domingo, 7 de marzo de 2021 Actualizado a las 09:27

BRAGA

Las barreras para permanecer y posicionarse siendo mujer en el mundo científico: “Una tarea más difícil que atraer a las mujeres a la ciencia, es mantenerlas”

por 15 enero, 2021

Las barreras para permanecer y posicionarse siendo mujer en el mundo científico: “Una tarea más difícil que atraer a las mujeres a la ciencia, es mantenerlas”

Jocelyn Dunstan, física y doctora en matemáticas aplicadas

Jocelyn Dunstan es una mujer científica que forma parte del 10% de las investigadoras activas en el área de la física en Chile. Actualmente, su trayectoria la tiene como expositora en Congreso Futuro 2021, evento que se realizará entre el 18 y 21 de enero de manera 100% online. Si bien el camino para ingresar a este mundo dominado por hombres no es fácil, admite que mantenerse en el, siendo parte de la minoría, fue y es aún más complejo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En Chile, del total de personas que lideran proyectos de investigación y desarrollo, solo un 34% corresponde a mujeres y esta realidad se agudiza aún más en el área de la ciencia, tecnología e innovación. De hecho, del total del total de adjudicaciones de proyectos Corfo-Innova entre 2016 y 2019, solo un 20% ha sido liderado por mujeres.

“Hay una forma femenina de ejecutar y liderar proyectos que le hace muy bien a la ciencia, y como país deberíamos trabajar para mantener a las mentes más brillantes trabajando por el porvenir de Chile”, destaca la física, doctora en matemáticas aplicadas de la Universidad de Cambridge y participante de la versión 2021 de Congreso Futuro, Jocelyn Dunstan.

Como advierte la científica chilena, el foco no puede ser solo motivar a que mujeres ingresen al mundo de las ciencias, sino que permitir e incentivar que se mantengan adentro y, áun más, logren posicionarse en altos cargos dentro de este. “Lo que se ve es que cada vez menos mujeres llegan a esas posiciones de poder, muchísimas van quedando en el camino, saliéndose, o con trabajos part-time”, señala Dunstan.

No es solo ingresar, sino que mantenerse

Jocelyn estudió durante seis años física en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile. En todo ese tiempo, jamás tuvo una profesora mujer. “Afecta en un sentido super directo. Cómo puedo ser física si nunca he visto una mujer que se dedique a eso”, critica la investigadora.

De hecho, la científica no solo debió superar no tener imágenes conocidas de mujeres en su área de estudio, sino que lidiar con ser parte del 25% de mujeres que ingresan a carreras ligadas a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Es decir, ser total minoría respecto a sus compañeros hombres.

“Durante el pregrado me pesó un poco el estar en una escuela de ingeniería tan masculina y sentir que quería pasar lo más desapercibida posible, lo que implicó que por mucho tiempo me vistiera con un buzo muy feo. Recién a mis 35 años estoy aprendiendo a maquillarme, porque me siento libre de hacerlo, y se que eso no determina mi calidad de investigadora. Pero en mi pre y postgrado creo que podrían haberme tachado de poco seria si lo hacía”, recuerda la doctora en matemáticas aplicadas.

Lamentablemente, la brecha en el mundo científico no termina saliendo de la universidad, sino que se agudiza a medida que se progresa en este camino

Posicionarse siendo mujer en un mundo de hombres

La doctora en Matemáticas Aplicadas e investigadora, Jocelyn Dunstan, lleva tres años liderando un proyecto que busca entrenar computadores para detectar información clave. A raíz de esta trayectoria, creó una máquina capaz de predecir la tasa de obesidad en los países, a través del análisis de los alimentos que se venden.

Sin embargo, a pesar de estar dirigiendo destacadas innovaciones, aún visualiza las segregaciones que se producen al llegar a un alto nivel directivo. “En la mayor parte de las reuniones que tengo cada día soy la única mujer presente, y actúo como la persona que evitó que la reunión fuese 100% masculina”, declara Jocelyn.

En Chile,  a medida que el nivel de los cargos aumenta, la participación de las mujeres disminuye. Mientras estas representan el 50% del personal de apoyo administrativo en proyectos de investigación y desarrollo, solo son el 34% de la cantidad total de personas que dirigen las investigaciones.

“En unos proyectos donde éramos dos hombres y yo, sentía que ellos siempre estaban de acuerdo y a veces me hacían sentir que estaba exagerando. Al final, no estaba exagerando cuando pedía tomar ciertas decisiones”, recuerda la física.

Sumado a esto, la alta exigencia del mundo científico, especialmente cuando se lideran proyectos, “va en contra de tener una familia o incluso una vida más balanceada. Yo por ejemplo, estoy segura que no podría tener un/a hijo/a con la carga actual de trabajo que tengo”, afirma Jocelyn.

Por tanto, no solo se deben considerar acciones que motiven a las mujeres a ingresar al mundo de las ciencias, sino que medidas que logren mantener y posicionarlas en altos cargos, como la forma de lograr una real integración de las mujeres en este mundo creado por y para hombres. “Si tradicionalmente la ciencia ha sido dirigida por hombres es difícil que mujeres lleguen a dirigir iniciativas de manera espontánea”, finaliza la investigadora.

Para saber más sobre la científica y su participación en Congreso Futuro, puedes ingresar al siguiente enlace.

En Portada >
Más Destacadas >

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día