone en un bando contrario con todas tus compañeras y compañeros, porque estás compitiendo por ganarte un concurso. También nos hemos visto enfrentadas a eso... y nos hemos dado cuenta de la precariedad que vivimos los artistas y las actrices y los actores y eso nos ha impulsado a armar todas estas cosas”, comenta.

El gobierno y el desdén 

“A este gobierno no le interesa la cultura, este gobierno no cree que la cultura es un bien necesario, no cree que es un derecho humano el acceso a la belleza, a la cultura, al arte y en contraposición a ello hemos visto cómo la gente sí ha requerido mucho el arte. ¿Qué sería de esta pandemia –este es un lugar común, pero vuelvo a repetirlo- sin series, sin películas, sin música, sin teatro en streaming, sin conciertos, sin conversatorios  y todo lo que significa la cultura?”, manifiesta Mariana para referirse al abandono por parte del gobierno a un sector que ha sido fundamental para armonizar la vida de tantos durante el encierro.

“Yo creo que este gobierno no le ha dado el peso a eso y no le importa, por lo tanto no se ha hecho cargo y no creo que lo haga”, sentencia. “Estamos en una indefensión y precariedad feroz”.

Sin embargo, esta rabia contenida también es un agente movilizador y esperanzador, puesto que en la lógica de los equilibros, luego de la crítica sigue la virtud, “pero yo creo que también se han activado mucho los territorios, la colectividad y en ese sentido uno también siente cierta esperanza”.

 “En buena hora la gente está hablando de política y estamos viendo que el pueblo está exigiendo y queriendo una nueva constitución y eso, te lo aseguro, sin duda va a conllevar que la cultura sea un bien necesario, que sea un bien accesible para todas y todos, que haya acceso a los pueblos originarios, que haya acceso a la cultura de ellos también, que estén también en la asamblea constituyente y convencernos de una vez por todas que la cultura es fundamental para el desarrollo de un niño, de una niña y de un ser humano”, expresa.

La capacidad de transformarse y "La buena racha"

Si las y los artistas se retroalimentan constantemente del público y el quehacer de la cultura se relaciona con los puentes que se puedan construir con la sociedad, no es extraño imaginar lo que podría suceder con la emociones de las actrices en el encierro. Mariana opina que “efectivamente las actrices tenemos mucha energía, nos gusta trabajar en colectivo y en equipo, por lo tanto hay una energía ahí de la cual hay que hacerse cargo, yo en lo particular lo he sobrellevado haciendo yoga todos los días y en un principio estuve bien impertérrita, me quedé como un dibujo”.

Sin embargo, la capacidad de transformarse es algo que las actrices conocen muy de cerca por su formación y esta vez no fue la excepción “después yo creo que nos pasa a todas, hay una necesidad de ocuparse, de ocupar la cabeza, la creatividad, la energía y en ese buscar, en ese constante reeducarse, reinventarse, aparecieron cosas como La buena racha y aparecieron un par de cosas más. En particular estoy activa creativamente, sin ni uno por supuesto, pero ha sido también bonito ver cómo en el colectivo nos hemos apañado”.

“La buena racha nació desde una inquietud de todas, de la orgánica y vocería, porque post estallido alcanzamos a hacer tres conversatorios de formación en el feminismo, el primero tuvo que ver con la nueva constitución -invitamos a un hombre- ¡muy querido por supuesto!, Jaime Bassa ¡súper interesante! El segundo conversatorio hablamos de mujeres, periodismo, comunicaciones y política; estuvo Mónica González, Bárbara Brito, Mónica Castillo, -súper interesante también-, y el tercero hablamos de violencia, de política básicamente y de cultura”, enumera la actriz para contarnos la antesala de lo que hoy da forma a su nuevo programa.

“Y apartir de eso, después de este quedarnos dibujadas todas en marzo y abril, en mayo dijimos hagamos algo, sigamos con la formación no sólo de las actrices, sigamos hablando de feminismo, sigamos ahondando, sigamos aprendiendo, nadie nació feminista y estamos en constante formación y aprendizaje”, dice y se detiene para contar cómo se dio origen al nombre “y todo se hace como buena agrupación feminista, muy horizontalmente, muy democráticamente, votamos por el nombre, como somos “las RACH” o “La RACH” “Las RACHAS” quedó entre varios, “La buena RACHA”.

Ya llevan cinco programas al aire y este sábado van por su sexta versión.

Abordan temas de transversales al feminismo y a la sociedad tales como desromantización la maternidad, gordofobia, violencia hacia la mujer, precariedad en la cultura y las artes, y han tenido invitadas de diversas orgánicas feministas como La Rebelión del cuerpo, Abofem, Red de mujeres contra la violencia de la mujer y personalidades como Nona Fernández también de RACH, más representantes de la literatura, música y diseño teatral Chilenas. El programa es transmitido todos los días Sábado a las 20:00 hrs a través del Instagram TV de @actriceschile, lo conduce Mariana Loyola y consta de dos momentos, un resumen semanal del acontecer nacional en torno a política y perspectivas de género y luego conversación con las invitadas del día.

También puedes encontrarlo en Youtube bajo el nombre de #LaBuenaRacha.  “Eso es La buena racha, un programa súper abierto para que la gente opine, comente, pregunte y no es solo para mujeres, es un programa para todas, todos y todes”, finalizó.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día