martes, 9 de agosto de 2022 Actualizado a las 07:39

BRAGA

Carmela Jeria, fundadora de "La Alborada", el primer periódico obrero dirigido a la emancipación de las mujeres

por 28 diciembre, 2021

Carmela Jeria, fundadora de «La Alborada», el primer periódico obrero dirigido a la emancipación de las mujeres
Con tan solo 19 años la joven fundó La Alborada, periódico que se dedicó a visibilizar la discriminación que experimentaban las mujeres obreras durante el siglo XX. Carmela también buscó distintas instancias para la instrucción de la mujer y así entregar mayores oportunidades laborales. En la primera edición del periódico, la activista declaró ‘‘ardientemente deseamos que la mujer algún día llegue al grado de adelanto del hombre, que tenga voluntad propia y se emancipe del pesado yugo de añejas creencias que la oprimen’’
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Carmela Jeria tenía 19 años cuando fundó en 1905 el primer periódico obrero feminista en Chile, La Alborada. A través de este medio, se denunciaba la explotación y malas condiciones laborales de ese entonces, pero también se visibilizó la desigualdad y opresión que vivían las mujeres de la época, siendo así también uno de los primeros periódicos nacionales en integrar la perspectiva de género al comunicar. 

En la edición número 1 de La Alborada, Carmela declaró, ‘‘ardientemente deseamos que la mujer algún día llegue al grado de adelanto del hombre, que tenga voluntad propia y se emancipe del pesado yugo de añejas creencias que la oprimen’’. Además, de realizar el llamado a las mujeres de la época a ser parte de la lucha obrera. 

Por esto, en un nuevo Mujeres Inolvidables, el especial semanal en donde destacamos las importantes hazañas de mujeres chilenas de la historia y el presente, visibilizamos el impacto de Carmela Jeria, quien fue una destacada activista y periodista en Chile durante el siglo XX y una de las principales impulsoras del feminismo obrero en el país. 

Nació en Valparaíso el 16 de julio de 1886 y alrededor de los 14 años comenzó a trabajar en una imprenta en la misma región, donde se desempeñaba como obrera tipógrafa. Posteriormente, y debido a que la joven participaba activamente de actividades sindicales por mejores condiciones para la clase trabajadora, Carmela fue despedida, dedicándose únicamente a La Alborada. El periódico circuló entre 1905 y 1907 y fue el primer medio editado y dirigido por mujeres obreras en el país. En primera instancia solo en la región de Valparaíso, pero tiempo después sus ediciones llegaron hasta Santiago. 

Durante su participación en el periódico, la activista formó la Sociedad Periodística La Alborada. En este espacio Carmela buscaba promover la instrucción femenina y generar más oportunidades laborales, por lo que creó un taller especial de impresión por y para las trabajadoras.

Dentro de las principales temáticas que se abordaron dentro del periódico dirigido por la periodista, fue visibilizar la discriminación por género que se experimentaba en esa época, realizando críticas a los estereotipos femeninos. Por ejemplo, denunció que la mujer era vista como, ‘‘el mueble obligado del hogar, la nodriza encargada de criar vástagos o la esclava dispuesta a obedecer humillándose”. 

También cuestionó a sus compañeros hombres, debido a que de igual forma ejercían algún tipo de discriminación hacia las mujeres en la lucha sindical. “Cuando las hijas del pueblo se encuentren libres, por completo, de añejas preocupaciones, de torpes rutinas, entonces caminarán resueltas y serenas, projetidas por sus propias enerjías intelectuales, a conquistar aquellos derechos que hasta hoy han sido monopolio exclusivo del hombre”.

Carmela también fue una importante figura en distintas actividades sindicales, como el Congreso Obrero Social de 1905 y el discurso del 1 de mayo de 1907, donde no sólo hizo un gran llamado a participar, sino que se desempeñó como una de las principales voces de la convocatoria. De hecho, a través de una publicación en el periódico El Proletario, Luis Emilio Recabarren la destacó como la “novel guerrillera porteña que se eleva como chispa eléctrica entre las multitudes: Carmela Jeria (…) empuña con su brazo de atleta el Hacha de la Luz para derribar montañas de sombras que entenebrecen la mente humana



 

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador