Publicidad
Gobierno de Perú aprobó Decreto Supremo que clasifica a las personas trans como enfermos mentales BRAGA

Gobierno de Perú aprobó Decreto Supremo que clasifica a las personas trans como enfermos mentales

El Ministerio de Salud de Perú generó controversia con el Decreto Supremo que actualiza el Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS), que incluye términos obsoletos como “transexualismo” y “transvestismo de rol dual”, como trastornos mentales.


Este viernes 17 de mayo se cumplen 34 años desde que la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de la lista de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), como enfermedad mental. Este hito sirvió de inspiración para conmemorar el Día Internacional contra la Lesbofobia, Homofobia, Transfobia y Bifobia en 2005, reconocido por más de 130 países. Sin embargo, en vísperas de esta fecha, el Ministerio de Salud (Minsa) de Perú generó controversia con la publicación del Decreto Supremo N° 009-2024-SA, que retrocede en la lucha contra la discriminación y el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTQIA+.

El decreto, firmado por el gobierno de Dina Boluarte, actualiza el Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS) e incorporó diagnósticos en la categoría de trastornos mentales y del comportamiento basándose en la anterior Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades (CIE-10), ignorando la vigente (CIE-11). Esta actualización incluye el “transexualismo, el transvestismo de rol dual, el trastorno de la identidad de género en la niñez, otros trastornos de la identidad de género, el transvestismo fetichista y la orientación sexual egodistónica”, como patologías de salud mental.

El colectivo Más Igualdad Perú y diversos especialistas han alzado la voz en contra del decreto. 

El vocero del Colectivo Marcha del Orgullo Lima, Jorge Apolaya, afirmó al medio El País que la norma desactualizada abre la puerta a prácticas nocivas como las terapias de conversión. Asimismo, la congresista Flor Pablo también expresó su indignación, solicitando la derogación del decreto y calificándolo de “vergonzoso” y un grave atropello a los derechos humanos.

Ante la ola de críticas, el Minsa emitió un comunicado para reafirmar que la diversidad de género y sexual no son enfermedades. No obstante, no se retractó del decreto.

El decreto ha generado un amplio rechazo, y diversas organizaciones y profesionales de la salud han enviado cartas al ministro de Salud, César Vásquez, instando a la aplicación de la CIE-11 y la protección de los derechos de las personas LBTQIA+ en Perú. 

Publicidad

Tendencias